In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

martes, 16 de diciembre de 2014

El contrato que deberás fimar dentro de poco para poder sobrevivr.






La humanidad ha tomado el peor de los caminos posibles, la auto-destrucción y la degradación espiritual o psicológica del ser humano junto con la devastación del entorno y del medio ambiente nos están llevando a lo que podríamos llamar el infierno bíblico, en mi opinión esta descripción es la más adecuada para hacernos una idea de un futuro oscuro no muy lejano.

El control de la natalidad sobre la población por parte de la élite de poder ya es un hecho a día de hoy, la biopolítica llevada a cabo por los Estados está disminuyendo el número de nacimientos - sobretodo en los países occidentales-, de lo que se desprende que cada vez será más difícil tener hijos para la gente con menos recursos económicos, la descendencia será un privilegio que sólo una una minoría de la sociedad podrá tener.

Debido a las dificultades para mantener a la prole las parejas o matrimonios se verán condicionadas a sobrevivir sin poder tener apenas hijos.

El concepto de familia tradicional será substituido por otro como el de familia nuclear -normalmente  sin hijos-, en el que la finalidad no será otro que el status social adquirido por las mercancías y los bienes que posean.

Ante este panorama el disidente se verá abocado a su aniquilación como ser humano, no aceptar las normas y las leyes impuestas por el poder a través de los Estados conllevará a la inanición del rebelde, debido principalmente al racionamiento de los alimentos y recursos por parte de los Estados, el contrato que firmarás será como el de una cartilla de racionamiento que expedían a la población civil en tiempos de guerra para poder sobrevivir ante la escasez de alimentos.

El control que ejercerán los Estados hacia sus súbditos será de forma totalitaria, con el consentimiento de éstos y sin apenas violencia, entre otras cosas, porque ya no será necesaria debido a la resignación de una inmensa mayoría de la sociedad que verá con buenos ojos su dominio y esclavitud perpetua, la rebeldía ya no tendrá cabida en una sociedad de esclavos felices y resignados ante su destino, con lo que será sancionada por éstos si cabe contra aquel que intente poner en evidencia al propio sistema en forma de desobediencia o lucha, o por otro lado quiera de alguna forma huir de éste.




No hay comentarios: