In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

domingo, 23 de octubre de 2016

Sentir por pensar: Carl Jung




"El indio de la tribu Pueblo, Ochiway Biano me dijo: “Qué cruel parece el hombre blanco. Sus labios son delgados, sus narices afiladas, sus caras surcadas y distorsionadas por arrugas. Sus ojos tienen una expresión de mirada fija; siempre están buscando algo ¿Qué es lo que buscan? Los blancos siempre quieren algo; siempre están inquietos e intranquilos. No sabemos lo que quieren. No les entendemos. Creemos que están locos”. Yo [Carl Jung] le pregunté por qué creía que los blancos estaban locos.“Dicen que piensan con sus cabezas” respondió.“Pues claro ¿Con qué pensáis vosotros?” le pregunté sorprendido. “Nosotros pensamos aquí”, dijo, señalándose el corazón."
Carl Jung

Gracias a Liberto.

3 comentarios:

Piedra dijo...

El corazón es mucho más que una simple bomba de sangre y todas las tradiciones así lo recogen. Por otro lado, el "hombre blanco" no es el peor, hay negros, orientales e incluso indios que son bastante peores, refiriéndonos a el comportamiento de su raza o sus pueblos. ;-)

Salud!

Albert A.H. dijo...

En la cultura occidental se impone el pensamiento colonizador desde Alejandro Magno (por poner un ejemplo), aunque fueran las élites de poder las pioneras en el desarrollo de la expansión de los imperios, hay que reconocer una voluntad conquistadora por parte del hombre blanco, es decir, fueron éstos los primeros antes que los indios en la colonización. Esto no quiere decir que haya negros, indios u orientales que sean iguales o peores que los blancos, supongo que el indio se refería en general al hombre blanco civilizado con ansias de invadir y saquear sus tierras para poder enriquecerse.

Salut!

Pablo Heraklio dijo...

De los tres cerebros que habitan en la cultura occidental, hoy día el capitalismo global, cerebro, sexo y estómago, ninguno habita en el corazón. Por eso no se tiene respeto a nada o a nadie, ni así mismos. Ejemplo: políticos.
Salud!