In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

domingo, 13 de marzo de 2011

Reflexiones personales

Cuando conocemos el camino nos sentimos seguros, y empiezamos  a estar temerosos e inseguros cuando desconocemos nuestro destino.
La imaginación es un producto del pensamiento, y el pensamiento una ilusión creada por el pensador, de lo que se deduce que el pensador es la culminación de su pensamiento. El hombre es un producto del pensamiento o de una ilusión que transforma la realidad y la modifica según las imágenes que percibe y que conforman los sentidos que estimulan sus organos sensoriales, dándole una apariencia en cada momento de su vida.

En este sentido el hombre piensa y actua como si de un camaleón se tratara, que va cambiando de color y camuflándose con el entorno, para poder sobrevivir.

No hay comentarios: