In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

viernes, 16 de agosto de 2013

Los ricos también mueren.




Tras la noticia del fallecimiento de Rosalía Mera, cofundadora del imperio Inditex junto con su exmarido  Amancio Ortega  se podría cuestionar e investigar los orígenes, motivaciones y porqués que tienen los hombres para la acumulación de bienes y capital, es decir, de riqueza, pero este debate que supondría tener que analizar la estructura de la conciencia humana daría pie a formular también el sentido de la vida que le da cada individuo a su existencia, una tarea en la que también hallaríamos aparte de los factores internos de la conciencia, factores creados por el pensamiento del hombre a lo largo de la historia en forma de propaganda que sirven para dirigir la conciencia colectiva de la sociedad. La propaganda creada por una élite y dirigida a manipular la conciencia de la sociedad conduce al engaño y posteriormente al auto-engaño del individuo, las religiones  son un buen ejemplo de ello. A día de hoy, donde la religión ha pasado a tener un papel secundario en la vida del sujeto (sobretodo en Occidente), la política, los deportes y el entretenimiento junto con internet, crean la nueva conciencia colectiva del pueblo, es decir, las nuevas religiones en las que sus discípulos deban y tengan que creer, en definitiva, vivir en una forma de vida ya planificada desde su inicio, lo que significa la destrucción de la capacidad de desarrollo de la conciencia del individuo.
La moraleja a la muerte o la vida según las connotaciones que le queramos dar, la podemos encontrar en “Coplas por la muerte de su padre”, obra que dedica el autor a su padre tras su fallecimiento.
Que mejor manera de poder entender la conciencia del hombre que la de poner  uno de los versos que le escribió Jorge Manrique a su padre.

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir
allí van los señoríos
derechos a se acabar
e consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
e más chicos;
i llegados, son iguales
los que viven por sus manos
e los ricos.

No hay comentarios: