In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

jueves, 12 de mayo de 2016

Estado, sociedad y corrupción.




Contra las injusticias, pensamiento radical.

Tolerar los partidos políticos mediante el voto es tolerar el gobierno de la infamia y de la corrupción, por lo tanto es tolerar también las injusticias que se cometen en este mundo en nombre de la libertad, la igualdad y de la fraternidad.

El trabajador asalariado en vez de sentirse un ser explotado y por lo tanto esclavizado como antes, hoy se siente un privilegiado comparado con el resto de parados que están esperando las migajas del pastel que reparte el Capitalismo para ser explotados nuevamente.

El sistema represor en el que se constituye la élite de poder equivale a la normalidad de los hechos que aprueban en un consenso la minoría que gobierna y una mayoría de gobernados del conjunto de la sociedad, lo que se convierte en un demofascismo que asimila cada vez más leyes represoras que dicta la élite para gobernar a sus súbditos, es decir, el pueblo es reprimido, vigilado y condenado por el mismo pueblo para el mejor gobierno de los gobernados, la meritocracia se sirve de los mejores gobernados para de este modo reprimir a la disidencia que se opone de forma más o menos clara al sistema de dominación.

Como de las esperanzas y de las ideas se vive, también se puede vivir de las ilusiones que proyecta el sistema de dominación a través de la propaganda en forma de esperanzas e ideas falseadas por medio de información manipulada.

En las condiciones que nos encontramos y debido al fortalecimiento del sistema de dominación en general, la pauperización y atomización del individuo y de la capas sociales sobrantes y menos adaptadas del sistema irá en aumento, de lo que se desprende que el grado de rebeldía de las masas desposeídas entre otras cosas de los medios de producción para la supervivencia y de la capacidad de enfrentamiento se diluirá a favor del grado de dependencia y por lo tanto de sumisión y obediencia al sistema que las oprime.

La sociedad ha colapsado porque es impotente antes las injusticias que se cometen en la actualidad, en estas circunstancias el colapso es controlado por el Estado que protege y gestiona la corrupción del mismo y de la sociedad en general.

La sociedad sólo puede ser movilizada por los medios de información masivos que están al servicio de la élite de Poder, sin embargo es incapaz de dar un paso por ella misma.


La societat és degrada en funció de les injusticies que comet l'Estat.


1 comentario:

Piedra dijo...

Efectivamente, así que malos tiempos corren y peores nos esperan.
Quizás aun falten varias generaciones para que se pueda pensar de nuevo en la posibilidad de una revolución (no prefabricada).

Salud!