In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

viernes, 22 de junio de 2012

Mariano Rajoy Vs Sandro Rey.









Para los que no conozcan a Sandro Rey les diré que es uno de esos tantos “videntes” que aparecen en programas nocturnos que abundan tanto en la programación de diversas cadenas privadas y que han decidido aprovechar el tirón de la crisis para vender principalmente falsas esperanzas e ilusiones a telespectadores incautos y desesperados por las circunstancias que viven, primer punto en común con el actual presidente del gobierno español Mariano Rajoy. Prever un futuro donde la situación económica del ciudadano mejore según la capacidad de videncia por parte de Sandro Rey realizando todo tipo de rituales y facilitando números de lotería a los televidentes que supuestamente van a ser los premiados, Mariano Rajoy también hace cábalas con los productos del sector financiero y los mercados internacionales, y también con España y eurolandia, pero el principal motivo por lo que son comparables es que el “arte” en el engaño es la base de su discurso siempre machacón y manido, que resulta de la demagogia que llevan años practicando la oratoria de hombres que buscan especular con diversos factores que alteran la realidad de las cosas. El motivo por el cual este par de embaucadores se aprovechan de la ingenuidad de sus seguidores, es la incapacidad de estos de saberse con la suficiente confianza y seguridad para prever un futuro donde no debieran depender psicológicamente de ninguna autoridad que les diga que camino tomar, el engaño que realizan estos personajes es esencialmente de calado psicológico para que sus simpatizantes se sientan reconfortados y con ilusiones y deseos de un porvenir más halagüeño.
Si no fuera porque la un tema tan serio como debería ser la política para los ciudadanos y otro no tan trascendente para los investigadores y adeptos, el papel que ejercen este par de farsantes en sus respectivos círculos se podrían intercambiar perfectamente el trabajo que desempeñan sin que se apreciara apenas diferencia alguna.