In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


¡Ah! La muchedumbre prefiere lo que se cotiza, las almas serviles sólo respetan lo violento.

Friedrich Hölderlin

sábado, 30 de diciembre de 2017

La manipulación de la conciencia.



Para cambiar la conciencia la imagen que la domina debe ser destruida, lo que significa disolver el pensamiento que crea permanentemente la imagen que proyectamos en la conciencia que la condiciona y manipula a su antojo.

Quien crea una idea puede crear una imagen y por lo tanto controlar el pensamiento y la voluntad del individuo y colectivo al que se le inocula aquella a través de la propaganda. Por lo tanto la propaganda determina el pensamiento y lo somete por voluntad ajena.

En este contexto no existe el pensamiento ni la conciencia original del individuo al quedar restituidas por otras ideas que modifican la estructura de las imágenes que proyectan desde el exterior y consiguen invadir su espíritu por la fuerza de la persuasión y el convencimiento de que es un ser desvalido y dependiente, de manera que debe ser gobernado y manipulado por su propio bien.

La mutilación de la conciencia es un hecho que se produce cuando no existe voluntad propia y el individuo se somete a cambio de seguridad. Cede su iniciativa y voluntad de ser libre por la certidumbre de un porvenir mejor que le promete de forma ilusoria el sistema que lo domina.

Los Punsetes - ¡Viva!

viernes, 29 de diciembre de 2017

La sociedad de supervivencia - Raoul Vaneigem

¿Ya has sentido el deseo de dejar de leer periódicos y de romper tu televisor?
En tal caso, has entendido que:
• a) Los diarios, la radio, la televisión son los vehículos más groseros de la mentira. No solamente nos alejan de los auténticos problemas - del "¿cómo vivir mejor?" que se plantea concretamente cada día -, sino que además nos empujan a identificarnos con unas imágenes prefabricadas, a situarnos de manera abstracta en el lugar de un jefe de Estado, de una vedette, de un asesino, de una víctima, en suma, a reaccionar como si fuéramos otro. Las imágenes que nos dominan es el triunfo de lo que no somos y de lo que nos expulsa de nosotros mismos; de lo que nos convierte en objetos a clasificar, etiquetar, jerarquizar, según el sistema d ella mercancía generalizada.
• b) Existe un lenguaje al servicio del poder jerarquizado. No está solamente en la información, la publicidad, las ideas preconcebidas, las costumbres, los gestos condicionados sino también en todo lenguaje que no prepare la revolución de la vida cotidiana, en todo lenguaje que no esté al servicio de nuestros placeres.
• c) El sistema mercantil impone sus representaciones, sus imágenes, su sentido, su lenguaje cada vez que se trabaja para él, es decir, la mayor parte del tiempo. Este conjunto de ideas, de imágenes, de identificaciones, de conductas determinadas por la necesidad de acumulación y de renovación de la mercancía constituye el espectáculo en el que cada uno de nosotros desempeña el papel de lo que no vive realmente y vive falsamente lo que no es. Ello se debe a que el rol es una mercancía viviente y la supervivencia un malestar interminable.
• d) El espectáculo (ideologías, cultura, arte, roles, imágenes, representaciones, palabras-mercancías) es el conjunto de las conductas sociales por las que los hombres entran en sistema mercantil, participan en él en contra de sí mismos convirtiéndose en objetos de supervivencia - mercancías -, renunciando al placer de vivir realmente para sí mismos y de construir libremente su vida cotidiana.
• e) Sobrevivimos en un conjunto de imágenes a las que nos sentimos obligados a identificarnos. Cada vez actuamos menos por nosotros mismos y cada vez más en función de abstracciones que nos dirigen según las leyes del sistema mercantil (beneficio y poder).
• f) Carece de gran importancia que los roles o las ideologías puedan ser favorables u hostiles al sistema dominante puesto que permanecen dentro del espectáculo, del sistema dominante. Sólo lo que destruye la mercancía y su espectáculo es revolucionario.
En realidad, ya está harto de la mentira organizada, de la realidad al revés, de las muecas que imitan la vida auténtica y acaban de empobrecerla. Ya estás luchando, conscientemente o no, por una sociedad en la que el derecho de comunicación real pertenezca a todos, en la que cada uno de nosotros pueda dar a conocer lo que le interesa gracias a la libre disposición de las técnicas (imprentas, telecomunicaciones), en la que la construcción de una vida apasionante liquide la necesidad de desempeñar un rol y de conceder más importancia a la apariencia que a la auténtica vida."

Texto que pertenece al Capítulo I, del libro De la Huelga Salvaje a la Autogestión Revolucionaria, de Raoul Vanoigem (1974), Ed. Anagrama (Barcelona, 1978). Traducción de Joaquín Jordá.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Krishnamurti - 2 La Transformación Del Hombre 1976

                               Para los que siguen creyendo en la seguridad.
                                  
El problema de la dominación se resuelve cuando existe la percepción de que el dominador y el dominado son las dos caras de la misma moneda.

                         La libertad no es una cuestión material sino espiritual.




domingo, 24 de diciembre de 2017

Qué izquierda - José Luis García Rúa. (1994)

1. El parlamento es un pozo de esterilización y alambique de corrupción
permanente, es decir, el lugar de hacerla más pura, o sea, más corrupción sin paliativos.

2. El parlamento es el símbolo vivo de la formalidad de la democracia, que para
serlo, necesita partes, o sea partidos, acción de gobierno y oposición a la misma, lo
que quiere decir izquierda y derecha, a fin de constituir los módulos simétricos a
ambos lados del eje que conforma la unidad del sistema. Su ámbito es, pues, el lugar
de los partidos, y aquí las alternativas son políticas y, por ello, parciales.

3. Frente a ellos están los movimientos sociales, que, en cuanto significativos
de voluntad reivindicativa, constituyen el polo dialéctico, potencialmente anti-sistema,
respecto al cual representan una alternativa global.

4. La izquierda, pues, es una necesidad sociológica del Estado, y, en cuanto
tal, el destino de todas las «izquierdas» estatales o estatalistas es siempre el mismo:
hacer su papel de oposición, de contrabalanza equilibradora, hasta llegar al poder.
Una vez aquí, por definición, deja de ser izquierda y pasa a ser sustituida por otra
«izquierda», que seguirá exactamente el mismo proceso de la primera, es decir, dar
vueltas a la noria, para seguir manteniendo el sistema, que es, justamente eso, la noria.

5. Para que este proceso pueda reproducirse constantemente, es necesario
que «la izquierda» parlamentaria tienda a absorber y pretenda adueñarse de los
movimientos sociales, procediendo a la función típica del vampiro, a saber, chupar la
sangre de la que carece. Los movimientos sociales que sucumben a esta vampirización
pasan a constituir la nueva izquierda parlamentaria, con vocación de poder, por lo
tanto, con vocación de derecha.
6. Este proceso regenerativo-degenerativo es, en el orden político, lo que,
en el orden social de las clases, sucede con la acción de la burguesía sobre el proletariado.

Siendo una clase sometida a un proceso de desgaste degenerativo
continuo, en cuanto que, en ella, el tránsito de la actividad a la pasividad se produce
constantemente, la burguesía necesita sacar, y saca, permanentemente, de la clase
proletaria los elementos más activos que a su condición de activos unan la de
ambiciosos. Ellos pasan a constituir el polo activo de la burguesía con, a la larga,
vocación de pasividad, es decir, vocación de privilegiado disfrute de la vida. Se trata
de un proceso de vampirización permanente.
Todos aquellos que justifican su vocación «política» en base a un pretendido
realismo de orden económico, histórico, sociológico, etc., no podrán por menos de
reconocer, si su decisión «política« no les envenenó del todo la inteligencia, que
todas las afirmaciones hasta aquí expuestas, las 6 son esencia de experiencia histórica
pura y dura, y, por ello, no salidas de ningún falso utopismo que fuera exclusivo
producto de la imaginación. Estas afirmaciones, por lo tanto, socavan las bases del
ente político, poniendo en clara contradicción las pretensiones con la realidad, y
tienen ahora por misión poner en guardia a todos los militantes de la lucha social y
extraparlamentaria, a la vista de los intentos de unos y de otros de querer llevarlos,
con etiquetas izquierdistas, a los rediles parlamentarios. Con estos anteriores
desarrollos a fuer de máximas históricas, pretendemos aquí anunciarles, ya mismo,
cual será su destino.

Marx mantuvo su razón extraparlamentaria frente a Lasalle, hasta que, de la
mano de Engels, cayó en la trampa mortal de romper la I Internacional, y de preparar o
de hacer de la II una internacional política. Kautsky, combatiendo a Bernstein, el
revisionista, cae en su misma posición parlamentarista gradualista, lo que le vale ser
calificado por Lenin como «renegado». Lenin y Rosa Luxemburg denuncian, los dos,
la esterilidad del parlamentarismo socialdemocrático. Rosa capitanea una revolución
del pueblo y muere por el efecto de balas comandadas y dirigidas por la
socialdemocracia. Hoy se venera su memoria. Lenin, con su frase «¡nadie a mi
izquierda!» inaugura el régimen del poder totalitario. Hoy sus estatuas son derribadas
por los pueblos sometidos y traicionados por el ejército rojo. Las corrientes gauchistas
jugaron un importante papel en el 68 francés. Integrados en la política, hoy sus
componentes incrementan los ejércitos de yuppies instalados.
Y toda esta digresión y recordación viene a cuento ahora a propósito de la
reunión, en la segunda semana del diciembre último en Barcelona, de movimientos y
partidos que pretenden etiquetarse con el título de Izquierda Renovada o algo así, en
la que llegaron a conclusiones totalmente retrógradas, pues, cuando el sistema está
en una convulsa crisis de extinción, ellos pretenden ser su balón de oxígeno y
apuntalarlo, equivocando las mentes de los que buscarían, bien orientados, un orden
nuevo y una solución global, que no puede, por definición, haber en el actual sistema.
Está claro que no tienen natural fuerza y quieren adquirirla por el proceso de
vampirización antes descrito.

Quiénes son estas gentes lo sabemos, pero sobre cómo piensan producirse
lo descubre ya, in nuce, una frase que se les escapa, cuando, para exhibir garantía
de populismo dicen que «apoyarán a los sindicatos», y a continuación, como
frase delatora, añaden «y también a los Comités de Empresa». Lo primero es
ambiguo. En cambio, lo segundo es revelador. Los Comités de Empresa son una
creación franquista, y, ya en democracia, se impregnan de todos los elementos
negativos del parlamentarismo que asesina las asambleas. Acaban con el
protagonismo de los trabajadores, son ya, desde su creación, el máximo exponente
del sindicalismo burocrático, los brazos largos del capitalismo, cómplices de las
reconversiones que trajeron consigo la desertización industrial y reos del
monstruoso crimen del nivel de paro actual.

Se trata, por lo tanto, de vampirizar una vez más las asociaciones ampliadas,
a través de las cuales se desarrollaron siempre los partidos comunistas.




Krishnamurti - La transformación del hombre (con Bohm y Shainberg)

                    Sin duda supone un gran reto que merece la pensa ser ensayado.


viernes, 22 de diciembre de 2017

Política y anarquismo.

La función de la política es entretener y crear falsas esperanzas. No va más allá de cualquier otro entretenimiento como el cine, la música o la literatura que suprimen la conciencia del individuo en base a la especulación y la inoculación de ideas que deforman y falsifican sistemáticamente la realidad para adaptarla a los intereses de los que crean propaganda y de esta manera puedan seguir manteniendo el sistema de dominación.


La disolución del Poder en todas sus facetas debe ser el leimotiv del anarquismo. Si la libertad implica responsabilidad hay que aceptar nuestra parte alícuota en la toma de decisiones que van a influir en nuestra vida y la del resto del grupo. Esto supone no hacer dejación de responsabilidades bajo ningún concepto.
La responsabilidad para bien o para mal debe ser asumida como algo sagrado. En tanto en cuanto la libertad se opone a la seguridad, no puede haber ninguna duda del camino a tomar. Esto supone un dilema difícil de aceptar dada la complejidad y el condicionamiento del individuo moderno. Sin embargo aunque sea una planteamiento difícil o muy difícil no significa que sea imposible. Todo dependerá de nuestra voluntad para ponerlo en práctica.

Del liberalismo al fascismo, el desarrollo totalitario de la civilización. - Bernard Charbonneau




El liberalismo creía que el progreso de la libertad estaba relacionado con el deseo de felicidad, lo que trajo a la mejora de las condiciones materiales mediante el progreso técnico. Pero una felicidad reducida al bienestar no es una fuerza de libertad; el lujo ha corrompido a la aristocracia de las antiguas repúblicas, la comodidad tanto como la miseria corren el riesgo de corromper a las masas de la democracia moderna. La preocupación exclusiva por su bienestar encierra a las personas en un egoísmo que entrega los asuntos públicos a una minoría de personas ambiciosas. La obsesión por los intereses materiales, aquí está la pérdida de la democracia y el estado de ánimo cultivado por la dictadura. El culto burgués de la comodidad y el dinero preparó a las masas para aceptar el estado totalitario.

La libertad está en contradicción con la felicidad. La libertad auténtica no es satisfacción, sino riesgo, esfuerzo y no disfrute; al extremo es la angustia de quien tiene en sus manos su salvación y su pérdida: la situación menos confortable. Quien desea sobre todo la felicidad, primero debe sacrificar su libertad, porque la servidumbre lo libera de las cargas más pesadas: su responsabilidad; - el conformismo es la primera condición de la comodidad. El liberalismo repite al individuo que ser libre es ser feliz; como toda servidumbre trae una apariencia de paz, llegará a creer que ser siervo es ser libre.

Leer artículo: https://www.les-crises.fr/du-liberalisme-au-fascisme-le-developpement-totalitaire-de-la-civilisation-par-bernard-charbonneau/

martes, 19 de diciembre de 2017

Sistema y dominación.

La confianza depositada en el sistema conlleva una parálisis permanente. No puede haber cambio donde las estructuras que sustentan la sociedad permanecen intactas. Como el Estado y el Capital no es la sociedad ni ésta los intereses de aquellos en un principio, la propaganda del Estado y el Capital debe condicionar los aspectos más trascendentes y fundamentales de la vida del hombre moderno para de esta forma poder someterlo a sus designios.
La naturaleza corrupta del sistema deviene una constante degradación del individuo y de la sociedad. Los engaños del sistema deben ser afianzados sistemáticamente por los auto-engaños del hombre.
No hay posibilidad de escape cuando el hombre moderno queda atrapado por las trampas del sistema. En esta coyuntura la destrucción de la Naturaleza y la alienación del individuo que son inherentes al sistema forman una única y común visión de la vida.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Colapso y dominación.

El colapso económico-social unido al medio-ambiental con la escasez de recursos naturales y vitales (como el agua entre otros) para la supervivencia del hombre será la excusa perfecta para la proclamación de una dictadura mundial basada en la técnica y la tecnología. El tecnofascismo complementará el ecofascismo para el control absoluto de todos los recursos naturales existentes y todas las actividades que se desarrollen bajo la supervisión de un Gobierno mundial centralizado que a la vez controlorá todos los Estados-nación dependientes de aquel.


Los excedentes alimenticios sirven para calmar el hambre del ejército de parados y el entretenimiento para calmar su sed espiritual. El Sistema combate a sus posibles adversarios con las migajas de la producción para despojarlos de su dignidad como seres humanos y someterlos a sus designios haciendo de ellos autómatas predecibles como consecuencia de la propaganda para manipularlos constantemente.

martes, 12 de diciembre de 2017

El Jardín de Babilonia - Bernard Charbonneau

Lectura recomendada.   





Charbonneau me enseñó a pensar y a ser un hombre libre […] Ejerció sobre mí una influencia decisiva a la hora de orientar mis reflexiones e investigaciones, y de alguna forma fue el detonante de toda mi evolución. Sin él, creo que no habría hecho gran cosa.

Jacques Ellul


Charbonneau nos advirtió que el totalitarismo, el desarrollo tecnológico y la crisis ecológica estaban relacionados.

Daniel Cérézuelle, sociólogo (IDDRI)

Para Charbonneau, la naturaleza no es un mero recurso, ni un decorado pintoresco, sino un espacio crucial en el que el ser humano ejerce la libertad y la alteridad.

Quentin Hardy (Universidad de París I)

La obra de Bernard Charbonneau es un llamamiento para salvar la naturaleza… y la libertad.

Sébastien Morillon, historiador (CRHIA)


«En el siglo del artificio sentimos pasión por esta naturaleza que destruimos. Es la civilización del coche y del avión la que sube a pie a la montaña, son los individuos más civilizados de los pueblos más civilizados los que se ponen a estudiar la vida de los “primitivos”, los que describen y ensalzan sus costumbres. Cuanto más nos distinguimos de ella, cuanto mejor la conocemos, más experimentamos el sentimiento de la naturaleza pero, al mismo tiempo, más nos alejamos de ella. La hemos inventado al destruirla y esta invención contribuye a su destrucción. Al final de este proceso se esboza un mundo en el que, destruida la naturaleza, el amor por ella sería más fuerte que nunca; y en el que el Edén original, alterado desde la primera intervención humana, se realizaría al fin en estado puro en un puñado de regiones de la tierra (o de nuestra vida) cuidadosamente organizadas. La experiencia de la naturaleza es hoy en día inseparable de la de su destrucción. Si queremos recuperar la naturaleza, primero tenemos que hacernos cargo de que la hemos perdido».


De entre la veintena de libros de Bernard Charbonneau (1910-1996), todos ellos dedicados a lo que él llamaba la «Gran Muda» del siglo xx, fue en El Jardín de Babilonia donde mayor empeño puso en mostrar cómo, después de haber arrasado la naturaleza, la sociedad industrial terminaba de aniquilarla «protegiéndola», organizándola; y cómo se desvanecían al mismo tiempo, con esta artificialización, las oportunidades de la libertad humana. Y no es el menor de los méritos de El Jardín de Babilonia el haber denunciado tan pronto en qué iba a convertirse necesariamente la «defensa de la naturaleza» desde el momento en que separaba su causa de la de la libertad; la indigna regresión que desde ese punto de vista constituye el ecologismo político quedaba juzgada de antemano.


Bernard Charbonneau (1910-1996), geógrafo e historiador de formación, filósofo por vocación, escribió una veintena de libros e innumerables artículos en los que estudió el impacto de la «Gran Transformación» propiciado por la industrialización de la existencia. Considerado como el fundador de la ecología política en Francia, desde los años treinta nos alertó de que la aceleración del progreso técnico y científico ponía en peligro los equilibrios naturales y sociales que permiten al hombre habitar la tierra y vivir en libertad. Su profundo amor por la naturaleza, su rechazo del progreso científico y de la urbe motorizada, hizo que optara por vivir retirado en el campo, lejos de las tertulias parisinas y de las academias, ejerciendo como profesor de geografía e historia en un colegio. Su compromiso en la defensa de la naturaleza lo llevó a fundar y dirigir, junto a su amigo Jacques Ellul, diferentes organizaciones ecologistas, como el Comité de Defensa de la Costa de Aquitania. Esta es el primer libro de Charbonneau que se traduce en España.


Descargar capítulo 1: "El Jardín de Babilonia"


Fuente: https://edicioneselsalmon.com/2016/11/18/el-jardin-de-babilonia/

El panóptico universal.





Creo firmemente que esta apoplejía (inmovilismo) social que padecemos desde hace una década no se podría sostener (en parte) sin que el sistema de dominación al que estamos adheridos no nos mantuviera constantemente en un estado de letargo debido a los narcóticos espirituales que nos ofrece a través de Internet; como la música, el cine o los videojuegos entre otros entretenimientos y diversiones.

Internet funciona como el gran panóptico universal donde todos somos inspeccionados de forma permanente. La vigilancia constituye la auto-vigilancia. El gran invento del siglo y quizá de todos los tiempos se funda en el control y la manipulación de la conducta. La conjunción individuo-máquina adquiere otra dimensión con Internet y abre una vía para un nuevo entendimiento de la vida en el hombre moderno. Internet hace del hombre un ser predecible al adquirir atributos de la máquina. El hombre se parece cada vez más a la máquina.

La interacción permanente con la máquina nos hace dependientes de ésta. Pasamos a ser sus esclavos. Las formas de evasión debidas a la monotonía y al aburrimiento inducidos (por el sistema) y auto-inducidos son cada vez más, canalizadas por el entretenimiento e Internet. El indivduo está cansado de la sociedad y ésta de aquel. El nivel de tolerancia cada vez es menor, es decir, a medida que pasa el tiempo se nos hace más difícil soportarnos. Internet ofrece una vía aséptica en la que estamos a gusto con nosotros mismos.

El incremento del paro provoca todo tipo de estados patológicos, desde neurósis hasta depresión que deben ser tratados o con fármacos (drogas legales) o con otro tipo de substancias que equilibren nuestro estado emocional.

La Red actúa también como una droga que nos proporciona estabilidad, por lo tanto nos acaba sumergiendo en un estado catatónico de díficil solución si no hay más interacción con el prójimo. La cura debería ser la relación, pero una relación sana en toda su dimensión.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Aldous Huxley; La Revolución Definitiva

Los estatistas no son demócratas.

Los estatistas no pueden ser a la vez demócratas. Dejan que la autoridad les legisle la vida. Creen en la jerárquía y por lo tanto en el Poder. Prefieren la seguridad antes que la libertad. Son Hobbesianos al seguir afirmando que; ·"el hombre es un lobo para el hombre". No hay posibilidad de que cambien porque ellos mismos se cierran la puerta, sólo necesitan la aprobación de la autoridad que ellos llaman competente y una mayoría que les secunde para consolidarse en el auto-engaño inducido.

En cierta medida para muchos de los estatistas no hay engaño que provenga desde las altas esferas, sino más bien un aprobación del sistema de dominación que se va fortaleciendo con sus auto-engaños y su delegación de la responsabilidad que les compete en un principio como individuos libres ante la sociedad. El engaño se produce sólo cuando el individuo tiene la necesidad de ser engañado. Este seria el caso de aquel que ya no le queda ni pizca de conciencia.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Sobre la élite de poder.

La existencia de una élite en el Poder no implica la exención de responsabilidad, sino antes bien un amparo que la difumina y la legitima en -y ante- una inmensa mayoría para camuflarla como algo consustancial al ser humano y a la sociedad. Es por esa misma ausencia de libertad que una inmensa mayoría delega sus vidas a una élite entronizada en el Poder para eximirles de toda culpa y convertirlas a sus ojos en inocentes de todos los estados de corrupción que se dan en la sociedad.

¡Hola Putero!

                                         Y sin embargo, me sigo prostituyendo.


jueves, 7 de diciembre de 2017

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?






Bien pensado si se medita bien la pregunta de qué fue primero si la gallina o el huevo resulta ser una absurdo. Porque tanto huevo y gallina son causa y efecto de un animal en concreto. Sin gallina no habría habido huevo y sin huevo tampoco existiría la gallina.

Por ese motivo tanto la existencia de explotados como de explotadores o dominadores o dominados no responden a ninguna causa inicial que explique el fenómeno tal como sucedio en realdiad a no ser que se dieran otros condicionantes psicológicos como la obediencia, la persuasión, la intimidación o la represión o una mezcla variada de todas éstas.

Por lo tanto el fenómeno de la acumulación que dio origen a la riqueza no se podría haber dado sin que antes hubiera habido un explotador y un explotado. Vemos como el explotador y el explotado correspoden en su conjunto y al mismo tiempo al fenómeno de causa y efecto.

No fue primero el explotador, la causa que dio origen al explotado sino que las dos contrapartes se retroalimentaron al mismo tiempo para dar cabida al fenómeno de la explotación del hombre por el hombre.

El Capitalismo es patológico.

El Capitalismo es aquel enfermo terminal que espera una cura de los avances científicos y cree ciegamente en ella, sin embargo,si hay cura y llega a tiempo, aparece al cabo de poco otra enfermedad incurable que precisa de un nuevo remedio.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

"Montenegro eller Pärlor och Svin", "Montenegro o Perlas y Cerdos" - Dusan Makavejev.

                                                La pasión y el placer de vivir.

Tragicomedia mordaz sobre la sociedad capitalista. Makavejev enfrenta dos mundos irreconciliables en cuanto a valores espirituales y materiales para desarrollar una trama de amor y pasión concebida para hacer una crítica al modo de vida alienante que vivimos.




lunes, 4 de diciembre de 2017

El pensamiento diabólico.



Si lo que divide es lo diabólico, la fuente de división es el pensamiento. Hay que superar el pensamiento divisivo. Transformarlo en pensamiento holístico.

La división genera desorden y conflictos. De ahí la sesntencia "divide y venecerás". En una guerra quien divide más, acaba ganando. A sociedades más divididas, sociedades más jerárquicas y por lo tanto más autoritarias y totalitarias.

La causa del autoritarismo es la división de la sociedad en clases. La ideología en este contexto es divisiva, los partidos son su efecto. Quien funda la jerarquía, funda el Poder.

No puede haber solidaridad y empatía en una sociedad jerárquica. Quien acepta el autoritarismo se acaba haciendo cómplice de su verdugo. Ya no hay diferencia alguna entre víctima y verdugo. Tanto el uno como otro se necesitan para retroalimentarse continuamente y darle un sentido a la vida.

La obedencia es el castigo al sometimiento y viciversa. Sin obediencia no habrían ni victimas ni verdugos. La obediencia es la causa de la violencia, la víctima al obedecer al verdugo se hace cómplice de la violencia. Sin quererlo aquella también es causa y efecto de la violencia. Conclusión; no se puede tolerar lo intolerable.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Confederac.ió, un espacio de encuentro para amantes de la libertad



Confederac.ió nace con el objetivo de ayudar a amantes de la libertad a actuar con fuerza. Queremos crear un espacio que despierte conciencias, que mobilize personas, que refuerce grupos, que conecte redes. La idea surgió en forma de propuesta hace un mes, y hoy ya es una web operativa en fase alfa. Os invitamos a compartir preguntas, invitaciones a la acción, información sobre temas y organizaciones afines...

Confederac.ió ofrece una infraestructura libre, un espacio multilingüe donde el machismo, la homofobia, la xenofobia y otros comportamientos agresivos no tienen cabida. El espacio está organizado en áreas de encuentro, toma de conciencia, movilización y activismo a largo plazo. Confederac.ió no es una incubadora de proyectos ni una fuente de información. Queremos promover y ayudar a colectivos y proyectos existentes, no hacerles la competencia creando nuevos.
Confederac.ió da la bienvenida a personas guiadas por la simplicidad, la autonomía, la cooperación y la descentralización. A personas que apliquen menos ego y más naturaleza en los pequeños y grandes problemas. A personas que aspiren a la felicidad para todas. Somos conscientes de que las personas que ya están metidas enb alguna organización van muy liadas y lo último que quieren es un canal más. El público que vamos a buscar es aquél que destina mucha atención a seguir la agenda mediática y a participar en las denominadas "redes sociales" comerciales, el público que busca pero no encuentra maneras de actuar más allá del "me gusta", la manifestación y el voto.
Hay mucha gente que ha perdido la confianza en el capitalismo, la democracia de partidos y los medios de comunicación de masas, pero sigue enganchada y busca alternativas. Hay muchas organizaciones y medios especializados que están trabajando en estas alternativas y que se esfuerzan en conseguir una masa crítica de participación. Unas y otras se buscan en la redes sociales comerciales, en medio de un ruido inmenso, contribuyendo sin querer a la desmovilización y al poder de productos ultracapitalistas y de control social de última generación.
Esperamos que Confederac.ió aporte su granito de arena en la articulación de acciones con una fuerza creciente. Os invitamos a echarle una ojeada y a participar.
                                                                                        https://confederac.io/

jueves, 30 de noviembre de 2017

La dictadura invisible.



El sistema capitalista con la democracia como estandarte y forma de gobierno se afianza en las condiciones materiales por las que aglutina a la sociedad entera, el progreso y los avances tecnológicos y científicos son sus grandres valedores. Fue la seducción y la sacralización por la mercancia la que hizo de ella un fetiche. La máquina se consagró como la servidora del hombre moderno y conquistó en buena medida su espíritu. 

El fenómeno técnico incidió en la producción de mercancias para dotarlas cada vez más de eficiencia en su uso. Primaba la eficacia por encima de otros aspectos. La técnica se propagó por medio de la industrialización como la salvadora de la escasez de mercancias, sin embargo, causó un grave daño a la Naturaleza y al medio ambiente al fomentar el consumo a gran escala y la acumulación de dinero y Capital derivado del comercio internacional, provocando la concentración del mismo y causando graves desequilibrios entre la sociedad, fomentando la división y por lo tanto la jerarquización. 

Los avances científicos en el campo de la medicina también han seducido a la sociedad, prometiendo una vida más longeva y hasta de una mayor calidad, sin embargo, esto no ha sido así. En muchos casos, la vida es más larga pero de peor calidad, en el aspecto espiritual vemos una degradación que conduce a más enfermadades de todo tipo. La estimulación a partir del consumo de drogas legales e ilegales para tratar de remediar una vida decadente es un síntoma de una sociedad enferma y fallida.

No obstante, la seducción por una vida placentera y cómoda sin demasiados contratiempos que da al hombre moderno cierta seguridad, lo acaba atrapando en una vorágine de consumo. El desasosiego y el aburrimiento son reemplazados por el espectáculo y el entretenimiento. 

En esta coyuntura el sistema de dominación no es percibido como tal porque hay una falta de estímulos naturales que provengan del individuo y que lo atenazan permanentemente. La incapacidad y la impotencia son percibidas como estados anímicos que conducen a la deseperación y éstos deben ser sustituidos por la propaganda; la televisión, la radio, internet, la música y el cine entre otros medios actúan como catalizadores y ayudan a olvidar los estados de sufrimiento y angustia en la que nos vemos inmersos de una forma u otra durante nuestras vidas. 

El Capitalismo nos ofrece el remedio a nuestro mal. Es causa y efecto tanto de la enfermedad como de la cura que nos oprime y sujeta constantemente. 

El primer estadio de dominación del sistema capitalista es espiritual, por lo que se vale de las debilidades psicológicas del individuo moderno para manipularlo a través de la propaganda.
Investigar sobre las fuentes del conflicto psicológico en las que estamos inmersos en mayor o menor grado debe ser el primer objetivo que debemos conquistar para desentrañar los medios por los cuales somos atraidos una vez y otra al circulo vicioso que nos seduce y propone constantemente el sistema dictatorial.  

sábado, 25 de noviembre de 2017

Individuo y sociedad



Al final de lo que se trata es de esclarecer la dictomía entre individuo y sociedad; ¿quién hace a quién? ¿Es el individuo sólo un producto de la sociedad o puede aquel mediar de algún modo en ésta?
Los individuos que están atomizados o divididos no pueden influir de ninguna forma en la sociedad. Por lo tanto la libertad del individuo dependerá de su integridad y responsabilidad (1) para que pueda ejercer su autonomía.
Los gobernados no pueden intervenir en sus vidas porque sus decisiones no cuentan en el conjunto del funcionamiento del sistema-sociedad que gobierna una minoría que a su vez es respaldada por el consentimiento en mayor o menor grado de una mayoría en base a una legitimidad aceptada y amparada por el Estado y la Constitución.
La dicotomía entre individuo y sociedad sólo puede ser resuelta cuando la libertad en todas sus facetas sea el principio rector de aquel, y de esta forma se pueda dar un equilibrio entre su esfera privada y pública. Con lo cual determinará en igualdad de condiciones las relaciones con sus prójimos. Por lo tanto en igualdad, el individuo es la sociedad, es decir, aquel puede contribuir en ésta y viceversa.
La libertad para la emancipación se concibe como sagrada en toda su dimensión y se antepone como principio al lema de Sartre en el cual afirma; “mi libertad se termina donde empieza la de los demás”, respentando la elección de aquellos que no la deseen en última instancia.
En esta coyuntura donde la libertad es sagrada no puede haber ningún tipo de coerción entre individuos y colectivos. El Derecho como tal quedaría limitado por el sistema-sociedad que lo constituye y sus principios en base a la igualdad y la fraternidad.

(1) Para que la libertad se pueda hacer efectiva la autonomía debe reemplazar al principio de autoridad (como a todas las instituciones sociales que le den cobertura) que constituye la sociedad actual y la condiciona. La supresión de la autoridad significará por lo tanto una nuevo orden social que no quedará limitado po ninguna visión reduccionista y manipuladora de la realidad, propiciando nuevas vías para la consecución de fines verdaderamente emancipadores para el individuo y la sociedad.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Benito Mussolini.

                             "Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado."

                                                                            Mussolini.



martes, 21 de noviembre de 2017

Individuo vs sociedad y trabajo.

Al final de lo que se trata es de esclarecer la dictomía entre individuo y sociedad; ¿quién hace a quién? ¿Es el individuo sólo un producto de la sociedad o puede aquel influir de algún modo en ésta?

Los individuos que están atomizados o divididos formarán parte de la masa y no podrán influir de ninguna manera en la sociedad. Por lo tanto la libertad del individuo dependerá de su integridad y responsabilidad para que pueda ejercer su autonomía. Los gobernados no pueden influir en sus vidas porque sus decisiones no cuentan en el conjunto del funcionamiento del sistema-sociedad que gobierna una minoría.

La dicotomía entre individuo y sociedad sólo puede ser resuelta cuando la libertad en todas sus facetas sea el principio rector de aquel, y de esta forma se pueda dar un equilibrio entre su esfera privada y pública. Con lo cual determinará en igualdad de condiciones las relaciones con sus prójimos. Por lo tanto en igualdad, el individuo es la sociedad, es decir, aquel puede influir en ésta y viceversa.

Cuando se trabaja por y para el dinero se trabaja o bien para la especulación o bien para la acumulación. El trabajo queda supeditado por el dinero, es decir, por su valor de cambio. La utilidad del trabajo queda reducida sólo por su interés económico, no va más allá de su esfera material. Con lo cual éste se somete a las reglas del mercado y queda cercenado por la dinámica explotadora en la que se desarrolla el sistema de dominación capitalista.

El Coleta - Obedece

domingo, 19 de noviembre de 2017

Jerarquización; Estado y técnica.

Precisamente han sido los valedores del Capitalismo y por lo tanto del Estado los que han transformado la vida en una guerra de todos contra todos, en una lucha por la supervivencia. El Estado hobbesiano nunca no fue concebido para los inetereses de los más débiles frente a los más fuertes, al contrario, fue una infamia para salvaguardar los intereses de los más poderosos, una exaltación del poder que sirvió a un nuevo orden social basado en la meritocracia de ideología fascista para consolidar y perpertuar un sistema de dominación cada vez más jerárquico y excluyente que concentra también cada vez más Poder en pocas manos.

La jerarquización de la sociedad debida a la especialización por parte de la técnica y la tecnologia ha ido en aumento como consecuencia del desarrollo y la evolución de ésta a nivel mundial. Lo que ha propiciado más fragmentación. La técnica a este nivel divide los procesos de trabajo y por lo tanto la sociedad en séctores cada vez más reducidos. 

La sobreorganización y burocratización social requieren de más elementos técnicos para funcionar. La función de los tecnócratas es la de gestionar el caos que es inherente al propio sistema de dominación basado en la jerarquía y la autoridad. La división y especialización del trabajo propició más división social y por lo tanto sociedades más complejas y conflictivas. 

Sin embargo, como el fin de la técnica y la tecnología es el control y el Poder sobre el ser humano, se valió de éstos medios para conquistar su propósito. La consolidación del Poder por lo tanto fue precedida por la división de la sociedad en clases para ejercer su dominio sobre los diferentes estratos sociales en los que podía operar con más facilidad provocando más incertidumbre en general y si se diera el caso, conflictos dentro de los mismos grupos disidentes que pudieran ofrecer algún tipo de respuesta al abuso de Poder que ejerce la élite sobre éstos.

martes, 14 de noviembre de 2017

Ecofascismo y la ecología del poder (Bernard Charbonneau)

A pesar de las apariencias, el ecofascismo tiene todo el futuro por delante, y podría tratarse de un régimen totalitario tanto de izquierdas como de derechas, según dicte la necesidad. De hecho, los gobiernos se verán cada vez más obligados a tomar medidas para gestionar unos recursos y un espacio que con el paso del tiempo irán escaseando. Una contabilidad exhaustiva registrará, con todos los costes, los bienes —en su día gratuitos— utilizados por la industria y el turismo. El mar, el paisaje y el silencio se convertirán en mercancías que serán fabricadas y reguladas, y por las que se tendrá que pagar. Y la distribución de estos artículos de primera necesidad estará regulada según sea el caso por la ley de la oferta y la demanda o por el racionamiento que atenuará el inevitable mercado negro. La preservación de los niveles de oxígeno necesarios para la vida sólo se podrá garantizar a costa de sacrificar otro fluido vital: la libertad. Pero, como en tiempos de guerra, la defensa del bien común, de la tierra, hará que valga la pena el sacrificio. Ya la actuación de los ecologistas comenzó a tejer esa red de regulaciones que prevén multas y penas de cárcel con el fin de proteger la naturaleza contra su explotación incontrolada. ¿Qué más se puede hacer? Lo que nos espera, como durante la última guerra total, es probablemente una mezcla de organización tecnocrática y regreso a la Edad de Piedra.


Un día, el poder se verá obligado a practicar la ecología. Una perspectiva sin ilusión puede llevar a pensar que, salvo catástrofe, el giro ecológico no lo llevará a cabo una oposición minoritaria y desprovista de medios, sino la burguesía en el poder, el día en el que no pueda hacer otra cosa. Serán los distintos responsables de haber arruinado la Tierra quienes procederán a salvar a los pocos que hayan quedado, y que después de la abundancia gestionarán la escasez y la supervivencia. Y es que quienes carecen de prejuicios, no creen en el desarrollo ni en la ecología: sólo creen en el poder.


Fuente: https://edicioneselsalmon.com/2016/12/29/ecofascismo-bernard-charbonneau/



domingo, 12 de noviembre de 2017

Una apunte sobre la tecnología.

La tecnología ha sido concebida para la acumulación. No es neutra o no significa necesariamente que pueda ser usada para bien o para mal (lo que puede suceder en algunos casos y no en todos, ahí radica el engaño) como la inmensa mayoría cree.

Es un fin en sí misma y no un medio. Es totalizadora y totalizante en cuanto pretende el control absoluto de la Naturaleza y el ser humano. Este control que la tecnología ejerce sobre el individuo y el mundo en sí, se proclama en aras de la seguridad para crear un dispositivo que refuerce la confianza que se deposita en el Sistema.

La fe ciega en el Sistema se transforma en una adhesión a éste a cambio de seguridad. La libertad del individuo y el colectivo es restituida por el control y el dominio tecnológico. Sus vidas ya no les pertenecen, éstas pertenecen a la gran máquina del Estado y el Capital.

El individuo es absorbido por el Sistema que lo convierte en una pieza más del engranaje de la máquina. Se transforma en un ciudadano o súbdito más que acaba consolidando y perepetuando la dominación.

La seguridad absoluta no existe. La seguridad relativa es administrada por la gran máquina según sus conveniencias e intereses. Todo dependerá del contexto en el que se halle cada sociedad y el destino que decida la élite de poder para aquella.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Contra Su-historia, Contra Leviatán - Freddy Perlman

Capítulo 1.


Y estamos aquí como sobre un llano que oscurece Barrido con las confusas alarmas de lucha y pelea Donde ejércitos ignorantes combaten de noche. (M. Arnold)

Aquí uno puede ni estar de pie, ni tumbarse, ni sentarse Ni siquiera hay silencio en las montañas Sino secos y estériles truenos sin lluvia... (T.S. Eliot)

El llano que oscurece está aquí. Esto es la tierra baldía: Inglaterra, América, Rusia, China, Israel, Francia....

Y estamos aquí como víctimas, o como espectadores, o como los autores de torturas, matanzas, envenenamientos, manipulaciones, expoliaciones.

¡Hic Rhodus! ¡Este es el lugar para saltar, el lugar para bailar! ¡Esto es lo Salvaje! ¿Hubo alguna vez otra cosa? ¡Esto es salvajismo! ¿Lo llamáis libertad? ¡Esto es barbarismo! La lucha por la supervivencia está bien aquí. ¿No lo hemos sabido siempre? ¿No es un secreto público? ¿Acaso no ha sido siempre el mayor secreto público?

Sigue siendo un secreto. Se sabe públicamente pero no se confiesa. lo Salvaje está públicamente en otro sitio, el barbarismo está en el extranjero, el salvajismo está en la cara del otro. Los truenos secos estériles sin lluvia, las alarmas confusas de lucha y pelea, son proyectados afuera, en el gran desconocido, a través de los mares y las montañas. Estamos al lado de los ángeles.

Una forma con cuerpo de león y cabeza de hombre, Una mirada en blanco y despiadada como el sol, Mueve sus lentos muslos ... (W.B. Yeats)

... Mueven sus muslos lentos contra lo Salvaje proyectado, contra el barbarismo reflejado, contra la cara salvaje que mira fuera de la charca, su movimiento que vacía la charca, desgarrando sus bancos, dejando un árido cráter donde había vida.

En un libro maravillosamente lúcido titulado Más allá de la Geografía, un libro que también va más allá de la historia, más allá de la tecnología, más allá de la civilización, Frederick W. Turner (no confundir con Frederick Jackson Turner, el abogado del colono) pinta el telón e inunda el escenario con luz.

Otros pintaron el telón antes de Turner; ellos son quienes desvelaron el secreto: Toynbee, Drinnon, Jennings, Camatte, Debord, Zerzan entre los contemporáneos cuyas luces he cogido prestadas; Melville, Thoreau, Blake, Rousseau, Montaigne, Las Casas entre los precursores; Lao Tze allá donde la memoria escrita puede alcanzar.

Turner coge las luces de las comunidades humanas más allá de lo incomprEnsible de la civilización para ver más allá de la geografía. Él ve con los ojos del desposeído del una vez hermoso mundo que descansa en la espalda de una tortuga, este doble continente cuyas charcas fueron vaciadas, cuyos bancos fueron vendidos, cuyos bosques se convirtieron en áridos cráteres el día en que se llamó América.

... Una imagen enorme de Spiritus Mundi

Enfocando la imagen, Yeats preguntó,

¿Y que áspera bestia, su hora llegada al fin, se agacha hacia Belén para nacer?

La visión es tan clara en Turner como en Yeats:

La oscuridad cae de nuevo; pero ahora sé Esto veinte siglos de sueño pedregoso Fueron vejados hasta la pesadilla por una cuna que se mece.

Los videntes de lo antiguo volvieron para compartir sus visiones con sus comunidades, tal como las mujeres compartieron su grano y hombres su caza.

Pero no hay ninguna comunidad. La memoria misma de la comunidad es una imagen empañada fuera del Spiritus Mundi.

El vidente del ahora vierte su visión sobre las hojas de papel, sobre los bancos de áridos cráteres donde matones armados montan guardia y exigen contraseña, Evidencia Positiva. Ninguna visión puede pasar por sus puertas. La única canción que pasa es una canción ida tan seca y cadavérica como los fósiles en las arenas.

Turner, él mismo un guardia, un profesor, tiene el coraje de un Bartolomé de Las Casas. Él asalta las puertas, rechaza dar la contraseña, y él canta, él dá discursos enfáticos, él casi baila.

La armadura se cae. Aunque simplemente no sea llevada como la ropa o las máscaras, aunque esté pegada a la cara y el cuerpo, aunque la piel y la carne debieran ser arrancadas con ella, la armadura se cae.

Últimamente, muchos han asaltado las puertas. Sólo recientemente uno cantó que la red de fábricas y minas era el Archipiélago Gulag y todos los trabajadores eran zeks (N.T: conscriptos, internos, bandas organizadas de trabajo. en el diccionario aparece como los presos de lo campos de trabajo soviéticos). Otro cantó que los Nazis perdieron la guerra pero su nueva orden no lo hizo. Los Ranters son legión ahora. ¿Va esto sobre llover? ¿Es esto el crepúsculo de un alba nueva? ¿O es esto el crepúsculo en el que el búho de Minerva puede ver porque el día está del todo hecho?


* * *


Turner, Toynbee y otros enfocan a la bestia que destruye la única casa conocida de criaturas vivas.

Turner subtitula su libro, "El Espíritu Occidental contra lo Salvaje". Por Espíritu Occidental él quiere decir actitud o postura, el alma o el espíritu de la Civilización Occidental, conocida hoy en día como la Civilización.

Turner define lo Salvaje de la misma manera que el Espíritu Occidental, pero el término es positivo para Turner, negativo para el Espíritu Occidental: lo Salvaje abarca toda la Naturaleza y todas las comunidades humanas más allá de lo incomprEnsible de la Civilización.

En Un Estudio de Historia, Arnold Toynbee expresó entusiasmo por la historia y por la civilización. Después de ver el ascenso y caída de la Tercera Orden Nazi y todos los refinamientos traídos en su tren, Toynbee perdió su entusiasmo. Él expresó esta pérdida en un libro llamado La Humanidad y la Madre Tierra. La visión en este libro es familiar a Turner: la Humanidad desgarra la Madre Tierra por la mitad.

El término de Toynbee Humanidad abarca el espíritu Occidental así como las comunidades humanas más allá del conocimiento de la Civilización, y su Madre Tierra abarca toda la vida.

Tomaré prestado el término Madre Tierra de Toynbee. Ella es la primera protagonista. Ella está viva, ella es la vida misma. Ella concibe y dá a luz todo que crece. Muchos la llaman Naturaleza. Los Cristianos la llama su Desierto. El otro nombre de Toynbee para la Biosfera. Ella es la tierra firme, el agua y la tierra que envuelve nuestro planeta. Ella es el hábitat exclusivo de las criaturas vivas. Toynbee la describe como un delgado y delicado pellejo, no más alto de lo que los aviones pueden volar y no más abajo de lo que las minas pueden ser cavadas. La caliza, el carbón y el petróleo son parte de su sustancia, son materia que una vez vivió. Ella filtra selectivamente la radiación del sol con precisión para impedir que la vida se queme. Toynbee la llama un excressence, un halo o herrumbre sobre la superficie del planeta, y él especula que no pueden haber otras Biosferas.

Toynbee dice que la Humanidad, los seres humanos, en otras palabras Nosotros, ha crecido muy poderosa, más poderosa que cualquier otra criatura viva, y por fin más poderosa que la Biosfera. La humanidad tiene el poder de arruinar la delicada corteza, y lo hace.

Hay muchos modos de hablar de una trampa. Puede ser descrita desde el punto de vista del ambiente de equilibrio, del trampero, del animal atrapado. Hasta puede ser descrita del punto de vista de la trampa misma, del objetivo, el punto de vista científico, tecnológico.

Hay tantos modos de hablar del derribo de la Biosfera. Del punto de vista de un solo protagonista, la Tierra misma, se puede decir que Ella se suicida. Con dos protagonistas, la Humanidad y la Madre Tierra, se puede decir que la asesinamos. Los que aceptamos este punto de vista y nos retorcemos de vergüenza podríamos desear ser ballenas. Pero los que de nosotros tomamos el punto de vista del animal atrapado buscaremos un tercer protagonista.

El protagonista de Toynbee, la Humanidad, es demasiado difuso. Abarca todas las civilizaciones y también todas las comunidades más allá de la Civilización conocida. Aún las comunidades, como Toynbee mismo muestran, coexistieron con otros seres durante miles de generaciones sin hacerle algún daño a la Biosfera. No son los tramperos, sino los atrapados.

¿Quien, entonces, es el demoledor de la Biosfera? Turner señala al Espíritu Occidental. Es el héroe quien se pica contra lo Salvaje, quien pide una guerra de exterminio del Espíritu contra la Naturaleza, del Alma contra el Cuerpo, de la Tecnología contra la Biosfera, de la Civilización contra la Madre Tierra, del dios contra todos.

Los marxistas señalan al modo Capitalista de producción, a veces sólo a la clase Capitalista. Los anarquistas señalan al Estado. Camatte señala al Capital. Los nuevos Ranters señalan a la Tecnología o a la Civilización o ambas.

Si el protagonista de Toynbee, la Humanidad, es demasiado difuso, los otros son demasiado estrechos.

Los Marxistas ven sólo la mota en el ojo del enemigo. Ellos suplantan a su bandido con un héroe, el modo Anti-capitalista de producción, el Establishment Revolucionario. No logran ver que su héroe es la misma "forma con cuerpo de león y cabeza de hombre, una mirada fija en blanco y despiadada como el sol. " No logran ver que el modo Anti-capitalista de producción quiere sólo exceder a su hermano en el derribo de la Biosfera.

Los anarquistas son variados como la Humanidad. Hay Anarquistas gubernamentales y comerciales así como unos cuantos de alquiler. Algunos Anarquistas se diferencian de los Marxistas sólo en estar menos informados. Ellos suplantarían el estado con un centro de computadoras en red, fábricas y minas coordinadas "por los trabajadores mismos" o por un sindicato anarquista. No llamarían a este arreglo un Estado. El cambio de nombre exorcizaría la bestia.

Camatte, los nuevos Ranters y Turner tratan a los bandidos de los Marxistas y Anarquistas como simples atributos del protagonista verdadero. Camatte da un cuerpo al monstruo; él llama al monstruo Capital, tomando prestado el término de Marx, pero dándolo un contenido nuevo. Él promete describir el origen del monstruo y su trayectoria, pero aún no lo ha hecho. Los nuevos Ranters han tomado prestado luces de L. Mumford, J. Ellul y otros pero no han, en mi opinión, ido más lejos que Camatte.

Turner va más lejos. Su objetivo debe describir sólo el espíritu del monstruo, pero él sabe que es el cuerpo del monstruo el que destruye los cuerpos de las comunidades humanas y el cuerpo de la Madre Tierra. Él dice mucho sobre el origen del monstruo y su trayectoria, y habla a menudo de su armadura. Pero está fuera de su objetivo nombrar al monstruo o describir su cuerpo.

Es mi objetivo hablar del cuerpo de la bestia. Ya que tiene un cuerpo, un cuerpo monstruoso, un cuerpo que se ha hecho más poderoso que la Biosfera. Puede ser un cuerpo sin vida alguna. Puede ser una cosa muerta, un cadáver enorme. Puede mover sus lentos muslos sólo cuando las criaturas vivas lo habitan. Sin embargo, su cuerpo es quien hace el derribo.

Si la Biosfera es una excrecencia sobre la superficie del planeta, la bestia que la arruina es también una excrecencia. El demoledor de la tierra es una herrumbre o halo sobre la superficie de una comunidad humana. No es excretado por cada comunidad, por la Humanidad. Toynbee mismo echar la culpa en una minoría minúscula, en muy pocas comunidades. Quizás la bestia cadavérica fuera excretada por sólo una comunidad entre miríadas.


* * *


La bestia cadavérica excretada por una comunidad humana es joven, como mucho tiene doscientas o trescientas generaciones de vida. Antes de volvernos a ella, echaré un vistazo a las comunidades humanas, ya que ellas son mucho más viejas, tiene miles de generaciones de vida.

Nos dicen que hasta las comunidades humanas son jóvenes, que había una edad cuando todo era de agua antes de que una almizclera se zambullera hasta el fondo del mar y pusiera la tierra en la espalda de la tortuga. Entonces nos dicen.

Supuestamente los primeros caminantes que se beneficiaron de los esfuerzos de la almizclera eran los gigantes o los dioses los que hoy día llaman dinosaurios.

Modernos profanadores de tumbas han desenterrado los huesos de este dios y exponen los huesos en las vitrinas de la Evidencia Positiva. Los profanadores de tumbas usan estos huesos para intimidar todas las historias de la memoria humana. Pero las historias del profanador de tumbas son más embotadas que la miríada del resto de las historias, y sus huesos iluminan sólo a los profanadores de tumbas mismos.

Las historias son tan variadas como sus contadores. En muchas historias, la memoria se esfuerza por alcanzar una edad cuando, la memoria, estaba alojada en una abuela que conocía a los nadadores, reptadores y caminadores tan bien como su familia porque ella anduvo sobre sus patas traseras con no más frecuencia que ellos.

En un cuento antiguo, la primera abuela cayó a la tierra de un agujero en el cielo.

En un cuento moderno, ella era un pescado con un hocico a el que, habiendo juguetonamente practicado la respiración al pasar su hocico por encima del agua, sobrevivió gracias a este truco cuando su charca se secó.

En otro cuento antiguo, la Biosfera tragó a varias abuelas antes de que el antepasado general hizo su aparición, y se espera tragar a los bisnietos de este antepasado. Toynbee puede equivocarse sobre el poder relativo de los dos protagonistas.

Muchas historias cuentan de abuelos en miniatura, enanos; un cuento moderno los llama musarañas de árbol.

Estos enanos habitaron la tierra mientras los gigantes, los dinosaurios, anduvieron a la luz del día. Prudentes musarañas de árbol bajaron al banquete de los insectos de la noche, no porque los gigantes fueran tacaños, sino debido a la discrepancia en el tamaño. Muchas las musarañas de árbol quedaron satisfechas con este arreglo y ellos permanecieron siendo musarañas de árbol. Unas, indudablemente una pequeña minoría, querían andar a la luz del día.

Por suerte para las incansables, los dinosaurios estuvieron entre las abuelas tragadas por la Biosfera. Las musarañas de árbol podrían tomar el sol, o bailar y jugar en plena luz, sin el miedo de ser pisoteadas. Minorías entre estas crecieron agitadas; algunas para avanzar lentamente, otras para volar. Las mayorías quedaron satisfechas, conservadoras, felices con sus capacidades, realizadas por sus ambientes, siguieron siendo como eran.


* * *


Los gerentes de las islas Gulag nos dicen que los nadadores, reptadores, caminadores y voladores pasaron sus vidas trabajando para comer.

Estos gerentes difunden sus noticias demasiado pronto. Los variados seres no han sido aún exterminados todos. Tú, lector/a, sólo tienes que mezclarte con ellos, o solamente mirarlos a distancia, ver que sus despiertas vidas están llenas de baile, juegos y banquetes. Hasta la caza, el acecho y el fingir y el saltar, no es lo que llamamos Trabajo, sino lo que llamamos la Diversión. Los únicos seres que trabajan son los internos de las islas Gulag, los zeks.

Los antepasados del zek hacían menos trabajo que un dueño de una corporación. No sabían lo que era el trabajo. Vivieron en una condición que J.J. Rousseau llamó "el estado de naturaleza". El término de Rousseau debería ser devuelto al uso común. Esto chirría en los nervios de los que, en palabras de R. Vaneigem, llevan cadáveres en sus bocas. Esto hace visible la armadura. Decid "estado de naturaleza " y veréis a los cadáveres mirando.

Insistid que la "libertad" y el "estado de naturaleza" son sinónimos, y los cadáveres intentarán morderos. El manso, el domesticado, intenta monopolizar la libertad de expresión; les gustaría aplicarlo a su propia condición. Ellos aplican la palabra "salvaje" al libre. Pero es otro secreto público que el manso, el domesticado, de vez en cuando se hace salvaje, pero nunca es libre mientras siga con su pluma de escritura.

Hasta el diccionario común guarda este secreto sólo medio oculto. ¡Comienza diciendo que libre significa ciudadano! Pero luego dice, "Libre: a) no determinado por nada más allá de su propia naturaleza o ser; b) determinado por la elección de actor o por sus deseos... "

El secreto está afuera. Los pájaros son libres hasta que la gente los enjaula. La Biosfera, la Madre Tierra misma, es libre cuando ella se humedece, cuando se tumba al sol y deja su piel estallar con el pelo multicolor que hormiguea con reptadores y voladores. Ella no está determinada por nada más allá de su propia naturaleza o ser hasta que otra esfera de igual magnitud se estrello con ella, o hasta que una bestia cadavéricos rasgue su piel y desgarre sus entrañas.

Los árboles, los peces e insectos son libres según crecen de la semilla a la madurez, cada uno comprendiendo su propio potencial, su deseo - hasta que la libertad del insecto sea truncada por el pájaro. El insecto comido ha regalado su libertad a la libertad del pájaro. El pájaro, por su parte, abona la semilla de la planta favorita del insecto, realzando la libertad de los herederos del insecto.

El estado de naturaleza es una comunidad de libertades.

Tal era el ambiente de las primeras comunidades humanas, y así permaneció durante miles de generaciones.

Los antropólogos modernos que llevan el Gulag en sus sesos reducen tales comunidades humanas a movimientos que parecen ser en su mayor parte trabajo, y dan el nombre de Recolectores a la gente que escoge y a veces almacena sus productos de alimentación favoritos. ¡Un empleado de banco llamaría tales comunidades Cajas de ahorros!

Los zeks de una plantación de café en Guatemala son Recolectores, y el antropólogo es una Caja de ahorros. Sus antepasados libres tenían cosas más importantes que hacer.

El pueblo !Kung ha sobrevivido milagrosamente en nuestra propia edad de exterminio. R.E. Leakey los observó en su lozana patria forestal africana. Ellos no cultivaban nada excepto a sí mismos. Hicieron de sí mismos lo que desearon ser. A ellos no les determinaba nada más allá de su propio ser - no por despertadores, no por deudas, no por ordenes de superiores. Ellos festejaban y celebraban y jugaban, a jornada completa, excepto cuando dormían Ellos compartían todo con sus comunidades: alimento, experiencias, visiones, canciones. La gran satisfacción personal, una profunda alegría interior, vino del compartir.

( En el mundo de hoy, los lobos todavía experimentan las alegrías que vienen del compartir. Tal vez es por eso que los gobiernos pagan recompensas a los asesinos de lobos.)

S. Diamond observó a otros seres humanos libres que sobrevivieron en nuestra edad, también en África. Él podía ver que ellos no hacían ningún trabajo, pero él no podía decirlo en inglés. En cambio, él dijo que ellos no hacían ninguna distinción entre el trabajo y el juego. ¿Diamond piensa que la actividad de la gente libre puede verse como el trabajo en un momento, como juego en otro, según cómo el antropólogo desee? ¿Piensa él que ellos no sabían si su actividad era trabajo o juego? ¿Piensa él que nosotros, tú y yo, los contemporáneos armados de Diamond, no podemos distinguir su trabajo de su juego?

Si los !Kung visitaran nuestras oficinas y fábricas, podrían pensar que jugamos. ¿Por qué otra cosa nosotros estaríamos allí?

Pienso que Diamond quería decir algo más profundo. Un ingeniero que mira un oso cerca de un trozo de baya no sabría cuando parar su reloj. ¿El oso comienza a trabajar cuándo coge el pedazo de baya, cuando escoge la baya, cuando abre sus mandíbulas? Si el ingeniero tiene medio cerebro podría decir que el oso no hace ninguna distinción entre el trabajo y el juego. Si el ingeniero tiene imaginación podría decir que el oso experimenta alegría desde el momento en el que las bayas se ponen rojas, y que ninguno de los movimientos del oso es trabajo.

Leakey y otros sugieren que a los antepasados generales de los seres humanos, nuestras abuelas más antiguas, originadas en las frondosas junglas africanas, en algún sitio cerca de la patria del los !Kung. La mayoría conservadora, profundamente satisfecha por la pródiga generosidad de la naturaleza, feliz con sus logros, en paz con sigo mismos y el mundo, no tenía ninguna razón para marcharse de su casa. Ellos se quedaron.

Una incansable minoría siguió errando. Quizás estaban siguieron sus sueños. Quizás su charca favorita se secó. Quizás sus animales favoritos se fueron lejos. Esta gente era muy amiga de los animales; conocían a los animales como primos.

Se dice que los errantes han llegado a cada bosque, llano y laguna de Eurasia. Caminaron o flotaron casi a cada isla. Caminaron por el puente de tierra cerca de las heladas tierras del norte hasta la punta meridional del doble continente que iba a ser conocido como América.

Los errantes fueron a las tierras cálidas y las frías, a tierras con muchas lluvias y tierras con pocas. Quizás sentían alguna nostalgia de su cálido hogar del que se habían marchado. Si es así, la presencia de sus animales favoritos, sus primos, compensaba su pérdida. Todavía podemos ver el homenaje que algunos de ellos dieron a estos animales en las paredes de la cueva de Altamira, en las rocas de Abrigo del Sol en el Valle del Amazonas.

Algunas mujeres aprendieron de los pájaros y los vientos a esparcir semillas. Algunos hombres aprendieron de los lobos y las águilas a cazar.

Pero ninguno de ellos trabajó nunca. Y todo el mundo lo sabe. Los Cristianos armados que más tarde "descubrieron" estas comunidades sabían que esta gente no hacía ningún trabajo, y este conocimiento crispaba los nervios de los cristianos, esto les dolió, esto hizo que se asomaran los cadáveres. Los Cristianos hablaban de las mujeres que hacían "espeluznantes bailes" en sus campos en vez de confinarse a los coros; decían que los cazadores hacían muchos diabólicos "hocus pocus" antes tensar realmente la cuerda del arco.

Estos Cristianos, antiguos ingenieros, no podían contar cuando terminaba el juego y el trabajo comenzaba. Largamente familiarizados con las tareas de los zeks, los Cristianos fueron rechazados por los espeluznantes y diabólicos paganos que fingían que la Maldición del Trabajo no había caído sobre ellos. Los Cristianos pusieron rápidamente fin al "hocus pocus" y al baile, y procuraron que nadie pudiera confundirse al distinguir el trabajo del juego.

Nuestros ancestros - cogeré los términos de Turner y los llamaré los Poseídos - tenían cosas más importantes que hacer que luchar para sobrevivir. Les gustaba la naturaleza y la naturaleza les correspondía con su amor. En cualquier parte donde iban encontraban opulencia, como Marshall Sahlins muestra en su Economía de Edad de Piedra. La sociedad Contra el Estado de Pierre Clastres insiste en que la lucha por la subsistencia no es comprobable entre ninguno de los Poseídos; es comprobable entre los Desposeídos en los hoyos y en las márgenes de la industrialización progresiva. Leslie White, después de una amplia revisión de informes de lugares y años distantes, en vista de "toda la cultura Primitiva", concluye que "hay bastante para comer para una riqueza de vida rara entre los civilizados". Yo no usaría la palabra Primitiva para referirme a una gente con una riqueza de vida. Yo usaría la palabra Primitiva para referirme a mí y mis contemporáneos, con nuestra pobreza progresiva de vida.


* * *


La mayor parte de nuestra pobreza proviene de que la riqueza de la vida de los poseídos (por el espíritu de la naturaleza) es apenas accesible para nosotros, aun para quienes no han encadenado su imaginación.

Nuestros profesores hablan de frutas y frutos secos, pieles de animales y carne. Apuntan a nuestros supermercados, llenos de frutas y frutos secos. Tenemos una abundancia con la cual nuestros ancestros ni soñaron, Q.E.D. (ni idea de que son estas siglas) Esto es, después de toda la realidad, las cosas que importan. Y si nosotros queremos mas que frutas y frutos secos, podemos ir al cine y ver películas; podemos incluso despanzurrarnos enfrente de la tele y consumir el espectáculo global al completo. Aleluya! ¿Que mas podemos querer?

Gracias a nuestros profesores, apenas podemos tener acceso a nuestros peligrosos, demoniacos y poseídos ancestros quienes pensaban que frutas y frutos secos no eran realidad sino asuntos triviales, ancestros, los cuales se abandonaron a visiones, mitos y ceremonias. Gracias a nuestros profesores, sabemos que las visiones son engaños personales, los mitos historias de hadas, y las ceremonias son juegos, los cuales podemos ver en cualquier momento en las películas.

También sabemos un montón acerca de la posesión. Posesión es propiedad. Poseemos casas y garajes y coches y equipos estéreo, y constantemente corremos para conseguir mas. No hay limite para lo que queremos poseer. Seguramente se pueda decir que la posesión es nuestro deseo central, no el suyo.

Extraño es el profesor que, como Mircea Eliade, se libera a si mismo de la visión armada y mira a través de la cortina de hierro de la inversión y la falsificación. E Incluso Eliade enturbia lo que ve reclamando encontrar analogías y vestigios en nuestro mundo. La linea que nos separa de la otra orilla se ha ido ensanchando durante trescientas generaciones, y cualquier cosa que ha sido canibalizada de la otra orilla no sera nunca as un vestigio de su actividad sino una excrección de la nuestra: Es mierda.

Reducidos a pizarras en blanco por la escuela, No podemos saber que fue del crecimiento de herederos de miles de generaciones de visión, experiencia e ideas.

No podemos saber que era el aprender a escuchar a las plantas, y sentir el crecimiento.

No podemos saber que era sentir la semilla en el útero y aprender a sentir la semilla en el útero de la tierra, sentir como la tierra sentía, y por ultimo abandonarse uno mismo y dejar que la tierra te poseyera, para convertirte en la tierra, para convertirte en la primera madre de toda vida. Somos realmente pobres. Miles de generaciones de visión, ideas y experiencia han sido borradas.

En lugar de abandonarnos a nosotros mismos, en lugar de saborear lo poco que podemos de sus poderes, nosotros definimos y categorizamos.

Hablamos de matriarcado. El nombre es un substituto barato para la experiencia. Es una baratela, y nosotros siempre estamos en la búsqueda de baratelas. Una vez el nombres esta en la puerta, la puerta puede ser cerrada. Y queremos mantener las puertas cerradas.

El nombre matriarcado esta en la puerta de una edad en la que las mujeres se conocían a si mismas, cuando eran conocidas por los hombres, como las concevidoras, las creadoras de vida, como contenedores del primer ser, como el primer ser.

Conocer el nombre de la puerta es conocer nada. El conocimiento empieza al otro lado del umbral. Incluso el nombre de la puerta es erróneo. Matri se refiere a madre, pero arcado viene de una edad totalmente diferente. Arcado se refiere a gobierno, a artificial como oposición al orden natural, un orden donde el arcado es invariablemente un hombre. Anarquía seria un nombre mejor para la puerta. El prefijo griego “an” significa “sin”.

Al otro lado del umbral, La madre poseída retorna a su cuerpo y procede a compartir su experiencia con sus descendencia, de la misma manera que ella comparte frutas y frutos secos.

Nuestras lenguas están removiéndose por frutas y frutos secos. Pero sus hijas, sobrinos, nietos y nietas están hambrientos de experiencia.

Cuando la madre comparte la experiencia, también comparte las miles de generaciones de visiones e ideas, el poder que ha ayudado a hacer de su experiencia algo pleno de significado, tan terriblemente profundo. Ella no escribe en una pizarra en blanco. No escribe un libro de texto. Ella salta. Ella canta. Comienza la danza chillona , la orgía que un día espantara a los cristianos.

Sus sobrinos y nietos se unen a la danza. Se dejan llevar, se abandonan a si mismos a sus canciones, sus emociones. También dejándose poseer por el espíritu de la tierra. Experimentan el mayor goce inimaginable.

Los nietos también se abandonan a ellos mismos; también son poseídos; enriquecidos. Pero cuando la ceremonia acaba, sienten que tiene menos que mirar adelante que sus hermanas. Saben que no son creadores de vida, primeros seres. En The Flounder, Gunther Grass retrata vivamente el complejo de inferioridad de estos nietos, estos machos en el estado natural. Son sementales. Son objetos sexuales. Son los que se maquillan y ornamentan para hacerse mas atractivos a las mujeres, como patos, pavos y otros primos suyos.

Los nietos toman lanzas y flechas con forma de falo para ir al bosque y vuelven al poblado con carne. Pero saben que la carne, No tan común como frutas y frutos secos, es todavía trivial comparado con los viajes de sus abuelas de posesión y abandono propio. Viajes los cuales ponen cara a cara con los inicios de los seres.

Los nietos también buscan visiones. Ellos también son herederos de miles de generaciones de observación y poder. Sus tíos lo vieron. Saben que el bosque no es la cosa en la que se ha convertido para nosotros: corral de carne y factoría de madera. Entienden el bosque como un ser viviente que inunda todo con seres vivos. También, como su abuela, se evaden de si mismos, dejando poseerse por el espíritu de un árbol, un lugar, un animal. Si han aprendido mucho, , pueden incluso mirar mas arriba, sobre el bosque. Luchan por el cielo. Y en extrañas ocasiones el espíritu del cielo los posee. Vuelan. Se convierten en cielo, sintiendo todas las emociones, sintiendo todas sus intenciones. Se convierten en el cielo que se empareja con la tierra y trae el nacimiento de la vida. Un hombre que vuelve a su villa con tales noticias es mucho y tiene mucho que compartir, mas que mera carne.

Menudos viajes debe haber habido! Estas profundas celebraciones de vida no tienen contrapartida, ni analogía, con lo que Turner llama “ la estrecha, asexuada, antropocéntrica versión con la que civilización occidental se han encontrado incorfortablemente familiar...”

Como de lejos nos ha llevado el progreso es revelado por los ocasionales turistas que se tropiezan con un vidente. Los turistas oyen al viejo hombre que de alguna manera se deslizo en nuestra edad desde la otra orilla.. Los turistas se sientan nerviosamente alrededor de lo que el llama una “sesión de espiritismo”, disparando fotografías. Al final, sacan una foto que demuestra que el vidente no volaba, que nunca se levanto de su asiento. Y los turistas se marchan, felizmente convencidos de que ellos, no el, son primos e idiotas.

Las fotografías nos enseñan en que estamos mas interesados: en la superficie de las cosas. No enseñan cualidades, espíritus.

Alguna de la gente que abandono las comunidades humanas recuerda algunas de estas cualidades. Recuerdan algunos de los gozos de la posesión-no la posesión de las cosas, sino la posesión del ser mismo.

Recuerdan-pero vagamente, enturbiadamente. Rodeados de cosas, pierden la habilidad de expresar cualidades. Saben que la edad que han abandonado era mas valiosa, mas pura, mas bella que cualquier otra cosa que encuentren desde entonces. Pero su lenguaje se ha vuelto pobre. Pueden hablar de lo que han perdido solo comparándolo con cosas de su mundo. Llaman a la época olvidada la Edad de Oro.


Leer algunos capítulos más: http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?t=9597