In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Todo está sujeto a interpretaciones, por lo tanto la realidad es subjetiva y las formas de pensar y vivir son caóticas y conflictivas. El pensamiento enmascara a menudo la verdad de los hechos. La realidad ya no puede ser objetiva. Todo pasa por el filtro del pensamiento y el individuo deja de observar los hechos tal como son.

domingo, 18 de agosto de 2019

Estatismo y técnica.

La técnica es un producto del conocimiento, por lo tanto siempre estará limitada por este. Por mucho empeño que pongan los especialistas en solucionar los problemas como el cambio climático o la contaminación (entre otros) derivados de aquella mediante otro tipo de técnicas alternativas, no podrán frenar la catástrofe venidera en forma de pandemias, hambrunas y guerras provocadas por la escasez de recursos energéticos y naturales. La tecnología será finalmente y después de alcanzar el cielo del conocimiento, el infierno de la civilización racional, su condena y no su salvación, la muerte en vida del hombre moderno o cuando no; su aniquilación.

A estas alturas ya no existe diferencia alguna entre la izquierda y la derecha. Las dos corrientes ideológicas forman parte del Estado. El estatismo se ha apoderado de la sociedad, sometiéndola a un engaño permanente debido a la falsa dicotomía entre izquierda y derecha representada por los partidos políticos cuyo único fin sirve al Poder encarnado en el Estado. La necesidad de especialistas que gobiernen a la masa responde a esta política del engaño camuflada por una supuesta democracia formal en la que los gobernados ceden su autonomía para sustentar el sistema de dominación. No puede existir la libertad en su aspecto democrático salvo en su forma básica, la que estiman los especialistas en cada momento.

sábado, 17 de agosto de 2019

Materialismo, espectáculo y propaganda.

La adoración al dinero se convierte en servilismo. El materialismo es la religión de la civilización producto del progreso. El Capitalismo es la dictadura perfecta al ser casi unanime. Muy pocos son los que se oponen al progreso actual, ni el anarquismo más ortodoxo se oponía y opone de forma clara y concisa. La técnica y la tecnología invaden todas los esferas, -tanto la pública como la privada- del hombre moderno y el poder que emana de aquella es la fuerza vital en la que reposa este, destruyendo la Naturaleza y creando guerras y conflictos permanentes.

El objeto de la propaganda es perfumar la mierda hasta que el hedor que desprende sea soportable.

La sociedad del espectáculo requiere de líderes, famosos y autoridades para que el pueblo los adore. Con internet el espectáculo se ha democratizado de manera que entre la sociedad (éntiendase la gente con menos recursos) también puedan surgir nuevos candidatos a ser figuras del espectáculo mediático capitalista.

domingo, 4 de agosto de 2019

Propaganda y Técnica.

La propaganda vende los inventos científico-tecnológicos como algo que proporciona libertad al hombre, sin embargo, su fin es la imposición de un sistema de dominación que penetra en su espíritu para conquistar su alma de manera que condiciona su visión del mundo y por lo tanto de la vida.

sábado, 3 de agosto de 2019

Técnica y Poder.

Los avances tecnológicos son un producto del imperialismo, es decir, de la conquista y de la imposición de un modo de vida cuyo fin es la acumulación de riquezas y el poder sobre el hombre y las sociedades menos desarrolladas técnicamente.
La eficacia de la técnica y la ciencia para crear nuevos inventos y espacios más comodos y funcionales correspone a un modo de vida previamente planificado -por una élite- para la consecución de una organización social concreta en la que el ser humano cede su autonomía a cambio de seguridad y se hace dependiente del aparato tecnológico. Su misión es servir al poder encarnado en el Estado, se hace esclavo del mismo por medio de la propaganda y la delegación.
El único anticapitalismo verdadero consiste en la paulatina desestitazación y por la tanto destecnologización de las sociedades par su posterior emancipación. La lucha de clases no es ya la del proletariado contra la burguesía según la doctrina marxista sino la del pueblo (entiéndase como clase gobernada) y la élite de poder (entiéndase como clase gobernante).

Se ve que esto de la plusvalía a hecho estragos. Antes las mercancías eran mucho más caras, los avances tecnológicos has propiciado su abaratamiento junto con el uso indiscriminado de combustibles fósiles. La abundancia de mercancias ha hecho posible la dinámica productiva capitalista con un coste medio-ambiental que todavía está por ver. Las consecuencias de la catástrofe civilizatoria y el colapso de las sociedades se está haciendo patente en primer lugar con la caída de la natalidad de los países desarrollados y la inmigración de los países subdesarrollados como forma de contrarrestarla.