In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

martes, 26 de enero de 2010

El hombre político.



El nacimiento del hombre “político” es la posible consecuencia que tuvieron las sociedades que empezaban a organizarse en grupos, para poder establecer unas normas y reglas para que la conducta de los individuos que la integraban pudieran establecerse como un clan consolidado y por ende tener mayores posibilidades de sobrevivir en cooperación mutua. También debían de disponer de normas de convivencia para evitar los conflictos que se pudieran dar entre los individuos que la integraban y fortalecer los vínculos entre ellos formando familias dentro del grupo, cuyo poder lo sustentaba, el hombre que reuniera las mejores habilidades, como la inteligencia para dirigir al grupo en las que estuvieran en situaciones peligrosas o adversas por cualquier motivo que se les pudiera presentar. El tema de la seguridad ante un inconveniente o incertidumbre que surgiera en el hombre de la tribu o clan, sería resuelto al transferirle el problema a su líder o sabio que se encargaría de resolverlo, es en este punto donde la figura del sabio se afirma y adquiere todo el poder sobre los integrantes del clan. Los miembros están subordinados a su gurú, esté les indicara los pasos que tendrán que dar en cualquier situación problemática y de preocupación. Podemos hacer alguna pregunta que otra como:

¿Por qué, los individuos de las tribus cedieron su libertad a cambio de “seguridad”, a un líder y le otorgaron todo el poder?

¿Se presenta quizá el miedo tanto con nuestros ancestros como en la presente, un factor inherente a la gran mayoría de los seres humanos, que lo merma en sus facultades psicológicas y lo limita hasta paralizarlo ante las adversidades propias y lo condiciona en la toma de decisiones, lo que conlleva también su forma de proceder?

¿Necesita la gran mayoría de los hombres ser dirigido, gobernado por un jefe, o mandatario, que inevitablemente lo tendrá que reducir en su voluntad y la toma de decisiones?

¿Es el hombre un autómata que solo se rige por voluntad ajena y actúa según las circunstancias que le ofrezcan mayores posibilidades sobre la seguridad de su supervivencia?





4 comentarios:

Pannekoek dijo...

Muy interesante tambien tu blog, pues soy de los que considera muy importante tanto la revolución interior como la exterior. Detesto el "materialismo vulgar" que se nos ha vendido como "marxismo". Igual te interesaría el texto de Pannekoek, "Lenin fiolósofo" o la filosofía de Dietzen.

José Luis Ríos dijo...

Hola, Matapuces. Me alegra ver que coincidimos en el gusto de leer a Thoreau, de hecho la idea de "paseo diario", en mi caso frecuentemente haciendo fotos, se me ocurrió leyendo su libro "Caminar", aunque he leido y sigo leyendo Walden.

Saludos

Matapuces dijo...

Bienvenido Pannekoek, no conocía los textos de "Lenin filósofo" y tampoco el de Dietzen, apunto las recomendaciones y también visitaré tu blog personal.
Saludos!!

Matapuces dijo...

Hola José Luis, estamos siempre de enhorabuena al leer algun escrito de Thoreau, palabras mayores de un maestro quue reconocio la magia de la naturaleza como muy pocos han sabido discernir.
Saludos!!