In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

viernes, 10 de junio de 2016

El infantilismo como herramienta de dominación.




El estado permanente de infantilización de la sociedad desde la cuna hasta la tumba es posible por la delegación de la responsabilidad que hace el individuo (de él y sus semejantes) a unas instituciones que ha cambio de seguridad y cierto bienestar en forma de entretenimiento, le ofrecerá su fuerza de trabajo y en buena medida el consentimiento para hacer de su vida una continua obediencia basada en la mayoría de las ocasiones en la resignación e incapacidad del sujeto o en una minoría de las ocasiones en su ansías de conquista por el poder económico y político.


El infantilismo en el peor sentido de su acepción produce la "inconsciencia" (entrecomillo para no darle un sentido literal al término pues considero que no se nacemos inconscientes del todo, sino mas bien nos convertimos por influencia de la propaganda en seres en mayor o menor grado inconscientes) que después podrá usar el hombre para justificarse de las mil y una maneras o de otro modo alegar ignorancia sobre unos sucesos que le competen o lo acabarán competiendo de alguna manera en el transcurso de su vida.


La cura al infantilismo pasaría por erradicar sobretodo y en buena medida la obediencia a las instituciones que por excelencia representan el poder y al semejante que nos quiera someter de alguna forma.


La toma de responsabilidad o de conciencia hacia uno mismo y después a nuestros semejantes será vital para producir un cambio radical y significativo, de manera que podamos tomar las decisiones más relevantes que nos afectan y así ser lo suficientemente autónomos e independientes para también ser libres de nuestros actos con nosotros mismos y los otros.


Fomentar el infantilismo de las instituciones como primero la escuela, después el instituto y la universidad, pasando por la familia y rematándolo con la propaganda a través de los medios de comunicación de masas (cine, televisión, radio, literatura e internet) sólo crea y creará más confusión y caos en la sociedad, constituyendo individuos atomizados, temerosos y mediocres. Seres que agonizan y sobreviven por puro instinto de supervivencia alimentándose de engaños inducidos desde el poder (sistema de dominación) para de esta manera poder autoengañarse y reconfortarse en su mediocridad e infantilismo.


Evidentemente esperar un cambio desde el exterior es un signo de infantilismo, las instituciones, es decir, el Estado junto con el Capital y el monopolio de la propaganda que ejercen a la par con sus medios de comunicación de masas siempre velan y velarán por sus respectivos intereses, el Poder institucional y económico estarán siempre garantizados si la propaganda es recibida y asimilada por el consumidor pasivo, de este modo la información da forma al pensamiento para concretar y definir después la voluntad del individuo mediocre, su esfera privada es invadida por la información desde los medios de comunicación de masas  para después conformar la esfera pública en la que actúa el individuo en el plano social, de manera que las relaciones sociales quedan definidas por el Poder a través de sus medios de persuasión que son aceptadas por una inmensa mayoría de la sociedad.

3 comentarios:

Piedra dijo...

Para mi es uno de los males de nuestra sociedad y el responsable por ejemplo de que la gente vote a ladrones, sabiendo que lo son.
Yo vivo en una pequeña comunidad de vecinos en la que todos delegan absolutamente todo, parece que viva en una guardería, así comprendo que estos mismos imbéciles sean incapaces de nada en sus vidas, más allá de lo que el sistema les (permite) obliga.
Si no son capaces de gestionar su vida familiar y personal, como van a querer hacerlo de la vida política, y así nos va.

Albert dijo...

Y seguirá así, de mal en peor. Parece que lo que esté pasando en Francia no le afectará a nadie más de fuera del país, este hecho ya es significativo, es que el proletario francés está muy mimado y hay que bajarle los sueldos y hacer que trabaje más, así piensa la clase dirigente y más de un asalariado de apaña. En fin que como dice el dicho pagamos justos por pecadores...

Por cierto, dejo el enlace de este artículo:

https://elsalariado.info/2015/07/06/los-origenes-de-la-policia/

Salut!

Piedra dijo...

Muy bien el enlace, me gustaría ver como reaccionaban muchos policías si lo leyesen, (suponiendo que tuvieran cerebro suficiente como para entender algo de lo leído).

Salut!