In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

martes, 30 de junio de 2015

Nuevo Orden Mundial.










Que vivimos tiempos caóticos y de incertidumbre a nivel general no es ninguna novedad, podemos decir ya: que estamos en el Nuevo Orden Mundial al implantarse y consolidarse el Capitalismo a escala planetaria, también podemos decir que estamos en guerra permanente a nivel global, en Occidente -de forma velada- sobretodo con pocos conflictos bélicos, pero con crisis económicas en sus respectivos países que posiblemente irán en aumento, y en Asia y Sur- América compitiendo e intentando alcanzar el nivel científico-tecnológico-económico de los países más avanzados en el desarrollo de estas actividades –por cierto tan degradantes y nocivas para la humanidad-, por otro lado en el continente Africano siguen las multinacionales con la ayuda de sus respectivos Estados saqueando de forma directa e indirecta todos sus recursos naturales y empobreciendo y relegando en buena medida a la miseria a la mayoría de sus habitantes.

Y es que el Capitalismo tiene las soluciones más apropiadas para todos los problemas que el mismo crea, la desintegración del individuo por el sistema educacional y cultural capitalista sienta las base y los fundamentos para la competencia y competitividad que surgen en las relaciones humanas, lo que deriva por ejemplo en violencia económica, una violencia estructural (social y educacional) y a la vez estructuradora (estatal) que rige las normas y las leyes de conducta del individuo para poder relacionarse con el prójimo. La inevitable ceguera del individuo que se ve absorbido cada vez más rápidamente por el sistema lo incapacita en sus facultades para desarrollarse como ser humano independiente, y la posible reacción ante el sistema que lo degrada se hace cada vez más difícil, sometiéndolo a sus reglas de juego de forma también cada vez más implacable, una tiranía que se acerca a la dependencia total por parte del hombre-medio al Estado-capitalista.

Esta declaración de guerra de una pequeña minoría es entendida por muchos sólo como un empobrecimiento económico, pero indudablemente va mucho más allá del aspecto material, al destruir al ser humano integralmente y más concretamente en su esencia espiritual, reduciéndolo a una parte más de la gran mega-máquina que en todo momento de su existencia puede ser cambiada por otra más productiva y eficiente y arrojada al cubo de los escombros. Nulificado el individuo como ser humano también se ven seriamente limitadas todas sus facultades y potencialidades que lo reducen a la pasividad absoluta.

Una reacción en cadena que haga despertar a la humanidad de su estado de sueño y letargo, vendría dada por la concepción de que un nuevo mundo es posible, pero dadas las circunstancias en la que nos hallamos actualmente, la posibilidad de una metamorfosis se hace cada vez mucho más compleja y difícil, sabiendo que la concentración del poder económico-militar por parte de una élite va en aumento conforme pasa el tiempo.

4 comentarios:

Piedra dijo...

Creo que ya el "despertar" no tiene demasiada importancia, de poco vale ya. Estamos atrapados por el sistema y no hay donde ni mucho menos como escapar: No podemos salirnos del sistema porque no hay nada más que el sistema, creo que ese es el principal problema, no hay alternativas fuera.

Si intentas dejar de lado el sistema, quedas fuera de juego, sin recursos, sin posibilidad de relacionarte con los demás, pasas a ser un parias literalmente y eres rechazado por todos, así que te ves solo y en la más absoluta imposibilidad de conseguir medios de subsistencia.

Antes quizás podías irte al monte, montar una comuna o algo por el estilo y vivir de la tierra al margen de los demás ,pero ya hasta eso está regulado y en la práctica es casi imposible.

PD: Estoy tan harto como pesimista.

Salud!

Albert dijo...

Según economistas como Santiago Niño Becerra, al sistema capitalista aún le quedan unos cuantos años (de 50 a 100 años creo recordar), lo que sucede que el modelo que hasta ahora se ha venido desarrollando sobretodo en países de Occidente a partir de la Revolución industrial se ha agotado según él.

No soy ningún entendido, pero lo que dice parece tener cierta coherencia si tenemos en cuenta que ya hemos entrado en la última etapa del sistema capitalista basado en la ciencia y la tecnología como pilares y herramientas del desarrollo sobretodo en la eficiencia y el uso de los recursos naturales cada vez más escasos del planeta, es decir, lo que yo llamo la revolución tecnológica o tecno-científica,

También parece tener cierto sentido si consideramos que el Nuevo Orden Mundial creado por la élite de poder se basa en el control total de la población mundial y de los recursos existentes, y está relacionado con lo que dices: cada vez se hace más difícil sino ya imposible poder vivir de forma independiente y autónoma, es decir, libre.

A partir de aquí, pueden ir pasando muchos acontecimientos de diferente índole -que es lo que estamos viendo- pero cuyo fin es condicionar y subyugar cada vez más la vida del hombre.

Albert dijo...

Creo que nuestro trabajo debería ser el de "crear algún tipo de conciencia" para el posible despertar de la humanidad -puede parecer un expresión un tanto manida-, pero es la única vía posible que veo ahora mismo.


Piedra dijo...

Por supuesto, pero el problema llega a la hora de poner en practica esa conciencia, de nada sirve ser consciente si no se está dispuesto a... ¿tu a qué crees?
Porque yo lo tengo bastante claro.