In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Reflexiones sobre el Capitalismo.




En buena medida es el trabajador asalariado medio quien con más ahínco se dedica a producir y consumir ya que no puede acumular grandes cantidades de Capital en forma de dinero o bienes, y si lo hace en pequeñas cantidades éstas son gestionadas por los bancos. Es el burgués de clase alta quien puede y se dedica a acumular grandes cantidades de Capital e invertirlos para generar más Capital a través de la explotación de la clase obrera de base, de manera que la concentración de Capital de las multinacionales y los bancos es cada vez mayor ya que el Estado los ampara con sus leyes.

Es la concentración de Capital en manos de la alta burguesía la que puede generar más beneficios a corto plazo, de esta forma se puede acumular más Capital con mayor facilidad. Al Estado le interesa que sea el obrero de base quien consuma más porque así se asegura más réditos para el burgués y el Estado puede recaudar más fondos a través de los impuestos (directos e indirectos), la máxima circulación de dinero por el sistema es la base de la dominación Capitalista.

El triunfo del Capitalismo como religión ha sido, es, y será el crecimiento en tanto que acumulación de riqueza en base a la técnica y a la ciencia como medios para garantizar los avances y el desarrollo de tecnologías más perfeccionadas para la acumulación y control de Capital e información que el sistema precisa para la dominación.


La atracción por las máquinas surge de la necesidad de hallar un sentido a la vida, un sentido religioso que crea en nuevo dios para satisfacer tanto las necesidades materiales como espirituales, necesidades que ha ido perdiendo paulatinamente el ser humano a lo largo de la historia al depender cada vez más del aparato tecnológico impuesto por el sistema de dominación capitalista.

La utilización tanto de la derecha como de la izquierda en todo el espectro político por parte del Poder, es decir, del Estado y el Capital es el arma para destruir todo intento de emancipación verdadero del ser humano y de la sociedad que la disidencia organice fuera de las estructuras e instituciones del Poder.

Una sociedad jerárquica es una sociedad injusta.

El miedo es el principio rector de la voluntad de poder y por lo tanto la raíz del sufrimiento y el odio.

La inteligencia es hija de la inocencia


La societat de la por és la societat de la desconfiança i la societat de la paranoia.

2 comentarios:

Piedra dijo...

Por eso la mejor forma de combatir el capitalismo (la esclavitud) es no producir ni consumir más que lo imprescindible, compartiendo, ayudando, regalando, todo lo que se pueda.

Un saludo!

paolo dijo...

Buenas
Piedra, por imprescindible te refieres a producir un poco más de lo que consumes para hacer, por ejemplo, trueque???
Te lo digo porque es lo que hago desde hace tiempo con el huerto, y la cosa mejora y mucho
Un saludo