In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Sobre la esclavitud, el Estado y la nación.







La esclavitud ya no se percibe de forma consciente porque ya la hemos asimilado como tal, una condición normal del ser humano moderno, se podría decir que una condición adquirida durante siglos, permanente y perfeccionada en esta última etapa por la tecnología y que nos degrada a ganado, es decir, productor y consumidor de bienes sin ninguna preocupación y pasivos ante les hechos que acontecen, sin creatividad ni relación auténtica, despojados de nuestro espíritu verdadero y recompuestos de nuevo con pensamientos ajenos.


¿Cómo se puede ser partidario de la existencia del Estado sin ser a la vez nacionalista, si en el fondo las dos condiciones - estatista y nacionalista- son de la misma naturaleza?

Por lo tanto aquel que se declare no-nacionalista y partidario del Estado caerá en un contradicción evidente del que no será consciente.

Por no percibir entre otras cosas la naturaleza del Estado y lo que implica  como tal su subordinación y delegación de la toma de decisiones más importantes que afectan a su vida cotidiana, y que son los pilares en los que se fundamenta el sistema actual de dominación, lo que implica no poder influir sobre éste y perpetuarlo a condición de poder sobrevivir.

Es la condición en la que vive el esclavo inconsciente reprimido moderno y de la que se hace participe en la multitud de formas de subordinación, como la industria del entretenimiento: televisión, cine, internet, literatura, radio, etc y la industria del espectáculo que ofrecen estos medios de difusión, una huida o evasión de la realidad cotidiana en la que vive, absurda, deprimente, violenta, fría y carente de sentido para la inmensa mayoría de la sociedad que previamente se auto-engaña para después ser seducida con todo tipo de embustes y falacias que los medios de comunicación les ofrecen y que urden el gran Capital - multinacionales y banca- con el consentimiento y ayuda de los Estados para mantener a la sociedad servil e impotente ante los hechos que acontecen durante el transcurso de sus vidas y que afectarán en mayor o menor medida el modus vivendi del hombre.

 

4 comentarios:

Loam dijo...

No hay ritual estatal nimio o inocuo. Participar en cualquiera ellos -sea en las elecciones o en los diversos eventos de su calendario- implica la asunción voluntaria de la esclavitud aquí descrita.

Salut!

paolo dijo...

Bravo

Piedra dijo...

Cuanta razón tienes compañero, demasiada. A veces pienso que no, pero hablo con unos y con otros y me doy cuenta de que si, que solo hay imbéciles y que la culpa de estar como estamos es nuestra, solo nuestra. Somos esclavos agradecidos y si protestas, otros esclavos te llaman la atención para que vuelvas al redil. Que triste.

Salud!

Anónimo dijo...

No sé, yo no soy esclavo. El sistema, sus mentiras y trampas las descubrí hace años y después descubrí como usar el maldito sistema. Entrar conseguir lo que se necesita y salir sin contagios. Hechos no palabras. Acción sin culpar a nadie. Somos dueños de nuestros destinos.