In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

martes, 25 de julio de 2017

Los ludditas eran republicanos.

Según Julius Van Daal, autor del libro "La cólera de Ludd", los ludditas se opusieron a la monarquía y a sus formas tiránicas de gobierno con la imposición de máquinas que degradaban el trabajo (ya asalariado) y condenaban a muchos trabajadores a la pobreza y misera, sin embargo estaban de acuerdo en una forma de gobierno republicana que fuese justa con los obreros.

domingo, 23 de julio de 2017

La guerra de todos contra todos.

Como no se debería tolerar lo intolerable tampoco se tendría que justificar lo injustificable, ahí radica el peligro del pensamiento.

El Yo se fortalece con el pensamiento, sólo cuando ve peligrar su existencia y ésta no depende exclusivamente de aquel sino que también puede depender de otros, se diluye. Cuando las cosas vuelven a la normalidad, el otro se convierte en enemigo y empieza la competencia y la lucha por dominar o anular al adversario, es decir, cuando la vida se convierte en una guerra permanente por la supervivencia. el individuo más adapatado a la sociedad de la dominación tiene que empezar a elaborar tácticas y estrategias que garanticen una posición más o menos cómoda en el campo de batalla del mundo.

Sobre la propaganda.

Como la miseria moral no es consustancial con la abundancia material, existe un antagonismo que deforma la realidad hasta tal punto que la verdad queda camuflada por la mentira, confundiendo los hechos con la ficción (interpretaciones) para manipular y controlar a la sociedad en general a partir de la creencia en el monopolio de la información que detenta y ejerce con total impunidad la élite de poder.

jueves, 20 de julio de 2017

Sobre la obediencia.

                    La conciencia es a la libertad lo que la vida a la seguridad. 
                    La vida es a la guerra lo que la conciencia a la resistencia.

El dilema de la sumisión que se debate entre la vida y la conciencia, atañe en última instancia a ésta última. No puede haber conciencia sin vida, sin embargo puede haber vida sin conciencia, pero entonces aquella pierde su sentido.. La obediencia es un fenómeno espiritual que atañe a la voluntad del individuo y no a las circunstancias como podría parecer. Es preferible atentar en primer lugar contra la conciencia o la voluntad del individuo para quien desea detentar el poder y después contra la vida si aquella no se puede someter. La conciencia es la antítesis de la obediencia

Sobre el relativismo.

El relativismo es la peor forma de auto-engaño que pueda haber, perpetúa la dominación mediante el constante cambio de discurso y por lo tanto de conducta para adaptarse al sistema.

El Ravero - Niño de Elche + Los Voluble

miércoles, 19 de julio de 2017

Un apunte sobre la lucha de clases.

Que existan clases no significa que tenga que haber lucha de clases como en el pasado, lo que hay hoy sólo es una lucha por la supervivencia donde la clase obrera y burguesa con sus distintos niveles y estratificaciones pugnan y compiten entre sí mismas para no desparecer del mercado y quedar fuera del sistema.

En este contexto los intereses de la clase obrera y burguesa se superponen y tienen que ponerse de acuerdo y conciliarse en todo lo posible para poder sobrevivir como un equipo en competencia permanente con otras empresas del Capital privado que luchan por hacerse un lugar en el mercado mundial. Las clase obrera (en mayor medida) y la burguesa (en menor medida) supuestamente antagónicas entre sí quedan diluidas, es decir, no se reconocen como tales por la competitividad del mercado mundial y atrapadas en el marasmo de la guerra por el poder.

domingo, 16 de julio de 2017

Conciencia o vida.

Las circunstancias o la vida no sólo están determinadas por la voluntad propia del individuo, sino también por la de los demás.
Nuestra vida depende en cierta medida de la sociedad que invoca la seguridad de la supervivencia en base a las condicones materiales de la existencia social como acumulación de dinero y Capital, la seguridad es concebida como acumulación. En estas circunstancias se impone la competitividad como fuerza motriz del sistema, excluyendo a los más inadaptados e incompetentes.
La conciencia individual se ve superada por las condiciones materiales que impone la sociedad, de manera que si la vida determina la conciencia, aquella vulnera el principio fundamental y básico de libertad que surge de ésta. En última instancia, la tesitura de elegir entre conciencia o vida queda reducida a la supervivencia, por lo que se impone una forma de coexistencia social predeterminada antes bien por factores externos que internos en esencia, quedando la conciencia supeditada a la seguridad antes que a libertad.
La libertad del individuo o de su voluntad depende tanto de sus capacidades para poder sobrevivir de forma autónoma como también de la sociedad que acepta su trabajo como un bien que pueda servir a la comunidad. La sociedad determinará en última instancia si el trabajo de un individuo es beneficioso o perjudicial para ésta ya sea para "bien" o para "mal" dependiendo del modelo cultural, político y económico que adquiera el sistema social en el que vive el individuo.

William Blake- "Jerusalén"



"Entonces los hijos de Urizén abandonaron la carreta y el rastrillo,
Y el telar,
El martillo y el buril, la regla y el compás.
Forjaron la espada en los montes Cheviot,
Y el carro de guerra y el hacha,
La trompeta que resuena en mortiferas batallas
Y la flauta de verano de Annendale.
Y todas las artes de la vida las transformaron en artes de la muerte.
Se despreció el reloj de arena, pues su sencilla tarea
Se asemajeba a la tarea del labrador, y la rueda hidraúlica,
Que alimentaba de agua las cisternas, fue hecha pedazos y arrojada al fuego,

Pues su labor se asemejaba a la de los pastores.
Y para reemplazarlos se inventaron complicados engranajes,
Rueda contra rueda,
A fin de atolondrar a la juventud con su cadencia y encadenar al trabajo,

Noche y día a las miríadas de la eternidad, para que, penosa tarea,
Lijen y pulan el latón y el hierro hora tras hora,
Mantenidas en la ignorancia de su uso, y para que pasen
Sus días de cordura
Penando duramente por un magro pedazo de pan,
Y que, en su ignorancia, no perciban  sino una pequeña porción
Y crean verlo todo,
Teniendo tal cosa por evidente por estar ciegos a las reglas más simples de la vida."

(Urizén): En la cosmogonía imaginada por Blake, Urizén es una divinidad enemiga de la belleza, del genio poético y de la imaginación, y simboliza la razón abstracta y el despotismo de la leyes.


La FAGC y La Esperanza CNT Pedrera

viernes, 14 de julio de 2017

Els fets de Fígols.

Que proclamen el anarquismo como un sistema utópico constata la interiorización de la dominación y la explotación como normalidad, y el engaño como base para sustentar la irracionalidad en la que se constituye la ideología capitalista como única realidad convivencial.

Vidas privadas, vidas desencantadas.

Sociedad anónima o sociedad autoritaria.



martes, 11 de julio de 2017

"La revuelta permanente" - Baltasar Porcel.

                        Memorias de Joan Ferrer sobre el movimiento libertario y la Guerra Civil




"Interesa sobre las elecciones de 1936 puntualizar el silencio de la FAI. En las anteriores había dicho "No votar". En el 36, calla. Lo cual podía interpretarse como una adhesión implicita a un posible Gobierno políticamente avanzado. Obraron así para poder sacar a los presos que teníamos en la cárcel. o porque su anterior consigna pudo favorecer a la derecha. Bien. Pero todo esto era circusntancial; en cambio es inmutable la concepción ideológica. Gente comprometida de la FAI volvió la espalda a sus convicciones, a la esencia del anarquismo, por pequeñas conveniencias del momento.

Yo pensé mucho en todo ello y no voté. Jamás lo he hecho, repito. Pese a este apoyo, en nuestros ambientes existía una clara prevención contra el Gobierno de la izquierda republicana. Como en el 31, creían haber ganado de nuevo la República. Se engañaban.

Quizá el único en tener una visión clara era Largo Caballero, que no participaba de la alegría de un Prieto o un Besteiro. Largo pensaba, que visto el mapa mundial, estudiada la situación interior, las elecciones no arreglarían gran cosa, y que había que ir a la revolución. Es decir, si había siempre el peligro del militarismo, la derecha y la Banca, que gobernaban o influían sobre la izquierda, pues había que armar al pueblo y vencer al militarismo.

En eso Largo Caballero coincidia con la Confederación. No establecimos ningún pacto, pero sí una colaboración franca, una corriente de simpatía. Continuaba aquella premisa de los Hermanos Proletarios de Asturias.
.........
Con la guerra es ya imposible la formación ideológica del militante cenetista. Nuestra gente se mete en cargos militares, civiles y ministeriales. La política y el autoritarismo, militar y marxista, se mezclan con el incipiente libertarismo. Hay héroes, sí, personas capaces de todos los sacrificios. Pero el nuevo país confederal se aleja...

La República fue un fracaso. Nosotros nos movíamos en el ambiente del obrero industrial. Pero en el campo fue lo mismo. El Gobierno hipotecaba las tierras de los grandes terratenientes, yermas o dedicdas a la cría de toros, y las destinaba al campesino según su volumen familiar. Le hacía empréstitos. Si en seguida tenía que pagar contribución, al propietario tenía que comenzar a indemnizarlo a partir de los cinco años. Es decir: duante el quinquenio incial era deudor del Gobierno, y si conseguía saldar esta deuda, cosa difícil, se encontraba luego con la del terrateniente.

Pero todo esto no llegó a sustanciarse siquiera. No hubo tiempo. Ni ganas. Además, todo el mundo sabe que una tierra virgen al principio ser tratada, aplanda, arada. Mucho trabajo y ningún rendimiento. No, la Reforma Agraria fue otro nadar entre dos aguas.

Y las 44 horas semanales ya las habíamos ganado. Incluso había oficios que estaban en las 42. Y el sábado no trabajabamos. La legislación laboral de la República, como en su tiempo la de Dato, vino a formalizar situaciones de hecho ganadas a pulso por el obrero.

Mientros los unos se preparaban para subvertir el ordén público y nosotros el ordén social de España, la CNT inaugura el primero de mayor de 1936 su Congreso Confederal en Zaragoza. Desde nuestro punto de vista, se trara de un debate prerrevolucionario. Con este motivo, Peiró vuelve a la organización.

Allí, en lugar de plantearnos, como en otros congresos, problemas de reivindicaciones parciales, se hicieron una propuestas eminentemente constructivas en el sentido de provocar la implantación de un nuevo estado social. Y después, partiendo del supuesto de un triunfo, preparar la sucesión del régimen burgués declarando la moralidad anarquista, a la vez que adaptándola a la manera de ser y vivir de la sociedad del momento."

domingo, 9 de julio de 2017

La ascensión.

Compañeros, hay que ascender la montaña hasta la cumbre, no podemos quedarnos a mitad de camino y tirar la toalla tomando posiciones acomodaticias para preservar nuestra seguridad en la supervivencia. Si no llegamos hasta la cumbre durante nuestro recorrrido, otro compañero cojera el relevo, y si él llega hasta la cima se podrá dar por satisfecho, el viaje de la vida habrá valido la pena y de este modo tendrá sentido.

sábado, 8 de julio de 2017

Estatismo y tecnología.

El fetichismo por la tecnología constituye una forma de vida alienante en la cual el individuo se sumerge en el encapsulamiento de la vida privada. Que lo sustrae de la realidad en la que vive para que pueda evadirse de los conflictos y problemas que derivan de la guerra permanente que genera el sistema capitalista.

Cuando la sociedad empiece a ser sincera, el sistema capitalista se desmonorará.


El Estatismo (o el Capitalismo en su forma actualizada) como religión se aceptó a partir de la creencia en el crecimiento, el desarrollo y la modernización de las condiciones de vida de la sociedad, no obstante, el precio que pagarón nuestros antepasados y que estamos pagando nosotros en toda su dimensión social, de las que han derivado las guerras más destructivas por el control de los recursos naturales y la concentración de riqueza y que han provocado la mayor miseria ética y material (corrupción y engaños) debido a la industrialización y a la técnica desarrollada e implantada durante el siglo XX para contrarrestar la supuesta pobreza y el atraso de las sociedad rural ha sido y está siendo muy caro en general; destrucción y contaminación para el posterior control de la Naturaleza, control del ser humano a partir de la tecnología, guerras de rapiña, conflictos sociales, terrorismo, caos, confusión, manipulación de los medios de comunicación masivos, miedo y temor en todas sus manifestaciones como sentimiento de sometimiento a un poder "invisible" que escapa a nuestro entendimiento.

viernes, 7 de julio de 2017

Cable Vision Generations - Gregory Gutenko

In 1974 J. J. Murphy created the minimalist/structuralist film-work Print Generation (https://commarts.wisc.edu/people/jjmurphy). Cable Vision Generations adapts (or hijacks) Murphy's innovative memory-disassembling process/experience to the medium of analog videotape.
The original version of Cable Vision Generations is composed of 100 generational steps (dubs) and runs for 67 minutes. This "short attention span" edited version has 24 steps which are representative of the original's structure. 
The first step (of cable channel 'surfings') is a 95th generation dub. At midpoint of this sequence of channel "loops" the first generation of the channel rotation. The last step/sequence is a 100th generation dub. Every dubbed loop was copied through a digital time base corrector, otherwise the video signal would simply have lost sync and been unrecordable back to tape or digital file.

The cable channels were selected at random and looped to make one rotation that is copied and recopied a generation at a time. Cable Vision Generations begins highly degraded, loops towards its original generation, and then continues on towards re-degeneration. As with Murphy's Print Generation, the viewer experiences memory degradation of the original generation's images and sounds, even though these were witnessed repeatedly. The ultimate victor is noise. Video noise. Audio noise. The noise of forgetting.





Cable Vision Generations from Gregory Gutenko (Doctor Video) on Vimeo.

Arundhati Roy - Desmitificando a Ghandi.

sábado, 1 de julio de 2017

Santiago López Petit - UPVEHU (Ponencia)

Cómo crear una sección sindical. CNT- AIT Granada





La CNT se opone a las elecciones sindicales y a los comités de empresa, pero, en cambio, apoya y favorece las secciones sindicales y las asambleas de trabajadores.
En este documento informamos de cómo constituir una sección sindical de CNT allá donde haga falta.
Cómo Crear una Sección Sindical de CNT

Creación de la sección sindical de CNT en la empresa
La normativa que regula las legalizaciones de los sindicatos y las secciones sindicales es la ley Orgánica de libertad sindical, la LOLS. En su titulo II, articulo 4, trata de esto. Cabe destacar que la autoridad laboral competente, en este caso la conserjería de trabajo del gobierno autónomo, es obligada a, en el plazo de diez días, dar publicidad del deposito hecho en el boletín provincial correspondiente, y los veinte días HABILES se tendrá capacidad jurídica y operativa. Aunque la LOLS hable en esto de las legalizaciones de los sindicatos no hay ninguna razón para pensar que esto mismo no valga para las secciones sindicales, máxime cuando las secciones sindicales tienen unos derechos que las empresas han de soportar, y por tanto, son ENTES JURIDICOS. Mas adelante se vera como es necesario dar conocimiento a la autoridad laboral de la constitución de las secciones sindicales.
Aunque con el Acta de Constitución es suficiente para estar legalizados, es conveniente poner unos estatutos – que bien pudieran ser los de la C.N.T. – por los cuales se va regir la sección sindical.
En una de las copias que tenéis (Documento, nº 1), sobre las secciones sindicales, hay un párrafo a tener en cuenta que es el que dice <<…en la medida en que los derechos atribuidos a la sección en la ley no dependen de ninguno de estos datos, es obvio que su control empresarial no resulta legal y constitucionalmente exigible. De ahí que se exija la comunicación de la constitución de la sección sindical por alguien apoderado del sindicato a los efectos de notificar al empresario el nacimiento de unos derechos que este debe de soportar y la comunicación de la persona que ha sido designada delegado sindical, a los mismos efectos, pero que no resulta necesario comunicar mas datos sobre los cuales el empresario no tenga que soportar ninguna carga ni gravamen, en cuanto a ejercicio de derechos>>.
Viene esto a cuento por cuanto es de suponer que encontraremos pegas por parte de las empresas ala hora de admitir las secciones sindicales de la CNT. Cuando a la empresa se le de el escrito donde se la comunica que se ha constituido la sección sindical de CNT (Documento, nº 2), hay que hacerles firmar un RECIBI; se les entrega una carta que tenemos preparada al efecto y se les comunica que como delegados sindicales tienen una garantías que vienen recogidas en el articulo 68 del estatuto de los Trabajadores (Documento nº 3) si se niegan a firmar la comunicación se les puede entregar esta delante de dos testigos; basta que estos dos testigos firmen la carta y estén presentes en el acto de entrega. Como ultimo recurso tenemos el enviar la notificación vía notarial.
Si de entrada la empresa accede a la <> de las garantías sindicales al delegado sindical, estas se han de pedir por escrito, para que conste el reconocimiento de la empresa y para que podamos darlos a conocer dentro de la confederación, y esto es muy importante, cada sección sindical nuestra es un mazazo a los comités de empresa, (el documento nº 4, es un modelo de cómo puede ser la carta de reconocimiento).
Pero si la empresa, por los motivos que sean, se niega a conceder dichas garantías entonces hay que demandarles por la vía judicial, para lo que tendremos que tener unos formularios al respecto (documento nº, 5)
Dentro del anexo, están señalados algunos aspectos importantes (documento, 1)Uno de Ellos es que no se puede pedir, por parte de la empresa, la afiliación a un sindicato, pues atenta al articulo 16 de la constitución, en el que se dice que nadie puede ser obligado a declarar sobre su afiliación sindical. Tampoco es imprescindible tener un numero determinado de afiliados para poder legalizar una sección sindical.
Lo anteriormente señalado nos da una amplitud de posibilidades inmensas. El no tener que declarar el numero de afiliados nos deja la puerta abierta a que en ciertas empresas en que se exige un numero determinado de afiliados para poder tener un delegado sindical, podamos tenerlo sin necesidad de llegar a ese tope (es el caso de la hosteleria de Vizcaya). y hablando de convenios, conviene -valga la redundancia- mirar los apartados de derechos y garantías, pues suelen mejorar los mínimos del estatuto y de la LOLS.
Hasta aquí lo que da de si la ley. Aunque hemos cifrado casi toda la argumentación en la LOLS, hay otras leyes que amparan alas secciones sindicales, aunque de una forma más diáfana. La LOLS vino a llenar un campo legal que estaba desamparado; hecha a imagen y semejanza de la UGT, no podemos olvidar que este sindicato es eso, un sindicato y que por tanto estaba diluyéndose en los comités de empresa. La LOLS reconoce casi todos los derechos del mundo a los <>, es decir, a UGT, CCOO, Y ELA. El resto no cuenta para casi nada, solo para legitimar al al estado de derecho. 
Documento nº 1
Secciones Sindicales
Normativa aplicable: Art.8.1. a) de la LOLS. Los Trabajadores afiliados a un sindicato podrán, en el
ámbito de la egresa o centro de trabajo:
Constituir secciones sindicales de conformidad con lo establecido en los Estatutos del Sindicato.
Art.8.2 de la LOLS. Sin perjuicio de lo que se establezca mediante convenio, las secciones sindicales
de los sindicatos mas representativos y de los que tengan representación en los comités de empresa
y en los órganos de representación que se establezcan en las administraciones publicas o cuenten
con delegados de personal, tendrán los siguientes derechos.
a) Con la finalidad de facilitar la difusión de aquellos avisos que puedan interesar a los afiliados al
sindicato y a los trabajadores en general, la empresa podrá a su disposición un tablón de anuncios que
deberá situarse en el centro de trabajo y en lugar donde se garantice un adecuado acceso al mismo de
los trabajadores.
A la negociación colectiva, en los términos establecidos en su legislación especifica.
A la utilización de un local adecuado en el que puedan desarrollar sus actividades en aquellas
empresas o centros de trabajo con mas de 250 trabajadores.
Art. 10.1 de la LOLS. en las empresas o, en su caso, en los centros de trabajo que ocupen mas de 250
trabajadores, cualquiera que sea la clase de su contrato, las secciones sindicales que puedan constituirse
por los trabajadores afiliados a los sindicatos con presencia en los comités de empresa o en los órganos
de representación que se establezcan en las administraciones publicas estarán representadas, a todos
los efectos, por delegados sindicales elegidos por y entre sus afiliados en la empresa o en el centro de
trabajo.
Documento nº 1ª
Acta de constitución de la sección sindical de la C.N.T.  de la empresa___________________________________
En ___________ , a ______ de ______ del 2.0___ siendo las __ , horas, se reúnen en asamblea los afiliados
a la Confederación Nacional del Trabajo C.N.T. en la  Empresa.______________________________________
de la población de _______________________________
Entre otros asuntos, los asistentes resuelven:
Primero: Constituir la sección Sindical de la C.N.T. de la  antedicha empresa.
Segunda: Designar como delegado Sindical al compañero ____________________ que representara a esta Sección Sindical a los efectos que proceden, disfrutando de las garantías establecidas en la ley 11/85 Orgánica de libertad Sindical.
Tercero: la Sección Sindical se regirá por los estatutos, resolución y acuerdos de la Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.), en cuanto a las relaciones externas a la empresa, u otros grupos y organizaciones dentro de ella.
Cuarto: Esta Sección Sindical esta vinculada al reto de la Confederación a través del Sindicato de ______________ con domicilio____________________________________
En ___________ a ___ de ____________ del 2.0___
Fdo.: Secretario de Actas
Fdo.: Delegado Sección Sindical
V.Bno
Fdo.: Secretario del Sindicato
D.___________________________________
C/__________________________________
DNI________________________________
Como Secretario del Sindicato

D._________________________________
C/__________________________________
DNI________________________________
Como Secretario de actas

D._________________________________
C/__________________________________
DNI________________________________
Como delegado de la sección de CNT en la empresa
Documento Nº 1 B
Modelo de carta dirigida a la oficina de registro
D. __________________________________________________
Secretario de Acción sindical de __________________________ de la Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.) y con domicilio a efectos de notificación en _________calle_________ me dirijo a es Organismo al Objeto de Solicitar el Registro del Acta de Constitución y Estatutos de la Sección Sindical de C.N.T. en la empresa________________________________________
Dado en ________ a ____ de _______ del 20__
Fdo. D_______________________________________________
Secretario de Acción Sindical
Documento Nº 2
Modelo de formulario sobre la comunicación a la empresa de la constitución de la sección sindical y el nombramiento del delegado sindical.
Don. _______________________________________________ secretario del sindicato de ______________________________ de la Confederación Nacional del Trabajo de,________________
Con domicilio en ___ Calle______________________________ por medio del presente escrito le comunico que en reunión celebrada con los afiliados de nuestro sindicato en su (empresa o centro de Trabajo), sito en ____________________________ se ha decidido constituir la sección sindical (de empresa o centro) de C.N.T.
Así mismo le comunico que, a efectos de dialogo o comunicación entre esta sección sindical y la empresa, se ha designado como delegado sindical de la misma a D. ___________________________, trabajador de esta empresa, que ostenta la categoría profesional de _________________ hasta que no se le comunique lo contrario. Lo que se le comunica a usted a los efectos legales oportunos.
En ________________ a ___ de __________________del 20__
Fdo_________________________
Recibí Copia
Secretario de Acción Sindical.
Documento Nº 3.
Modelo de comunicación dirigida a la empresa en reclamación de garantías sindicales.
D. __________________________________________________
Secretario del sindicato de ______________________________ de la Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.), con domicilio en, _________calle ______ por medio del presente escrito le comunico lo siguiente:
1º Que con fecha ___________ se constituye formalmente la sección sindical de C.N.T. de la empresa, __________________ y que se comunico su constitución, así como el nombramiento como delegado sindical de ______________________________ el día __ de ___________ del 20__
2º Que en cumplimiento de lo establecido en la Ley 11/85, de 2 de agosto, de Libertad Sindical, en su articulo10.
Al delegado sindical le corresponde una serie de garantías para ejercer su actividad sindical. Dichas garantías vienen enumeradas en el artículo 68, del Estatuto de los Trabajadores.
Por tanto, le solicito que tome las medidas oportunas para que los responsables de taller sepan a que atenerse respecto a nuestro delegado sindical D. ____________________________ , y se sirvan facilitarle la labor.
Dado en ________________, a ___ de _____________del 20__
Fdo. __________________________
Recibí copia
Secretario General
 Fuente: http://granada.cnt.es/content/c%C3%B3mo-crear-una-secci%C3%B3n-sindical
Documento: 
 Download 26.87 KB (26.87 KB)

viernes, 30 de junio de 2017

Sobre el artículo "Mi opinión sobre el anarquismo" de Danilo Castelli":

Si no nos podemos liberar solos, entonces somos nostros mismos los que nos cerramos las puertas, significa precisamente que necesitamos de algún gurú, líder, autoridad, es decir, de un autor que nos guíe e ilumine por la senda de la emancipación. Es una contradacción irresoluble. El individuo hace la sociedad, por lo tanto, y en última instancia es la sociedad, pero no necesita de otros para liberarse, eso es lo que para mi cuestiona el anarquismo. Se libera quien quiere de sus cadenas, no necesitamos a nadie para que este hecho se produzca.

Leer artículo: "Mi opinión sobre el anarquismo".

domingo, 25 de junio de 2017

Sobre la dictadura.

La dictadura sustentada por los mediocres no tiene solución política alguna, el cambio por lo tanto no puede ser sólo político sino que debe ser también previamente psicológico. La autoridad está avalada por la mediocridad, es decir, en último término por la jerarquía que se impone en la sociedad como norma y voluntad de poder que dicta un pensamiento y una conducta individual y colectiva previamente establecida por consenso para la organización social que rigen las leyes corruptas del funcionamiento del sistema.

sábado, 17 de junio de 2017

Democracia y dictadura.






El primer indicio para saber que vivimos en una dictadura es entender que dependemos de otro (llámese Estado o patrón) para poder subsistir, la imposibilidad de desarrollar un trabajo no asalariado y por lo tanto independiente nos priva en primer lugar de la libertad de elección o de conciencia y en segundo lugar la de desempeñar el trabajo del que vamos a vivir y por lo tanto de poder crear nuestros proyectos autónomos tanto a nivel individual como colectivo.


Los políticos son los primeros que tienen que justificar y legitimar el sistema de dominación engañando, en este sentido, su falta de escrúpulos por la democracia y la verdad ante sus votantes se transforma en unos gobernados autocomplacientes que ven a sus gobernantes haciendo un espectáculo desde la distancia, sin la posibilidad de intervenir ni de decidir absolutamente nada. La política es degrada a espectáculo y entretenimiento, es decir, reducida a mentira.
Una vez desactivados los gobernados, éstos quedan como meros observadores de acontecimientos que no pueden entiender bien al quedar en manos de especialistas que actúan en secreto y por lo tanto marginados de toda organización social. En este sentido, la función de la política es desactivar al gobernado mediante la propaganda y el entretenimiento de los medios de comunicación masivos en manos de la clase dirigente. La democracia es un quimera porque es esencilamente contradictoria en una sociedad jerárquica.

martes, 13 de junio de 2017

Cambio de sentido - Galicio Quente (2017)





Documental en el que mediante imágenes y música se exponen algunas de las transformaciones sociales y políticas más importantes de España y el mundo ocurridas durante la década de los 80.

Ver en google video: "Cambio de sentido"

Descargar directa: "Cambio de sentido"

Fuente: Rebeldemule

lunes, 12 de junio de 2017

Pressemtiments.



El gesto más radical del rebelde contra el autoritarismo es la desobediencia, paradigma de la libertad y la negación ante la voluntad de poder que se impone, se consiente, se afirma y reafirma en la sociedad de la dominación como conformismo que otorga seguridad espiritual y material para elevar el Ego del individuo mediocre.


La diplomacia es la moneda de cambio que utiliza la sociedad para encubrir la hipocresía en la que (se) vive cuando no puede ser honesta.

La manipulación se hace más efectiva cuando uno está cansado, estresado o depresivo porque disminuye la atención, en este contexto la ansiedad producida por el estrés y el agotamiento del trabajo asalariado debilitan las facultades psicológicas de la observación y la meditación del individuo, fomentando de esta forma la evasión por medio del consumo (control del sistema) del hastío y la fatiga que nos provoca el trabajo alienado o la falta del mismo.

El poder es la consecuencia del miedo a la libertad.

La seguridad es a la mediocridad lo que la libertad es a la dignidad.

Quien se hace esclavo del miedo antepone la seguridad a la libertad.

La vida se convierte en un lucha cuando hay que sobrevivir o competir, es decir, en última instancia ser violento. La vida no tiene porque ser una guerra constante (de todos contra todos) por la supervivencia.

¿Podríamos empezar a vivir si dejaramos de luchar?

El amor por la Justicia nos hará libres.


domingo, 11 de junio de 2017

Autopista, uma navalhada à nossa terra - Llorenç Soler (1977)

Documentário "Autopista, uma navalhada à nossa terra", sobre a destruição social e ecológica para a construção da "Autopista del Atlántico" na Galiza na década de 1970. 1977.

Documental de contrainformación dedicado a una de las luchas populares más virulenta en Galicia durante los años 70: la lucha contra la construcción de la Autopista del Atlántico.




sábado, 10 de junio de 2017

'El campo para el hombre' (1973) - Helena Lumbreras, Mariano Lisa

“El campo para el hombre” de Helena Lumbreras y Mariano Lisa, del Colectivo Cine de Clase, nos habla de la España agrícola, del minifundio al latifundio. Desde Galicia a Andalucía, la cámara muestra los diferentes niveles de la miseria campesina en la España franquista, en un momento en que el campesinado tenía un peso social mucho más importante que hoy en día.




jueves, 8 de junio de 2017

Lucha de clases y Poder.





Si el pensamiento queda condicionado por la experiencia, ésta determinará aquel y por lo tanto la conducta del individuo. La sociedad de clases que constituye la sociedad de la dominación basadas en relaciones de poder entre las clases y en las mismas consolida y perpetúa un modelo de organización social jerárquico afianzado por su estructura autoritaria y totalizadora desde la base hasta la cúspide. En estas últimas décadas la concentración de poder y riqueza en pocas manos ha fragmentado al movimiento obrero debido a la especialización de las profesiones y la jerarquización que implican las mismas, dotándolas de formas más o menos veladas de autoritarismo en mayor o menor grado.

Los intereses de clase quedan diluidos por la profesionalización del empleado y por su grado de adaptación al sistema de dominación que lo cooapta como un miembro más para producir beneficios económicos al patrón (para después consumir las mercancías de la empresa) y los réditos que servirán para aumentar el poder de la institución (Estado) para la que trabaje.

El asalariado se convierte en una pieza más de la maquinaria del sistema de dominación al integrarse como un sujeto que sólo quiere ganar más dinero y escalar posiciones de poder en la empresa o la institución para la que trabaja. Definiendo de esta manera el autoritarismo y la jerarquización como la estructura de la organización social capitalista, el interés del trabajador asalariado sólo es individual.

Renunciando al interés colectivo se transforma en un burgués más que sólo busca la realización personal a costa de los demás y el interés económico para afianzarse socialmente. De esta manera el movimiento obrero queda a merced del Capital y el Estado en beneficio de una élite de poder cada vez más reducida que administra la corrupción de la sociedad en gerenal.

En este contexto, la guerra o lucha de clases queda diluida por la guerra por la supervivencia de los asalariados en busca de los puestos de trabajo cada vez más escasos y de la competitividad que deriva de la falta de los mismos, generando por lo tanto más agresividad y violencia en la obtención, consolidación y ascensión del puesto de trabajo que demanda el asalariado. La clases y su lucha han desaparecido no tan sólo porque el asalariado explotado (obrero medio de base en su mayoría) no se identifica como tal, sino también porque la inmensa mayoría de la sociedad es asalariada con un mayor o menor grado de explotación en contra de una pequeña minoría cada vez más reducida que ostenta cada vez más poder político y ecónomico. La lucha de clases debe transformarse en una oposición contra el Poder y todas sus manifestaciones para que el individuo y la sociedad puedan emanciparse.

lunes, 5 de junio de 2017

Sobre la opinión.




La manipulación o el arte de la misma consiste en persuadir al dominado sin que sea consciente de ello de la "libre" elección en la toma de sus decisiones, cuando en realidad está influido por una idea u opinión que le es ajena a su conciencia.

"Los terroristas son los herederos del fascismo... Tienen el mismo afán de poder, el mismo desprecio por el individuo, las mismas ambiciones delirantes de dominio del mundo. Y los combatiremos del mismo modo"
George W. Bush. Después de los ataques del 11 S.

"No existe un sólo país en el mundo en el que Estados Unidos haya intervenido que no haya mejorado tras nuestro paso"
Colin Powell.


La formación de la opinión o de la opinión publica sólo es un reflejo de la intepretación de un hecho que hace un autor en concreto. Toda intepretación de cualquier hecho estará determinada por la subjetividad del autor, considerándose como tal su formación cultural, religiosa, política o filosófica entre ésta la ética y moral que conformarán la opinión o la opinión pública y que por lo tanto influirán en mayor o menor medida en la sociedad dependiendo de la formación cultural, religiosa, política o filosófica de los integrantes a la que está destinada la opinión o en última instancia la intepretación del hecho que ha realizado el autor.


miércoles, 31 de mayo de 2017

El eclipse de la moral. Un no rotundo al mundo brutalizado de hoy

Conferencia pronunciada por el filósofo Heleno Saña el pasado 20 de abril en el salón de actos de la Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo.



Queridos amigos y compañeros, auditorio todo,
    Vivir enteramente y en sentido exhaustivo es vivir compartiendo con los demás lo mucho o poco que podamos ser y tener, que es, a la vez, la condición previa e indispensable para que recibamos lo que ellos puedan darnos a nosotros. Es únicamente de esa recíproca actitud que puede surgir una cultura de la hermandad y solidaridad digna de este nombre. Y si saco a relucir esta vieja ley proclamada una y otra vez por el pensamiento universal es porque hoy se cumple y practica menos que nunca. De ahí que pensar en los otros desinteresada y generosamente se haya convertido en un modo de conducta cada vez más infrecuente. Lo ordinario es optar por un autocentrismo desvinculado de toda motivación transpersonal.
   El rasgo central del ciclo histórico que nos ha tocado vivir es la ausencia del bien, que constituye la raíz de todos las aporías, problemas y tragedias sin fin que la humanidad padece. Existen ciertamente personas que a título personal o unidas a otras consagran lo mejor de su vida a ayudar a los necesitados y a luchar, con mejor o peor fortuna, por un mundo más justo y más humano que el que tenemos hoy, pero el término medio de individuo engendrado por la sociedad tardocapitalista vive de espaldas a toda actividad de carácter altruísta. Y lo peor y más triste de esta manera innoble de ser y de obrar es que sea considerada por quienes la practican como plenamente legítima y como la cosa más natural del mundo. Lo que predomina es la conciencia satisfecha, producto a su vez de la insensibilidad ética que reina en la sociedad de nuestros días.
   Cuando nos referíamos, unas líneas más arriba, a la ausencia del bien no hacíamos más que sintetizar el estado de indigencia moral en que ha caído el hombre contemporáneo. Lo que los grandes guías y maestros de la humanidad han considerado siempre como lo más importante de la existencia y del ser humano -la conducta ética- ha sido desterrado en gran parte de la vida en común y sido sustituído por lo que Hobbes, el primer teórico de la burgesía, denominaba "la lucha de todos contra todos", definición brutal que la ideología dominante ha sustituído por el eufemismo de "competencia", pero que en el fondo significa lo mismo: guerra sin cuartel para imponerse como sea a los demás. Asistimos no sólo al "eclipse de la razón" anunciado por Max Horkheimer desde su exilio estadounidense, sino asimismo a un eclipse de la moral, aunque nadie, que yo sepa, haya utilizado hasta ahora esta fórmula.
    Educado sobre todo para cultivar su ego y no pensar más que en sus propios asuntos, el individuo medio de nuestro tiempo reflexiona cada vez menos sobre los temas y problemas que no le afectan directamente. Enclaustrado en el ámbito estricto de su singularidad, no sea da cuenta que las cuestiones de orden general y colectivo que él considera como ajenas a su persona, son precisamente las que determinan en gran parte el curso de su vida. El término "individualismo" fue acuñado en 1825 por el saint-simoniano J.P. Rouen, pero se había convertido ya en moneda corriente a partir del advenimiento de la ideología burguesa y de la sociedad competitiva inherente a ella. Su fin central es el de potenciar el bonum privatum en detrimento del bonum commune. Ya por ello, el individualismo lleva en su seno, como un cáncer oculto, la negación de la vida social como un valor en sí y su degradación a una categoría subalterna. Lo único que cuenta es el desarrollo del yo, actitud que conduce directamente a un culto exclusivo de la vida personal y a la indiferencia o desprecio por la vida en común.
   El hombre moderno ha aprendido innumerables cosas que el hombre premoderno ignoraba, pero se trata en general de conocimientos técnicos y funcionales que no sólo no sirven para dar a nuestra vida el sentido profundo que por naturaleza le corresponde, sino que al contrario, contribuyen cada vez más a alejarnos de la verdad y el bien. El caudal tecnológico se ha multiplicado, pero sin contribuir para nada a una mejora de las condiciones de vida. La acumulación de toda clase de saberes científicos y técnicos no ha impedido que el hombre se haya convertido en un ser alienado que ha perdido la conciencia de sí mismo, desenlace inevitable del cosmos artificial creado por el espíritu de lucro y la voluntad de poder. El culto fetichista que se rinde a la producción y al consumo de los bienes materiales arrojados al mercado por los consorcios industriales y comerciales, lejos de estar destinado a satisfacer las necesidades de todos los habitantes del globo, no  tiene otro fin que el satisfacer los intereses del gran capital, una transmutación de todos los valores que explica que el hambre, la miseria y la desprotección social sigan formando parte constitutiva del mundo actual. El signo central de la época que nos ha tocado vivir es el desprecio a la vida humana, causa de que sea mutilada y destruída a todas horas y en todas partes.  La civilización moderna ha inventado y construído toda clase de máquinas y artilugios técnicos, pero no un modelo de organización social capaz de asegurar a cada persona una vida digna de ese nombre. Crea continuamene riqueza, pero en vez de ser equitativamente distribuída entre los miembos del cuerpo social va a parar a los bolsillos de la oligarquía que tiene en sus manos el poder económico y político. Lo que sigue denominádose democracia es en realidad una plutocracia carente del más mínimo sentido de la justicia. Platón sabía porqué llamó a la plutocracia el peor de todos los sistemas de gobierno. 
    El progreso técnico y cientifico nos ha dado muchas cosas, pero lo que no nos ha dado es una cultura comunitaria digna de ese nombre. No otra es la razón de que las metrópolis y urbes de nuestro tiempo hayan pasado a ser junglas de asfalto no menos inmisericordes y brutales que la selva primitiva. Hace ya casi un siglo Albert Einstein escribía a su amigo Max Born: "No puedo comprender como se puede vivir en las grandes ciudades". La misma civilización que alardea de haber alcanzado las cimas más altas del saber, es lo suficientemente estúpida como para no comprender que sin un fundamento irénico y comunitario, todos los prodigios tecnocientificos están condenados a convertirse irremisiblemente en instrumentos de disolución y destrucción, como nos releva la historia de los últimos siglos.                       
   El pecado original del ideario burgués en general y de su versión tardocapitalista en particular, es el de haber dado más importancia a las cosas que a las personas. La historia de los últimos siglos es no sólo pero en gran medida la historia de la cosificación del ser humano, clave, a su vez de su deshumanización. Ya por este solo hecho, vivir va unido indisolublemente a estados de ánimo tan desapacibles e ingratos como la inquietud, la inseguridad o el miedo abierto. El miedo que hace un siglo Kafka confesaba en una de sus cartas a su prometida Milena, ha pasado a ser un fenómeno psíquico cada vez más generalizado.
   El modelo de sociedad y de vida creado por la burgesía occidental se revela de manera creciente como un producto de las peores tradiciones de la humanidad, pertenece de los pies a la cabeza a lo que Erich Voegelin denominó hace décadas "patologías del espíritu moderno". El viejo ideal de lo "bueno, lo bello y lo verdadero" ha sido sustituído en tods partes por "lo malo, lo feo y lo falso". Hemos entrado de lleno en un período nihilista y tanático de la historia universal. Vivir significa hoy ante todo vivir en estado de alarma. La paz de espíritu que el pensamiento clásico ha considerado siempre como la condición indispensable de una vida colmada, se ha convertido en una meta prácticamente inalcanzable, ya que los mismos conflictos que reinan en el mundo objetivo y externo han tomado posesión y penetrado en el interior del sujeto, de manera que todos podríamos decir, con Jean-Paul Sartre, "Je suis en danger", estoy en peligro. El sujeto libre y soberano de sí mismo descrito y magnificado por la filosofía clásica, existe hoy únicamente en condiciones sumamente precarias. Estamos acosados por doquier por una avalancha de sucesos y procesos negativos que en general no podemos impedir ni contrarrestar porque son muy superiores a nuestras fuerzas. De ahí que resulte cada vez más díficil preservar nuestra autonomía personal. El acontecimiento moderno por excelencia no es la muerte de Dios anunciada por Federico Nietzsche con gran redoble de tambores, sino la muerte del hombre como ser autodeterminado.
   Lo que por inercia mental seguimos denominando democracia se ha convertido en un sistema dominado de manera creciente por los lobbies que el gran capital financiero, industrial y comercial tiene introducidos en todos los puntos neurálgicos de la sociedad, también en los ministerios y organismos oficiales encargados de velar por el bien común. Detrás de las leyes y decisiones que de puertas afuera aparecen como emanadas de los poderes públicos elegidos por el electorado, están casi siempre, en mayor o menor medida, al servicio de los intereses de los grupos de presión. Y lo que decimos del Estado nacional reza también para la Unión Europea, una institución que, desde su entrada en funciones, no ha sido otra cosa que un inmenso antro burocrático y parasitario al servicio de las naciones económicamente más fuertes del continente, como intenté demostrar hace años en mi libro en lengua alemana "Die Lüge Europas", esto es, "La mentira europea".
   Lejos de vivir en una sociedad pluralista y libérrima, como el sistema afirma una y otra vez, seguimos encadenados a una realidad histórica basada en la división tradicional entre una casta dirigente y una masa supeditada a sus decisiones e intereses. También y especialmente en este aspecto se confirma la tesis nieztschiana del "eterno retorno de lo mismo".  Mandar y obedecer siguen siendo los elementos básicos del mundo contemporáneo, aunque los viejos conceptos de amo y esclavo ya no formen parte de la terminología al uso. Por muchas que sean las garantías constitucionales y libertades formales que la ley adjudica al ciudadano, a la hora de ganarse el pan de cada día, depende de la voluntad de los oligarcas que tienen en sus manos las riendas del poder y que desde sus suntuosos despachos dirigen los destinos de la humanidad.
   El verdadero talón de Aquiles del mundo de hoy es la ausencia casi completa de una cultura basada en el espíritu cooperativo. El hombre se ha desocializado, vive, con pocas excepciones, en estado de atomización social. El proceso de masificación a que está sometido sin cesar ha hecho de él un ser despojado de la dimensión interpersonal y societaria que por naturaleza le corresponde. De ahí que en torno nuestro no veamos más que a mónadas mezcladas físicamente con una muchedumbre inmensa pero humanamente aisladas unas de las otras por un muro infranqueable de mutismo y solipsismo. Se explica que Paul Ricoeur pudiera afirmar hace ya años, que "vivimos en un mundo sin prójimos". Hay siempre un público anónimo para toda clase de espectáculos públicos, pero apenas un espíritu comunitario merecedor de este nombre. El hombre parece haber olvidado que ser es, en su verdadero significado, ser con y para los otros. El otro es objetualizado como cosa y despojado de su identidad humana, esto es, des-humanizado. A partir de este momento es posible explotarle, humillarle y utilizarle como carne de cañón sin necesidad de avergonzarse ni de sentir remordimientos de conciencia.
   La indiferencia que el individuo contemporáneo siente en general por sus semejantes, contrasta con la atención que suele prestar a los personajes de moda que los aparatos publicitarios y los medios de comunicación convierten en ídolos y héroes públicos. Fríos como un témpano de hielo a la hora de compartir los problemas y las cuitas de las personas de su entorno cotidiano, llegan a los más altos grados de emotividad cuando se trata de manifestar su admiración por las  celebridades de turno. También aquí, el hombre-masa engendrado por la ideología moderna se deja guiar por la ley y la lógica del gran número y no por la opción de la convivencia interhumana, un fenómeno sociológico que ha conducido a la sustituciión de la cultura del encuentro y del diálogo con el otro por la incultura del grito y del éxtasis colectivo.
   Una de las consecuencias más notorias de esa desocialización generalizada es la profunda crisis cuantitativa y cualitativa que atraviesan desde hace tiempo las organizaciones obreras, empezando por la pérdida de la fuerza reivindicativa de los sindicatos, lo que a su vez explica que las condiciones de trabajo y de vida de las clases asalariadas hayan ido en las últimas décadas de mal en peor, no sólo en el Tercer Mundo sino también en los grandes baluartes de la economía mundial.
    La vida de la mayor parte de la población de la sociedad de consumo se compone casi exclusivamente de pura fisiología: comer, acudir al trabajo, ir de compras, gritar en los estadios deportivos, conducir un automóvil, sentarse frente a un ordenador o televisor, descansar y, como escribía Albert Camus en sus "Carnets", "fornicar y leer los periódicos". Esta mezcla híbrida de imposiciones funcionales y de hedonismo vulgar es, en efecto, el modelo de vida elegido por el ufano homo occidentalis.
   Es evidente que en un tipo de sociedad como el que estamos describiendo no pueden florecer bienes inmateriales como la amistad, el compañerismo o la solidaridad. Lo habitual es pisar a los débiles y a los que no están en condiciones de defenderse y contraatacar. Vivimos una época que valora a las personas por la riqueza o el poder que tienen, raramente por sus virtudes humanas y sus principios éticos, valores éstos que por no ser cotizados en la bolsa, han dejado de interesar al individuo medio. También es una época que, ávida de hedonismo y consumismo, hace todo lo posible para relativizar, silenciar o negar el inmenso dolor que genera, una tarea que la industria del entretenimiento, la publicidad, el deporte y los medios de comunicación adictos al sistema desempeñan a la perfección. Una vez más se cumple y confirma lo que Adorno dijo hace años en su obra "Mínima moralia" : "Al mecanismo del poder pertenece prohibir el reconocimiento del daño que causa".  Pero por mucho que los mandamases de turno aturdan y ofusquen a la gente con sus maniobras de manipulación mental y emocional, el sufrimiento ha pasado a ser desde hace tiempo el fenómeno sociológico central de la dictadura capitalista. Ser y estar en el mundo se ha convertido por ello para un número cada vez mayor de personas en un infierno. Los "condenados de la tierra" en cuyo nombre Frantz Fanon alzó su voz contra las potencias económicas occidentales, no sólo siguen existiendo sino que no han cesado de reproducirse y multiplicarse.       
   La tierra ha dejado ha dejado de ser un hogar para el hombre, a la vez que aumenta la resignación y decrece la esperanza en un mundo menos brutalizado que el de hoy. La figura heroica del homme révolté a la que Albert Camus rindió pleitesía en los años cincuenta, pertenece desde hace tiempo al pasado. La sociedad tardocapitalista ha conseguido asfixiar la voluntad de resistencia del individuo medio, y ello a pesar de que las condiciones laborales y existenciales del asalariado sean cada vez más duras e inhumanas.
   A todo esto respondo: en un mundo regido por una casta de gobernantes carentes de la más mínima sensibilidad y conciencia ética, el sentido de la vida personal y colectiva no puede consistir más que en tomar partido contra este estado de cosas y luchar por el advenimiento de un orden mundial basado en la justicia social y el bien común. Autorrealización verdadera y digna de este nombre es hoy sólo posible como militancia activa contra los poderosos y privilegiados que tienen en sus manos los destinos del planeta. Todo lo demás es elegir una identidad postiza y capitular ante la propia conciencia. En sentido profundo y último sólo se puede hablar de vida colmada y de éxito cuando nuestros actos están encaminados a hacer el bien; todo lo demás es derrota y castigo. Ganar o perder depende de una sola cosa: la conducta ética. Quien no elige la opción del bien será siempre un fracasado, por muchos trofeos que acumule. Lo que el actual culto morboso a la resonancia publicitaria entiende por éxito no es más que un producto de mercado o de lo que en términos económicos se llama valor de cambio y tiene que ver, por ello, muy poco  con su valor intrínseco.
   Se puede definir cada época, cada civilizacón y cada modelo de sociedad tanto por lo que es como por lo que no es. Si nos atenemos a este criterio descubriremos sin grandes dificultades que el ciclo histórico que nos ha tocado vivir se caracteriza por la carencia casi toltal de ideales superiores. El individuo de la sociedad de consumo no parece sentir ninguna nostalgia por lo que Max Horkheimer, siguiendo a la Gnosis, llamó la "añoranza de lo completamente distinto". Ha perdido el hábito de mirar a lo alto y a lo lejos; de ahí su escasa predisposición a soñar en un mundo  mejor. Carece de lo que Kant denominaba "la fuerza de imaginación transcendental". Eso no quiere decir que no aspire a más y se conforme con lo que es y tiene. Al contrario, uno de sus rasgos de carácter más acusados es el del deseo de sustituir su destino generalmente gris y anodino por una existencia esplendorosa. Pero sus aspiraciones no van más allá del código de valores vigente en la sociedad; no significa, por ello, una ruptura cualitativa con lo dado, sino que son de orden cuantitativo: acumular más poder y riqueza y satisfacer todas las aspiraciones más bajas de su egoísmo posesivo. El hombre se ha alejado de su naturaleza y convertido en un ser tan artificial como los artículos que adquiere y consume. Los bienes a que aspira son sucedáneos carentes de todo valor intrínseco y que no sirven más que aturdirle y transformarle en siervo de los eslógans lanzados por la moda y el marketing.  
   Lo primero que el sistema capitalista-burgués ha destruído es la cultura solidaria y comunitaria postulada y practicada por las clases trabajadoras en la época clásica de la lucha de clases, tema del que por su trascendencia histórica me ocupé hace muchísimos años en mi libro "Cultura proletaria y cultura burguesa". Lo que el gran humanista Hugo Ball definía como verdadera cultura fue la que la clase obrera practicó durante su fase de esplendor: "Cultura es salir en defensa de los pobres y humillados".  El espíritu reinante en nuestro tiempo tiende a asfixiar y a combatir todos aquellos valores que precisamente serían necesarios para hacer frente al estado agónico en que el mundo se encuentra. También en este aspecto el momento histórico que estamos viviendo se caracteriza por su afán de erradicar de la mente humana el concepto de transcendencia y de no admitir otra lógica y otra verdad que la de los hechos consumados. Este inmanentismo a ras del suelo explica el dominio casi absoluto que desde hace tiempo ejercen sistemas de pensamiento tan simplistas y reduccionistas como el pragmatismo, el utilitarismo y el positivismo en sus diversas  versiones. La preponderancia adquirida por estos modelos de pensamiento ha convertido el mundo en un desierto axiológico en el que sólo crecen los eslógans y lugares comunes difundidos por el poder establecido. Su designio no es de elevar el nivel humano, cultural, moral y espiritual del hombre, sino el de rebajarlo a los índices más ínfimos, condición previa para que siga obedeciendo y callando.
   Para mí está en todo caso claro que la única actitud digna en un mundo brutalizado como el que estamos viviendo es la de responder con un rotundo no y luchar con todas las consecuencias y sin desmayo por un mundo más justo y más humano, un modelo de conducta que lejos de ser un lastre, como se cree a menudo, constituye un privilegio, que es exactamente la recompensa que el destino concede a las almas superiores.
   No quiero poner fin a mi exposición sin especificar que, a mi modesto juicio, la militancia por un mundo radicalmente distinto al que tenemos ahora, tiene que partir de formas de gestión y organización basadas en una democracia participativa, deliberativa y autogestionaria. Se trata, en una palabra, de hacer posible una democracia del pueblo, por y para el pueblo, una democracia sin jefes y subordinados, sin élites que mandan y masas que obedecen, una democracia, en fin, en la que el concepto de poder perdería su sentido y daría paso al compañerismo y la ayuda mutua como única forma de conducta. No existe, en todo caso, ninguna ley de hierro que condene a la criatura humana a ser utilizada eternamente como carne de cañón por los mandamases de turno.
                                                                  Heleno Saña

domingo, 28 de mayo de 2017

El Maquis a Catalunya (1939-1963) - Serie completa

Serie de TVE "El maquis a Catalunya" (1989). Ofrecemos la serie completa (7 capítulos) en catalán, subtitulados en castellano, imprescindible para profundizar en la figura de los maquis.
Cap. 1 Surgimiento del Maquis
El 1 de abril del 39 acababa la guerra con el triunfo de las fuerzas franquistas. Pocas semanas antes, cerca de medio millón de catalanes habían iniciado el camino del exilio hacia Francia.
Sin embargo, muchos catalanes, no se consideraban derrotados Algunos optaron por seguir luchando en la resistencia francesa contra la ocupación nazi, y otros se infiltraron, Pirineo abajo, para conectar con el maquis catalán, rural y urbano, que comienza a actuar a partir del mismo 39.

El maquís catalán surge como defensa y resistencia desesperada, delante la fortísima represión indiscriminada que se abate sobre Catalunya, en estos primeros años de régimen franquistas.




Cap. 2 La invasión del Valle de Arán
Liberada la mayor parte de Francia, en el verano del 44,la progresiva retirada de los alemanes produjo un clima de entusiasmo y euforia entre los guerrilleros y los refugiados, que creían que los días del franquismo estaban contados.

Fue entonces cuando la UNE (Unión Nacional Española) plataforma política del PCE, comienza a preparar la operación "Reconquista de España" que consistía en introducir desde el Pirineo vasco hasta el Pirineo Catalán ocho o diez mil guerrilleros. La zona de penetración más importante tenía que ser el Valle De Arán.
De junio a septiembre el Estado mayor de la agrupación Guerrillera, envía varios grupos al otro lado del Pirineo con el fin de explorar el terreno y averiguar si el pueblo estaba dispuesto a secundar el alzamiento armado contra el régimen franquista.





Cap. 3 Ascensión y caída del Maquis urbano
Domènec Ibars, Luchador en el maquis francés y jefe de 35 guerrilleros catalanes, se encontraba casualmente en Hendaya. Al enterarse que aquel mismo día se produciría el histórico encuentro entre el "Caudillo " y el "Führer" decidió efectuar la primera de una serie de acciones siempre
silenciadas y mantenidas ocultas por el franquismo: El intento de acabar con la vida del general Franco.

Domènec Ibars, llamado "El Rosset",había esperado en vano a su compañero en el atentado; Nunca llegó porqué había estado detenido. La estación se encontraba militarmente tomada. Decidido a actuar en solitario, provisto de explosivos suficientes para acabar con la vida de los dos dictadores, El "Rosset" se dirigió hacia la estación de Hendaya. A pesar del control militar, Ibars consiguió atravesar un control y acercarse al anden.

Pero ya no pudo llegar más allá de donde se encontraba y tuvo que volver hacia atrás, impotente. Desde el punto más próximo conseguido, era imposible atentar.





Cap. 4 Marcelino Massana
A pesar de ser característica y más conocida en Catalunya la guerrilla urbana, que centra su actuación en Barcelona ciudad y cercanías, existió una importante actividad guerrillera que actuó en numerosas comarcas catalanas.

Igualmente, el grupo de maquis rural que tuvo más eco popular y más calidad fue el de Marcelino Massana, conocido por "Pancho" entre el maquis. La comarca del Bages y sobretodo el Berguedà y sus entornos fueron las zonas donde durante seis años la partida de Massana plantó cara al régimen franquista.

Nacido en Berga el 3 de octubre de 1918, en la calle Reverendo Huch, nº 8, Marcel.li Massana era el más pequeño de tres hermanos. Perdió a su madre a los siete días de vida. Entonces le hacía de madre adoptiva, Filomena Solé,"La dida", por la que siempre sentirá una gran estimación y se
arriesgará a visitarla en muchas ocasiones en Berga, en los años del maquis.




Cap. 5 José Luis Facerías 
José Luis Facerias, conocido más por "Face" o por "Petronio" por sus amigos y compañeros más íntimos, fue, juntamente con Quico Sabater, uno de los exponentes máximos de la guerrilla urbana en Cataluña, de los años cuarenta y cincuenta.

Jefe de guerrilla, era físicamente un hombre bien plantado, elegante, un verdadero "Dandy".

Intrépido hombre de acción, destacó por su excepcional talento y lucidez, llegando a ser uno de los organizadores más capaces con que contó el maquis urbano libertario de la época. Muy pronto ocupó cargos de responsabilidad, dentro del clandestino movimiento libertario catalán.

Nacido en Barcelona el 6 de enero de 1920, en el 36, estaba afiliado al sindicato de la Madera de la CNT y a las Juventudes libertarias del Poble Sec.(Barrio Barcelonés).





Cap. 6 Quico Sabater Llopart
A finales de diciembre de 1959, Quico Sabater con 4 guerrilleros más inicia el que sería su último viaje. A pesar de que se sabía del intercambio de información entre las policías española y francesa. El Quico atravesó la frontera por Cuscoià. La guardia civil estaba apostada por todos los pasos
fronterizos en grupos de tres. Había tropas de refresco apostadas en Albanya. Mientras numerosas patrullas recorrían continuamente la zona.

Desde 1945 a 1960 los grupos de acción de Quico Sabater intervinieron en numerosos hechos. Transporte de armas de lado a lado del Pirineo, atentados políticos, atracos, y otros actos de propaganda antifranquista. En estas actividades Quico vería como caerían 15 de sus hombres.



Cap. 7 Ramón Vila "Caraquemada"
Ramón Vila Capdevila, también conocido como "Pasos Largos", "Caracremada" y por "Capitán Raymond" en la resistencia francesa, fue uno de los más destacados guerrilleros del maquis catalán.

De un valor y coraje personal extraordinario no toleró nunca al fascismo, al que combatió hasta la muerte. El otro jefe guerrillero del Bergadà, Marcelino Massana, decía de él: "El Ramón fue, sin duda, el mejor de nosotros".

Era un hombre alto, con una gran fuerza física. De cuerpo ancho, y de semblante enérgico, ojos vivos, frente ancha con un aire entre selvático y tímido. Era sencillo y modesto, con gran agilidad.

Nacido en el pequeño pueblo de Pequera, en el Bergadà, en 1908, le pequeño le decían "El Maroto" que era el nombre de la masía donde vivía.