In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

viernes, 20 de diciembre de 2013

La sociedad del odio. Los creyentes del sistema.









Los creyentes del sistema piensan y actúan sin conciencia, debido a la propaganda dictada por una élite.
En el sistema capitalista las posibilidades de supervivencia del individuo se limitan al pensamiento estratégico y especulativo.
 
La estrategia psicológica que desarrollará el sujeto estará sujeta y previamente establecida en el marco de unas normas impuestas en el hábitat en el que tendrá que interactuar con sus semejantes para poder sobrevivir. Esta estrategia psicológica para poder sobrevivir vendrá determinada por su carácter y por su grado de adaptación y asimilación dentro del sistema, esto es, por la propaganda que dicta el propio sistema.
 
Las capacidades adaptativas del sujeto quedan limitadas en el sistema que interactúa.
 
Las facultades creativas del individuo quedan muy reducidas o directamente anuladas por el pensamiento impuesto desde arriba.
 
El pensamiento del hombre por lo general suele ser unidireccional, esto sucede debido al afán por el beneficio material dentro de un sistema que prima en esencia el valor del dinero y que trabaja por y para el capital (trabajo asalariado), y de cualquier forma que le reporte algún tipo de ganancia o de cualquier otra índole, el interés particular del hombre en este campo es vital para su supervivencia.
 
En una sociedad jerarquiza el hombre sólo busca medrar a costa de sus semejantes, para eso tiene que competir e intentar anular a su adversario.
 
Las técnicas psicológicas que utliliza el sujeto para poder sobrevivir se reducen al pensamiento especulativo y estratégico que dictan las normas del sistema.
El pensamiento estpeculativo y estratégico crean conflictos internos en el individuo y acaban derivando en las relaciones que tienen y tendrán con sus semejantes.
 
Las relaciones humanas en este sistema generalmente son producto del odio en mayor o menor medida que se dan entre sus miembros, la intensidad del odio vendrá determinada por varios factores: el ambiente, la cultura, la propaganda, el carácter del individuo, el afán de bienes materiales, el afán de fama, el de medro, etc.
 
La sociedad del odio es la que más favorece a los intereses de la élite de poder para poder controlar y dirigir a sus súbditos.
 
El pensamiento especulativo y estratégico del hombre se debe al interés por los bienes materiales, por el dinero y por la fama que ha impuesto una élite de poder capitalista que ha limitado el campo espiritual del hombre y sus relaciones a una faceta donde las religiones mayoritariamente sirven de chivo expiatorio para perdonar las actos cometidos por los creyentes del sistema.
 
Las relaciones humanas se mercantilizan debido fundamentalmente a la propaganda impuesta desde el poder y al interés del sujeto por el dinero.
 
El odio es el motor que pone en marcha y mantiene en funcionamiento el sistema capitalista.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Democratic beauty

A dos metros bajo tierra...





https://www.facebook.com/Terrorismode...
https://twitter.com/terrorismodeaut

"AUSCHWITZ, ¿COMIENZA EL SIGLO XXI? HITLER COMO PRECURSOR." CARL AMERY.





Libro más que interesante, donde se explica el ascenso del nazismo y de Hitler, destacar las reflexiones y el analisis que hace el autor en el tramo final del libro.


Frente a la tendencia generalizada de interpretar el período del
Tercer Reich como una excepcionalidad histórica, como un tumor crecido
en el corazón de la civilizada sociedad occidental, este ensayo
rastrea los fundamentos "científicos" y "filosóficos" así como el
ambiente social en los que se cimentó el engrudo teórico del nazismo y
avisa de su pervivencia en el seno de la sociedad contemporánea. La
tentación de un nuevo planet manager sigue vigente en un mundo en que
la injusticia, las migraciones y la devastación ecológica parecen
problemas inabordables desde las sociedades democráticas.


Como respuesta a esta barbarie, Carl Amery propone el desarrollo de
una nueva solidaridad con la biosfera, el sustrato de la vida, que se
apoye en el conocimiento y en la humildad.