In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

jueves, 22 de marzo de 2012

Dinosaurios inteligentes (la hipótesis del dinosauroide)

Hace ya mucho tiempo en una entrevista por la radio escuché que los dinasaurios podrían haber evolucionado también hacia formas inteligentes muy similares a las de los humanos, no cabe duda que la famosa conspiración y las leyendas sobres los reptiloides se basan en esta curiosa, verosimil y muy plausible teoria.






Os dejo un enlace dónde explica como pudo evolucionar el dinosauroide.
"Maikelnai´s blog"





16 comentarios:

Anónimo dijo...

Al margen de esto, las teorías conspirativas que van más allá de la propia naturaleza del Poder (que se sostiene sobre la conspiración permamente, por supuesto que sí) son una forma de escaquearse de la realidad.

La realidad es que el Poder, toda organización de poder, implica la explotación del hombre por el hombre, el sacrificio del hombre por el hombre. La democracia, incluso una democracia "verdadera", incluida. No sería, a fin de cuentas, más que el mismo instrumento del capitalismo que es hoy. O bien degeneraría pronto en él. Y esto puede hacerse extensivo a los regímenes que, surgidos de la revolución (URSS, Cuba) olvidan su carácter transitorio convirtiéndose en poderes y fuerzas contrarrevolucionarias de un carácter represor todavía mayor al de los antiguos amos burgueses, a los que además integran en las nuevas estructuras (eso fue el estalinismo).

Será inviable, pero el único horizonte digno de la raza humana es la anarquía.

Carlos C.

Matapuces dijo...

Pero, hay una pregunta que me viene a la cabeza. ¿Y si esta realidad en su totalidad sólo es entendida por una minoría?

¿Qué sucede con el resto, que es la gran mayoría, si no entiende los mecanismos de la naturaleza del poder del hombre y en el hombre?


Se podría ampliar el debate.
¿Esta realidad sólo se compone de conocimiento, o hay algo más?

Anónimo dijo...

Es que eso ya sucede, Matapuces: los que detentan el poder, es decir, los que tienen el dinero, los medios de producción, la propiedad de la tierra... entienden esa realidad, mientras que la mayoría no lo hace, creyendo que forma parte activa del sistema gracias a su derecho al voto o a la libertad de opinión.

Ahora, si ya me hablas de otras "especies" que dominen desde la sombra..., entonces, aunque te sitúes en el simple terreno de la curiosidad o de la especulación, estás asumiendo un discurso comparable (por lo que implica, no en ideología) al de los fascismos: los culpables son los judíos, los masones, los gitanos, los extranjeros, los comunistas...

Examinándolo como un factor sociológico, el tema es muy interesante, porque define los temores ancestrales del hombre, su reticencia a aceptar que son sus propias estructuras de poder, su propia concepción de la sociedad, de cómo debe organizarse, de que "deba" organizarse según un conjunto de normas (leyes), la fuente de la que siguen brotando todos sus males: la explotación, la guerra, la barbarie.

Es más fácil buscar causas exógenas que asumir que, igual que una vez se tuvo cola y ésta desapareció, todavía hoy el ser humano vive anulado por sus propias miserias, acosado por sus propios fantamas... en fin, que todavía es algo a superar.

Los reaccionarios posmodernos, que lo controlan todo, dirán que eso es Freud, que eso es Nietzsche, que la anarquía es algo trasnochado, etc., etc. Pero los hechos siguen hablando por sí mismos. Dentro de apenas una década el mundo se parecerá a lo que fue en los años más convulsos del XIX y entonces, como mayoritariamente se impondrá, como se impone ya, el rechazo a la "libertad" del "capitalismo", verás otra vez a los seres humanos, en la "civilizada" Europa, aplastar a sus semejantes sin piedad. Dejarlos consumirse en la pobreza, pisarles la cabeza. Es que los europeos, dentro de lo que cabe, últimamente han sido unos privilegiados. Por eso la fábrica de mentiras opera aquí, aquí y en USA: porque la gente vive fuera de la realidad.

Y la realidad es la naturaleza del capitalismo (como conjunto, no me refiero únicamente a las teorías liberales). La organización del poder en base al capital, la concepción de la riqueza y el mérito partiendo de una increíble interpretación de la plusvalía...

Esta civilización de paranoicos y de neuróticos tiene tras de sí un par de siglos de historia y no parece confiar en que le quede otro por delante. Un soplo de los más efímeros en toda la aventura de la humanidad. Un historial de los más sangrientos. Y para justificar eso, o por mirar hacia otro lado, se sigue tendiendo a buscar razones disparatadas.

Dime una cosa: ¿conoces muchos ejemplos de explotación entre especies distintas? Hay ejemplos de cooperación (incluso entre aves y cocodrilos), por supuesto de depredación, pero no de explotación. La explotación se da siempre entre "iguales".

C

Anónimo dijo...

Tengo que interrumpir esta conversación (que seguramente iba a extenderse) por un problema técnico con el PC. Te dejo el reto: busca ejemplos de explotación entre especies distintas. No de depredación, de explotación.

C

(Por cierto, como curiosidad, igual te interesa esto: http://avaxhome.ws/video/genre/Mystery/GentediRispetto1975.html). No puedo valorarla porque no la vi.

Matapuces dijo...

Más allá de la existencia de reptiloides o no, lo que supone un engaño para la mayoría de la sociedad es que verdaderamente piensan que sus gobernantes son los que mandan realmente, esto si que es un lavado de coco digno a tener en consideranción, y que por ejemplo aquí en el estado español se ha podido comprobar con las últimas elecciones generales en los que fueron a votar un 69% de la población con derecho a voto.

Suponemos que este casi 70%, pensará que no hay ninguna élite que detente el poder, vamos que se cree que es otra teoría conspirativa de los "conspiranoicos", si a este 70% le añadimos otro tanto por ciento que también piensa lo mismo pero que no fue a votar por no le interesa la política ni el funcionamiento de la sociedad, se podría decir que pocas personas saben no tan solo como funciona los mecanismos de las instituciones del poder en la sociedad, sino tampoco quién los dirige y controla a su antojo.

Vamos, se podría decir que los llamados "especialistas", cómo los sociologos, psicólogos, políticos etc, conocen con cierta profundidad estos mecanismos, y el resto de la sociedad sólo entendemos la superficie de todo este entremado que es el que hace funcionar al sistema.


En cuanto a que otras especies esten entre nosotros sería para mi un tema secundario que nos alejaría de la cuestión principal, no obstante tengo que decir que no descarto que seamos la única especie inteligente en el universo, y es posible que otras formas de vida hayan visitado este planeta con distintos objetivos e intenciones que naturalmente desconozco.

Matapuces dijo...

No he visto "Gente de respeto", las últimas que he visto que me han gustado han sido, el documental de Adam Curtis "It Felt Like a Kiss", y "Vanishing Point" con guión de G. Cabrera Infante.

Anónimo dijo...

Por supuesto que nuestros gobernantes mandan. Que desde la sombra lo hagan también banqueros, grandes empresarios, etc., no niega que los gobernantes decidan a través de los PGE, mientras las "castas" que dirigen van creciendo en número de integrantes (toda esa gente afín al poder, que revolotea a su alrededor como polillas).

Toda organización o estructura de poder degenera en casta, en "aristocracia", en "burguesía". Le pasó al Partido en la URSS, le sucede a los distintos partidos que surgieron en las "democracias" europeas tras la II G. M. Pero es que incluso en una democracia "verdadera", como la que pide el 15-M, o la que se aplica, claro, sobre el papel, en ciertos países anglosajones, en base a una representatividad pura, derivada del sistema uninominal, incluso en dicho modelo, se desemboca en la "jerarquía".

Así que desde la sombra o desde la luz se manda y se decide el destino de los demás. No hay unos malvados que trasquilan al rebaño. Lo que hay son unas estructuras que, basadas en mentiras milenarias, agrandadas por el "Capitalismo", también por el fracaso de todos los procesos revolucionarios (dadas las traiciones estalinista y similares), determinan que unos hombres vivan a costa del esfuerzo y sacrificio de otros.

Lo que busca todo organismo vivo es, ante todo, su supervivencia. A partir de cierta escala zoológica podemos decir que su... placer. Calor, comodidad, éxito... todo derivadas del placer. Pues bien, cuando las sociedades se organizan verticalmente (y ahí coinciden el feudalismo, el capitalismo, los fascismos y la impostura estalinista, mal llamada comunista) lo que se consigue es disponer los mecanismos, presentar los instrumentos idóneos para que unos se procuren placer a costa de otros, gracias a la gestión del capital, la propiedad... el concepto vigente de plusvalía, etc. Placer que se traduce en comodidades, riquezas, lujos, sexo, ocio, etc., etc. Cómo no, justificado todo ello en aras de la ideología o la moral, desde la "neoliberal" hasta, incluso, la islámica.

Los que aceptamos, sin dudarlo, la base teórica del marxismo histórico, que supone un antes y un después en el estudio de las relaciones humanas (incluso Bakunin era marxista en ese sentido), analizamos la cuestión atendiendo a tres factores: C -capital-, V -variable- y P -plusvalía-. El que tiene, el que maneja C, no sólo se beneficia de P (el resultante del esfuerzo de los trabajadores previa resta de V, lo que se llevan dichos trabajadores, porcentaje ínfimo de las ganancias totales), no sólo se queda con P (insisto, previa resta de V, del "salario" laboral) sino que condiciona toda futura P, al detentar el poder, al poseer el crédito (Banca, Estado -capitalista por naturaleza-), la tierra (latifundistas), la industria (grandes empresarios), etc. De este modo, la tribu humana, que depende de P para toda iniciativa o proyecto, está mayoritariamente condenada a vivir de V mientras la élite se queda con P. Pero esa élite no la conforman cuatro sátrapas ocultos, no. En nuestro mundo moderno, todavía menos. Esa élite la conforman numerosas castas, integradas en el poder, el mundo financiero, etc. Pero en este caso cuando digo el "poder", digo los "gobiernos".

...

Anónimo dijo...

...

En definitiva, que en mi opinión te equivocas cuando diferencias (o quizá te he entendido mal) de una forma tan meridianamente clara entre "gobiernos" y "poderes ocultos". Todo está interrelacionado, y si crees que los gobiernos, en otras circunstancias, podrían servir al pueblo, entonces te acoges al discurso romántico del XIX, a los nacionalismos revolucionarios, a toda una ética política, al idealismo derrotado por el propio paso del tiempo, por las evidencias históricas que sacaron a la luz sus errores e incluso sus mentiras.

Todo Estado y todo gobierno estará siempre al servicio de lo que comúnmente llamamos "capitalismo". El demócrata idealista asocia la corrupción, las conspiraciones y demás a la conformación de clanes en el Estado, de élites que operan desde la sombra. Los que somos anarquistas, sin negar todas esas conspiraciones (intrínsecas a la naturaleza del poder), todos esos clanes (favorecidos por las estructuras verticales que fomenta el capitalismo, que fomentó incluso a través de sus instrumentos transitorios: los fascismos), decimos: mientras exista el Estado, existirá el "capitalismo" (de uno u otro modo) y en consecuencia, la explotación y la guerra, independientemente de la habilidad de los conspiradores de turno.

Saludos

C

(Tengo problemas con el ordenador, así que igual no puedo responder en un tiempo).

Matapuces dijo...

No lo tengo tan claro que manden los gobernantes en general, supongo que mandará más el capital en las sociedades capitalistas. Si los Estados están al servico del capital o los "mercados" que cada día es mucho más el que lo controla, el poder que ejerecen sobre las sociedades no es tal, porque los Estados funcionan como grandes bancos y gigantescas multinacionales, no obstante el poder que tenían antaño los Estados se ha visto bastante reducido por los bancos y multinacionales que le están haciendo la competencia, si a esto le añadimos el factor globalización todo pasa a ser una merienda de negros entre los Estados- Multinacionales y Banca, pero siendo los Estados sólo un poder que representa a sus ciudadanos de cara a la galería (o al exterior), para fomentar mucho más la COMPETITIVIDAD, entre los Estados mundiales.

Matapuces dijo...

Nosotros sabemos que la gran mayoría de los políticos están al servicio y por lo tanto representan al capital, pero la gente que les vota realmente no lo sabe, piensan que goberneran para defender sus intereses, eso es lo que quería decir con engaño.

Anónimo dijo...

Sí, efectivamente, los "mercados" mandan o deciden sobre los gobernantes. Pero, ¿quiénes son los mercados?

1. La Banca.
2. La Gran Empresa (al margen de la Banca).
y ¡ojo!, 3. Los inversores.

¿Y quiénes son esos inversores?

Pues los hay de todo tipo, desde rentistas que invierten su fortuna en bolsa hasta sindicatos de trabajadores o asociaciones de jubilados. Ésos, que no representan precisamente al "poder en la sombra", PARTICIPAN DEL SISTEMA, es decir, que son cómplices del sistema.

Lo perverso de este sistema es que todo aquél que aspira a enriquecerse mediante métodos que exceden el trabajo productivo o la función pública en los servicios básicos educativo y sanitario (con las críticas que aún así dichos gremios merezcan), lo hace colaborando con el poder, o lo que es lo mismo, pasando a formar parte de él.

Si tú mañana inviertes en bolsa una ganancia heredada, pasas a ser "los mercados". Y hay mucha, mucha gente, que no integrando las estructuras de poder (gobiernos, mundo financiero, etc.), entra en el juego de la economía-casino, formando así parte del propio poder.

Por esto digo que el discurso que señala a unos culpables concretos me parece trasnochado, idealista y parcial. Como anarquista lo rechazo de cuajo.

C

Matapuces dijo...

Analizándolo de esta forma queda muy claro que el sistema se sostiene porque en el fondo la sociedad lo quiere también, pero lo hace engañada por una serie de factores que determina el pensamiento global, y esto es debido principalmente a la propaganda.

Si lo miramos desde un punto de vista propagandistico y de condicionamiento humano:
¿Este engaño lo podría inducir una élite vamos a llamarla "descondicionada"?

Tengo esta duda...

Anónimo dijo...

Sigo, mientras esta carraca tire: el inversor (no banquero, no empresario, etc.) que deposita un fondo, arriesgándolo para duplicarlo, triplicarlo, aumentarlo exponencialmente..., y se sale con la suya, aun siendo aparentemente inocente, debería preguntarse: todo ese dinero que he ganado, esas ganancias exponenciales, ¿de dónde salen? Pues muy sencillo: de una actividad especulativa bien realizada por sus asesores partiendo de un capital de base (el suyo propio) pero también de la plusvalía consecuente del esfuerzo productivo de los demás. Es decir, que ese inversor se beneficia si una empresa X crece y produce más y más (o lo que es lo mismo, de la labor de los trabajadores) al tiempo que de las operaciones que dicha empresa lleve a cabo en la propia bolsa, duplicando, triplicando, multiplicando... las ganancias.

Esto significa, ni más ni menos, que de la concentración del capital, de la gestión de la plusvalía en una sociedad capitalista (donde C gestiona P, y tengamos en cuenta que en el fraude de la URSS sucedió exactamente igual, sustituida la gran burguesía por la oligarquía estalinista), de todo ello, repito, se deriva el beneficio de nuestro inversor imaginario. Un inversor que es él también "los mercados".

Y si bien nuestro inversor carece del poder y la capacidad de conspirar propia de la Banca (que tira abajo las bolsas cuando le conviene), influye igualmente en el curso económico al retirar su inversión cuando un gobierno toma medidas contrarias a las que dicta la oligocracia. Ejemplo: si mañana IU gobernara en España, los inversores retirarían su dinero en masa (y esos inversores incluirían a abuelitos, trabajadores sindicados, etc.), lo que se traduciría en un acoso implacable contra el ejecutivo. Desde Bruselas, Londres, Washington... En otras palabras, al inversor, al no moverle otro objetivo que la ganancia, no le convienen políticas fiscales justas, es decir, realmente distributivas, ya que atentan contra la concentración de capital que favorece una gestión de la plusvalía que a él, como especulador que es, le beneficia.

Y en este sentido, insisto, tan especulador es el banquero como el jubiletas que quiere asegurar el futuro de su prole. Y además de buena fe. Porque el problema está en el sistema, no en las personas, ni en las diversas interpretaciones que se hagan. De ahí que movimientos como el 15-M y otros similares que hablan de "representatividad" pequen de una ingenuidad que ya me resulta incluso ofensiva.

C

Anónimo dijo...

Claro que el engaño es el instrumento principal para dirigir a las masas. De eso no hay duda. Si te tengo trabajando de sol a sol en Ucrania, tengo que hacerte ver que es por la revolución, que mañana llegará una aurora de esplendor y libertad, etc., etc., mientras yo en Moscú me entrego a todo tipo de manjares y placeres. O si apelo al "patriotismo" contra la "conspiración judeo-bolchevique" y te envío a morir al frente ruso en nombre de la vieja Europa y los "nobles" valores. O si digo que como los bancos son la base del sistema (no, si en el fondo es cierto) debes desangrarte, currante, para salvar a los bancos (socialización de pérdidas) aunque esto se acabe traduciendo (Grecia, Portugal, España...) en un desempleo de escándalo, en la destrucción del sector público, en bajadas salariales que nos devuelven a un régimen de esclavitud ya ni siquiera encubierta, etc. ¡Todo por el bien común, que ya sea en USA, Rusia, Alemania o China, gestionarán siempre unos a costa de otros! El engaño y la coacción son las bases de los sistemas de poder, a través de la propaganda y la represión. Pero creo que nunca se perfeccionaron tanto como en el "capitalismo". Quiero decir que un obrero ruso sabía perfectamente que el Partido era su enemigo, que no había revolución, que si la hubo, fue traicionada... Pero en nuestras sociedades, en el "mundo libre", la ignorancia, el grado de inconsciencia, el nivel de sometimiento en la creencia de que así deben ser las cosas porque es el menos malo de los modelos..., no tiene parangón en la Historia. No sé en la época de los egipcios, pero ni en la Roma más decadente se creía la gente tantas patrañas como se traga hoy.

Saludos

C

Matapuces dijo...

En todo caso habría una cuestión mas que político-económica, educativa de fondo en el hombre,y es el por qué de este ansia por la acumulación de bienes o capital, y que repercusiones tiene en la totalidad de la sociedad, cómo influye también en el pensamiento y conducta, etc.
Pongamos que una de las principales causas es la voluntad de poder intrínseca del hombre, entonces sólo una minoría o "élite" podría manejar y dirigir los designios del resto que es la inmensa mayoría de la sociedad en general a nivel de las relaciones laborales-economicas o de producción, dejando para los trabajadores también las relaciones humanas basadas también en el poder de unos sobre otros, en lo que es la estructura de dominados y dominadores

Anónimo dijo...

Donde dije "marxismo" histórico, quería decir "materialismo" histórico.

Saludos

C