In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

sábado, 12 de julio de 2014

¿Es posible la revolución?




Le tomo el título prestado al libro de Jacques Ellul para escribir este nuevo artículo,  en el que intentaré explicar por qué cada día que transcurre se hace más difícil el poner en marcha una revolución, pero ¿a que revolución nos referimos?, evidentemente a una revolución total, no a lo que la inmensa mayoría de la gente quiere, simples reformas para después llegar al mismo punto de estancamiento,corrupción, barbarie y tragedia como siempre ha sucedido con todas las revoluciones que ha habido durante la historia de la humanidad, sólo hace falta revisar por ejemplo las revolución francesa y rusa para llegar a las mismas conclusiones.

Uno de los principales factores por el cual fracasaron estas revoluciones es la falta de actitud y de conciencia de la inmensa mayoría de los individuos para poder llevar a cabo semejante empresa.

Iniciar una revolución integral no puede ser obra sólo de una pequeña minoría, tiene que prepararse y consensuarse por una mayoría de ciudadanos con espíritu activo, ideas claras, sin conflictos psicológicos, con apasionamiento, vitalidad, convicción, sin ningún tipo de limitaciones para la realización y consolidación de un nuevo sistema.

Una revolución de este tipo a día de hoy es impensable, no obstante como reza el dicho "mientras hay vida, hay esperanza".

De algún modo, activar la conciencia humana es el nuevo reto en el que estamos inmersos, porqué a todos nos afecta, y ponerla en marcha también debe ser obra de una mayoría de hombres y mujeres.

La revolución como decía Ellul es necesaria y acabará por ser dentro de poco inminente, de lo contrario la humanidad se verá abocada al fracaso como especie.

Demasiadas son ya las advertencias que el mundo ha dado, y los seres que habitamos en él, deberíamos de aprender de una vez, que las amenazas y los peligros al que estamos expuestos (por nuestra negligencia) son una realidad de la que no podemos ni podremos escapar, y en la cual sucumbiremos, sino ponemos remedio a los conflictos personales e interpersonales que nos reprimen como seres humanos para desarrollarnos correctamente en un nuevo sistema de interacción sin restricciones, divisiones ni enfrentamientos.

Acabo el artículo con una reflexión de Mark Twain sobre la humanidad en la que decía lo siguiente: "El hombre es un experimento; el tiempo demostrará si valía la pena", por ahora en lo que se refiere a la historia de la humanidad aunque muchos se empeñen en demostrar lo contrario con hábiles embustes y tretas, y pese a quién le pese, el hombre va camino hacia el fracaso a pasos agigantados,  debido entre otras cosas a la técnica como bien apuntó Ellul en día.

1 comentario:

Piedra dijo...

Se necesita una mayoría significativa, pero esto cada día en que la raza humana se degrada más (es degradada) se complica, así que a mi modo de ver la única posibilidad que tendríamos sería una catástrofe natural, (porque las artificiales se provocan con el final previsto y calculado) imprevisible y radical que de forma fortuita eliminase a la mayor parte de la población y los supervivientes, unos por ¿suerte? ya hubieran estado mentalizados y otros debido al trauma aceptasen el cambio de mentalidad necesario.

Saludos.