In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

jueves, 24 de abril de 2014

La autoridad como elemento de barbarie y terror (II): Los sucesos de Yeste (1936)



                         Campesinos asesinados en la sublevación de Yeste.



El 29 de mayo de 1936 pocos días antes de estallar la guerra civil española, se produjo en la población de Yeste una masacre en la que la Guardia civil fue la responsable de lo que sucedió durante ese día, y que fue la antesala también de los horrores que se iban a producir durante el transcurso de la guerra.
Pero centrémonos en los hechos acaecidos en Yeste.
¿Son justificables las medidas que tomaron los cuerpos represivos del Estado durante los enfrentamientos que tuvieron con los campesinos?, evidentemente que no lo son, no se puede justificar de ninguna manera las acciones de los guardia civiles. Los campesinos de Yeste  pagaron un precio muy alto por su osadía, enfrentarse a la autoridad es un delito contra el sacro- Estado, con lo que fueron duramente reprimidos y asesinados sin contemplaciones, sin ningún tipo de escrúpulo fueron cayendo durante la contienda.
Pero, ¿qué pasó realmente en Yeste?, en el libro los "Sucesos de Yeste" de Manuel Requena Gallego para mi bastante fiable, con testimonios de lo ocurrido y con documentación contrastada, podemos consultar los hechos y el porque sucedieron estos terribles acontecimientos.




"El 29 de Mayo, a las ocho de la mañana, salieron de Graya, diecisiete guardias civiles conduciendo a seis presos hacia Yeste, población que se encontraba a 15 kilómetros. Siguió a la comitiva un gran número de personas, que se fue incrementando a 10 largo del recorrido. A 4 Km. de Yeste, algunos de la Gestora hicieron un esfuerzo por mediar en la situación, indicando a los guardias la conveniencia de liberar a los presos para evitar un enfrentamiento, a 10 que se negaron rotundamente.
Mientras, en Yeste, el alcalde Germán Gónzález realizaba una gestión mediadora ante el Oficial Jefe de la Guardia Civil. En ella se puso de relieve lo imprevisible que podía resultar la salida de la situación existente, por lo que era conveniente la puesta en libertad de los detenidos, comprometiéndose éste a acompañarlos ante el juez para los trámites de rigor. Accedió el oficial a soltarlos y mandó al brigada Félix Velando, a tres guardias y a los gestores del Ayuntamiento, Andrés Martínez y Justo Marín, con el objeto de calmar los ánimos y soltar los presos (12).
La comitiva se acercaba a Yeste y los presos seguían detenidos ante una multitud amenazadora que les seguía en actitud inquieta. Hasta que, en el barranco de la Fuensanta, el gentío cortó el paso y rodeó a los guardias que traían a los detenidos, pidiendo insistentemente su libertad. La tensión se hizo patente en los rostros .~endurecidos y ceñudos de ambos bandos. Los guardias se situaron en los:altos vigilando los movimientos y ordenando guardasen las distancias. La llegada del grupo dirigido por el brigada, quien ordenó soltar a los presos\- evitó el enfrentamiento. Tras un titubeo, los guardias acataron la orden. Estallaron gritos de alegría entre la muchedumbre, pero la tensión acumulada hizo que entre algunos guardias y paisanos se entrecruzaran insultos que degeneraron en agresiones mutuas (13). Uno de los paisanos, Miguel Tauste, golpeó al guardia Pedro Domínguez, le arrebató el arma y disparó contra él, causándole la muerte.
Se inició una lucha cuerpo a cuerpo, pero la mayor parte de los guardias, haciendo uso de sus armas, dispararon sobre la población, lo que provocó el pánico y la huída al monte, pues éstos carecían de medios eficaces de defensa (14). Cayeron muertos, en este lugar, siete u ocho personas y varias quedaron heridas.

La Guardia Civil dominó la situación y persiguió a los que huían, disparando sobre ellos (15). El primer Teniente de Alcalde, Andrés Martínez Muñoz, intervino para pedir tregua. El brigada que le había acompañado anteriormente, disparó sobre él causándole la muerte (16). También murió el otro concejal, Justo Marín Rodríguez, a consecuencia de los disparos recibidos en la espalda cuando salía de donde se había refugiado. De tres personas que se habían escondido en una alcantarilla cercana, murieron dos a causa de los impactos de bala recibidos estando dentro de ella, mientras el tercero resultó herido de gravedad (17). Fue una guerra sin tregua que duró hora y media.
Los guardias recogieron a sus heridos para trasladarlos al pueblo, sin prestar ayuda a los demás que estaban desangrándose y que no podían esperar ayuda, pues nadie se atrevía a salir de su casa por temor a recibir algún disparo.
La gente que había huido después de los disparos, se dirigió al pueblo y contó cómo los guardias habían disparado contra ellos, pero nadie pudo explicar detalladamente lo ocurrido. La gente que había permanecido en el pueblo preguntaba a los que acababan de llegar por los muertos y heridos por si algunos de sus familiares estaba entre ellos; algunos lloraban con rabia su incertidumbre y su impotencia. El desconcierto y el odio les llevó a proferir insultos contra la Guardia Civil; mientras algunos hablaban de organizarse para luchar contra ellos.
Ante el estado de excitación callejera, los guardias comenzaron a disparar sobre los grupos de personas que se hallaban en la calle. Un testigo presencial nos contó cómo fue herida Librada Fernández, mientras se encontraba en la calle comentando lo ocurrido. Todos se recluyeron en sus casas atemorizados y sin comprender lo que iba a ocurrir, quedando las calles desiertas, bajo la vigilancia del constante patrullar de aquellos. Por la tarde murió una persona y cinco resultaron heridas (18). Por la noche se registraron los domicilios de los líderes de la izquierda que habían decidido esconderse, mientras no se aclarase la situación, pues temían ser asesinados.
La gente que había vuelto a Graya estaba asustada por lo ocurrido y todo el mundo marchó a casa de familiares afincados en otras zonas o durmieron en el monte, pues temían que aquella noche llegasen los guardias, detuvieran a todos y quemasen el pueblo (19). El enfrentamiento produjo dieciocho muertos (17 vecinos y 1 guardia civil) y una gran cantidad de heridos (20).
Al día siguiente continuaron los registros domiciliarios y la búsqueda por la sierra de los elementos más destacados de la izquierda. Simultáneamente, se efectuaron detenciones masivas, para determinar la participación de éstos· en 10 ocurrido. Los sospechosos fueron encarcelados en el castillo, que cumplió la función de prisión, en espera de ser trasladados a Hellín (21). No se registró resistencia de la población que estaba anonadada ante el gran número de fuerzas del orden llegadas de fuera" (22)

                                              Conclusiones.

"Al llegar al final de nuestro trabajo podemos extraer las siguientes" conclusiones:

"1. a Los sucesos de Yeste se produjeron a raiz de la acumulación de elementos perturbadores que tuvieron su detonante el 29 de Mayo de 1936. El conflicto se suscitó a causa de:

a) La incidencia negativa que tuvo la construcción del pantano de la Fuensanta en la economía y en la vida social de Yeste. Al construirse el embalse se inundaron las escasas y codiciadas tierras de regadío, privando para siempre a la población y al municipio de los beneficios y la faena que les proporcionaba. No se debe olvidar, como ya indicamos en su apartado correspondiente, que este pueblo era básicamente agrario con pocas tierras cultivables (17'55%) y la mayor parte de ellas de secano. De esta forma, podremos comprender mejor la trascendencia que tenían las tierras de regadío inundadas. Además, debido al pantano, se dejó de realizar el transporte de la madera por el río privando de trabajo a los grupos dedicados a ello, a la vez que entorpeció la actividad maderer~, segunda fuente de riqueza del municipio. Todo ello empobreció aún más a la gran masa de jornaleros (71 '5 % de la población activa) e incrementó el número de parados, que ascendía en la primavera de 1936, a casi la mitad del sector laboral.

b) La Ley de Términos .Municipales agravó la situación de paro, preocupante desde mediados de 1933. Una ley que, promulgada por Largo Caballero con el fin de beneficiar a los indefensos jornaleros frente a los grandes propietarios, tuvo nefastas repercusiones para los trabajadores de Yeste. Estos se encontraron sin trabajo dentro del municipio y sin posibilidades de contar con la ayuda que suponía en su precaria economía el salario obtenido durante la temporada de recolección en las zonas de la Mancha o en Andalucía, ya que tenían preferencia los trabajadores locales en la obtención de faena frente a los forasteros.

c) Las promesas de puesta en regadío de algunas tierras de secano en Yeste, las cuales serían repartidas entre la población jornalera más necesitada, no se llevaron a cabo. Estas promesas arrancaban de la misma orden de concesión de las obras del pantano de la Fuensanta, en el que se hacía mención del "establecimiento de nuevos regadíos en la cuenca propia del embalse". Posteriormente el Ministro de Obras Públicas, Indalecio Prieto incluyó entre sus planes de regadío al municipio de Veste; y su sustituto, Guerra del Río, lo había prometido, ante todo el pueblo, con estas palabras: "el pueblo de Veste tendrá su zona de riegos y su canal. Porque es justo y humano que el agua embalsada aquí, que fecunda las huertas maravillosas de Alicante y Murcia, riegue también la vega de Yeste". Pero nunca se llegó a realizar esta promesa ya que la Confederación Sindical Hidrográfica del Segura supo maniobrar dentro de los distintos gobiernos de la República para conseguir sus propósitos.
Esto engendró en la población desconfianza hacia el Gobierno y un sentimiento de impotencia en su pobreza, terreno propicio donde germina la desesperación y la hostilidad, producto de un largo período de callada resignación.

d) El deseo de tierras y trabajo llevó a los jornaleros a chocar con los propietarios y con la Guardia Civil, institución al servicio y defensa de la propiedad privada en el campo y, en muchos casos, de los intereses particulares del gran propietario; por eso resultaba tan odiosa para los campesinos.

e) La victoria del Frente Popular creó un espíritu de triunfo y liberación, y la esperanza entre los campesinos más politizados de que, tras la derrota de la derecha, había llegado el momento de obtener lo que con tanta paciencia habían solicitado y que era el slogan del movimiento campesino: tierra, pan y trabajo. Pero el Gobierno del Frente Popular era esencialmente burgués y sus reformas pasaban por el respeto a la propiedad privada, lo que retrasaba la Reforma Agraria y el reparto de tierras, obligando a los campesinos a la ocupación de fincas para satisfacer su necesidad de tierra y trabajo.

f) La existencia de tierras, antiguamente comunales, en manos de los grandes propietarios, como el caso de la "Umbría del río Segura" propiedad de Antonio Alfaro, y la lucha por recuperarla a cargo de los campesinos, ocupando .dicha propiedad.

2. a Entre los conflictos agrarios, el que nos ocupa en el presente trabajo, se incluye dentro de la tipología de enfrentamientos entre los campesinos y la Guardia Civil. Este tiene unas características similares a otros hechos como Casas Viejas (Cádiz), Arnedo (Logroño), etc. que se pueden concretar en:

a) La chispa que desencadena el conflicto suele ser el más intrascendente detalle que sirve de detonante a la contenida agresividad entre los contendientes. En el caso analizado en este trabajo, comprobamos que los insultos y gestos airados entre campesinos y Guardia Civil, se producen después de soltar a los presos, generando agresiones mutuas que acabaron con el luctuoso saldo de 17 vecinos muertos y un guardia civil. Podemos observar que esto tiene una similitud con la muerte de doce campesinos en la revuelta de Casas Viejas a causa de los disparos de los guardias de asalto irritados por la mirada insolente que uno de los campesinos detenidos dirigió al Capitán Rojas.

b) La represión desmedida de la Guardia Civil sobre los manifestantes, en la mayor parte de los casos inofensivos e indefensos, puso en evidencia 'el odio existente entre esta institución y el campesinado. Por ello, la izquierda socialista, los comunis'tas y los anarquistas pidieron la erradicación de este cuerpo del campo. En Yeste, una vez dominada la situación después del enfrentamiento, los guardias siguieron disparando sobre cualquier ciudadano, simplemente por el hecho de ser de izquierdas o por parecer sospechoso, lo que originó unos cinco muertos más.

c) La utilización de fuerzas del orden provenientes del exterior hicieron más dura la represión, pués no habían vínculos entre éstas y los campesinados. Además, su desplazamiento obligado hasta el lugar del conflicto engendró hostilidad hacia los causantes de la revuelta, al identificarlos como los culpables de sus molestias.
Por otro lado, conviene señalar algunos aspectos que, en cierta medida, le diferencian dentro del grupo:

a) No estuvo motivada por consignas políticas, ni dirigida por partido alguno. Fue un movimiento espontáneo de solidaridad de la población que decidió salir, abandonando su trabajo, al encuentro de los guardias para obtener la libertad de los seis presos que traían desde Graya a Veste.

b) Se da en un municipio donde no predomina el latifundio.

3. a Los hechos locales tuvieron su trascendencia a nivel nacional al plantearse su discusión en las Cortes. Esto suponía el riesgo de un enfrentamlento entre los partidos componentes del Frente Popular, que podía significar el resquebrajamiento de éste y, en conseCuencia, una crisis de Gobierno que, de alguna manera, podía favorecer a la derecha "golpista" ~ Pero, Largo Caballero al frente del ala radical del partido socialista y el partido comunista, comprendieron que las condiciones no eran favorables para la toma del poder por la clase obrera; por tanto decidieron no atacar al Gobierno, pero tampoco perder la oportunidad de llamar la atención para que se avanzase más rápidamente en la cuestión agraria, por lo que apoyaron la realización del debate. La derecha consideró inoportuno intervenir en la cuestión, esperando que ésta mostrase las fisuras existentes en el Frente Popular.

La discusión en las Cortes puso en evidencia que la alianza del Frente Popular era sólida, lo que llevó a un sector importante de la derecha a reforzar su creencia de que sólo un golpe militar podría poner fin al Gobierno, acción que se llevaría a cabo un mes más tarde. Con ello, se iniciaba el estallido de lucha de clases, general y abierta.

4. a La problemática tratada en esta monografía se mantiene vigente en la actualidad, tanto a nivel nacional, como local. El campo español tiene pendiente hoy en día, aunque con planteamientos diferentes, aquella Reforma Agraria truncada con la caída de la República, la cual se pone de manifiesto en las reivindicaciones de tierras y ,ocupaciones de fincas, llevadas a cabo por el campesinado del Sur en las zonas latifundistas. A nivel local, Veste ha seguido padeciendo injusto trato por parte de los Gobiernos posteriores, pues aquellas promesas de regadío y distribución de tierras, indispensables para su economía y bienestar, continúan incumplidas en el presente".


Podríamos afirmar sin dudarlo que una de las principales causas del estallido de la guerra civil fueron las rebeliones sobretodo en al ámbito rural que se fueron sucediendo antes del conflicto, en concreto, la intervención del Estado en las poblaciones tuvieron consecuencias nefastas para los campesinos, la reforma agraria que también se se negó junto con la desamortización de tierras y bienes entre otras leyes aniquiló lo comunal, la auto-gestión y el auto-gobierno entre la población rural para ceder la plena potestad al Estado.



Para contrastar más información: “La guerra empezó en Yeste”
Artículo la Vanguardia Española: "Los sucesos del viernes en Yeste de Albacete"
Libro "Los Sucesos de Yeste" de Manuel Requena Gallego




No hay comentarios: