In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

viernes, 29 de noviembre de 2013

"Los Guardianes del Poder. El mito de la prensa progresista" David Edwards y David Cromwel

Libro recomendado e interesante en su conjunto.





¿Cabe esperar que un sistema de medios de comunicación corporativista cuente la verdad sobre un mundo dominado por empresas? ¿Pueden los periódicos, incluidos los «progresistas», informar de forma objetiva sobre el cambio climático o la explotación laboral cuando son entidades lucrativas cuyos ingresos dependen de sus clientes publicitarios? Las páginas de este libro, repletas de entrevistas y correspondencia mantenida con multitud de profesionales de la información, son una lectura imprescindible para cualquiera que pretenda profundizar en la incompetencia de los medios de comunicación supuestamente «liberales» a la hora de informar sobre lo que realmente acontece en el mundo. Este trabajo pide cuentas a los periodistas por su distorsionada información sobre Irak, Afganistán, Kosovo, Haití, Timor Oriental, los crímenes de Occidente en Centroamérica, etc. Sus sorprendentes y a menudo indignantes respuestas revelan arrogancia, una inmensa falta de responsabilidad y un desmedido servilismo para con el poder.

«El libro más importante sobre periodismo que yo recuerde». John Pilger

«El análisis crítico de los medios de comunicación, para completar sus cruciales vacíos y corregir la distorsión que crean, jamás ha sido tan importante. Este trabajo ha logrado convertirse en un gran servicio público al abordar esta tarea con energía, lucidez y esmero». Noam Chomsky

"Los guardianes del poder. El mito de la prensa progresista", de David Edwards y David Cromwell. Prólogos de John Pilger y Pascual Serrano. Txalaparta 2011

Leer fragmento del libro:  Los Guardines ...

domingo, 17 de noviembre de 2013

Una parábola sobre el capitalismo.



La muerte de Roger Williamson en el circuito de Holanda pone de manifiesto la encarnizada lucha en la que nos hallamos constantemente.

El trágico accidente mortal de Roger Williamson refleja la absurda competitividad del sistema, de la que sólo sale un único vencedor.

La impotencia de David Purley que intenta ayudar en vano a su compañero atrapado en el coche en llamas definde la futilidad y el sinsentido de la vida, el salvajismo y la brutalidad  en la que nos vemos envueltos y la incapacidad para reaccionar ante las adversidades que se nos presentan,

Representa el egocentrismo del hombre en su fase más primitiva por la conquista de la fama y el dinero que otorga la competición.

La muerte de Roger Williamson supone el fracaso del sistema que ha creado el hombre y también su búsqueda por el sentido de la misma vida al verse sometido a su implacable y fatal destino.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Durante la carrera, uno de los neumáticos de Williamson sufrió un reventón, perdiendo así el control del vehículo. El coche impactó contra las barreras a alta velocidad, siendo catapultado a una distancia de 275 metros por la pista para acabar finalmente boca abajo contra las barreras del otro lado del circuito, después de que el depósito de combustible se incendiase debido al roce contra el suelo. David Purley, amigo de Williamson, salió de su propio coche en un intento desesperado de salvar al piloto accidentado. Williamson no había sido herido de gravedad, y se lo llegó a oir gritando a Purley que lo sacara del coche, mientras Purley intentaba en vano voltear el coche volcado.
En principio, los comentaristas de la televisión holandesa, el control de carrera y algunos otros pilotos asumieron que fue el coche de Roger el que sufrió el accidente, y que el piloto había escapado indemne, lo cual resultó en que la carrera prosiguió con total normalidad.
Los comisarios de la esquina donde había ocurrido el accidente estaban mal entrenados y equipados, de modo que fue el propio Purley quien debió usar el extintor para tratar de apagar el fuego. La vestimenta de los comisarios no era ignífuga, de modo que éstos se limitaron a esperar a que llegase el camión de bomberos mientras la carrera seguía en progreso. El fuego fue relativamente débil durante tres minutos, tiempo suficiente para voltear el coche y sacar a Williamson, pero Purley no podía hacerlo solo. En lo que ha sido considerado como el aspecto más impactante del incidente, uno de los comisarios intentó alejar a Purley de allí mientras Williamson permanecía atrapado e indefenso. Algunos espectadores, ante la indiferencia de los comisarios, intentaron saltar las vallas de seguridad y entrar al circuito, pero les fue impedido por el personal de seguridad, que empleó perros.
Para cuando el camión de bomberos llegó, Williamson había muerto. Los comisarios se limitaron a colocar un manto blanco sobre los restos del coche y dejar que continuara la carrera.
Probablemente, éste fue uno de los días más tristes de la Fórmula 1. La pérdida de Williamson fue representativa de las muertes o lesiones de muchos pilotos de la época, y fue la primera vez que un evento tan trágico era retransmitido por televisión para un público tan amplio. El accidente puso de manifiesto las deficiencias de la seguridad de los Grandes Premios. Niki Lauda declaró tras la carrera que se sentía "extremadamente triste y culpable" de que nadie hubiese podido o querido ayudar a Purley.
Varias fotografías de las tomadas por Cor Mooji de los intentos de David Purley por salvar a Williamson obtuvieron el premio World Press Photo de deportes en 1974. En 2003, el trigésimo aniversario de su accidente mortal, una estatua en bronce de Williamson fue erigida en el circuito de Donington Park, en la localidad natal del piloto. Tom Wheatcroft, quien había apoyado económicamente a Williamson durante buena parte de su carrera, describió el día de la muerte de Williamson como "el día más triste de toda mi vida".



miércoles, 13 de noviembre de 2013

La Sexta y su defensa del Estado.







El fortalecimiento del Estado es una cuestión fundamental para la élite y pasa por sacar a la luz pública mediante los medios de comunicación (principalmente controlados por ellos) los casos de corrupción a nivel político y financiero, que utlilizan como chivo expiatorio para consolidar su poder en el sistema y como fin para un nuevo recondicionamie nto de la sociedad en general.

La corrupción a nivel social, cómo la delincuencia en general, el tráfico de drogas, y otro tipo de actividades ilegales, etc, destapada por los programas de televisión son una constatación de la recuperación ficticia del Estado de derecho que la élite ordena y ejecuta mediante los mecanismos de dominio del Estado de los que dispone para su posterior control sobre la sociedad.

La estrategia fundamental de la élite es el control sobre la opinión pública mediante los acontecimientos que ellos consideren más relevantes y así poder establecer prioridades para implementar a nivel social y someter a la ciudadanía a sus designios.

El fin de estos programas no es el debate entre la supusta "derecha" o la "izquierda" en el ambito social, ni tampoco entre la lucha de clases, sino más bien, en el lavado de cara del Estado de derecho y del Estado de bienestar en la actualidad desmoronándose debido a la crisis económica entre otros factores, es decir, la función de los programas de la sexta es la de reforzar y consolidar el prestigio del Estado y del sistema que lo sustenta, en este caso el capitalismo, aunque hayan contradicciones entre algunas de las funciones del Estado y las de los sectores más radicales del capitalismo que a veces operan en distintintas direcciones, pero que al final tienen que ponerse de acuerdo y unir sus intereses para poder sobrevivir como entidades de poder dentro del sistema.

Cuando me refiero al sistema en general, es a una sociedad mayoritariament e y netemante capitalista

En la sociedad de la información el que ostenta el poder es el que dispone de más recursos para influir sobre la opinión pública y también el que acaba por moldear el pensamiento y la voluntad del individuo.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Puig Antich. Les ultimes hores (Francesc Escribano, 1989) - Subtítulos castellano






El 2 de marzo de 1974 moría el garrote el miembro del grupo libertario MIL Salvador Puig Antich, acusado de la muerte de un policía en el momento de su detención, lo que nunca fue probado. Fue juzgado por un tribunal militar y condenado a muerte. A pesar de las demandas de indulto recibidas, el consejo de ministros presidido por el general Franco ratificó la sentencia, que se cumplió rápidamente. Mientras tanto, los medios de comunicación hablaban del campeón de boxeo Urtain.

Subtítulos castellano. "Puig Antich: les últimes hores"

Enlace emule documental:  "Salvador Puig Antich"

Enlace video online: http://www.tv3.cat/videos/1404339/Puig-Antich-les-ultimes-hores