In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

domingo, 3 de abril de 2016

Reflexiones varias.



Las cadenas se hacen tan ligeras que no se llegan a percibir por la costumbre al llevarlas puestas, la cadena ata al hombre a la seguridad que proporciona el Poder, debido a la falta de confianza en si mismo y en el prójimo, y del miedo a la libertad.

El Poder como tal no es exclusivamente un fenómeno creado por una élite, (es decir, no es algo ajeno al individuo común) que conspira contra el orden social establecido por una gran mayoría, sino más bien, el proyecto de una minoría que se consolida a través del consenso de la mayoría de la sociedad.

La libertad y la seguridad son conceptos antagónicos, uno no puede ser libre y a la vez tener seguridad, la libertad exige el riesgo y la responsabilidad de vivir con la suficiente confianza en uno mismo y en el prójimo, sin depender de la seguridad que le otorga la Autoridad.

En el Ego reside el miedo a lo desconocido.

La ignorancia es hija de la soberbia.

El conocimiento reside en la intuición de las fenómenos y substancias que permanecen ocultas.

Si sólo las circunstancias acaban determinando la voluntad del individuo, no hay lógica aparente en hacer la revolución. El cambio, al contrario, no se debe de ceñir sólo a factores externos que impliquen reformas en el sistema, sino a factores más bien internos del individuo que modifiquen las circunstancias y las reglas de juego en las que se halla dentro del sistema.

Si las circunstancias determinan la voluntad del individuo, éste estará abocado al fracaso permanente.

Las relaciones en el sistema capitalista tienen fecha de caducidad, por lo tanto, tienden a destruirse.

En la naturaleza y en el universo nada permanece inmóvil e inmutable, todo cambia y está en movimiento.

La conciencia debe liberarse de la vida (en cuanto aquella depende de ésta) para de este modo hacer que las necesidades sean un medio y no un fin para la emancipación del individuo y de la sociedad.

Si el Ego determina la conciencia, la voluntad estará supeditada a la imagen creada por el individuo y la 
sociedad.

El Ego es la imagen que ha creado el individuo a partir de las circunstancias y experiencias de su vida.


La estandarización de un modelo de sociedad jerárquica por parte del Estado Capitalista (a parte de ser una contradicción per se en esencia) provoca graves conflictos entre los individuos, debido a que no todos disponen de los medios culturales y económicos para poder desarrollar una identidad competitiva que les proporcione un trabajo asalariado como medio de supervivencia en el sistema de dominación capitalista, donde las fuerzas productivas están en manos de las multinacionales y la gran banca con la connivencia del Estado.

No hay comentarios: