In LSD Veritas

Benvinguts al meu racó.

La búsqueda de seguridad en el hombre es la consecuencia de la perdida de confianza en su autonomía y su relación con los demás, con la conformación de un sistema basado en la acumulación de bienes la seguridad está garantizada para el hombre desprovisto de fe con sus semejantes y la de sus capacidades innatas, para así depender de lo que el sistema le ofrece.


Sin masa no hay Estado


Quien controla la información, controla el pensamiento, quien controla el pensamiento controla la voluntad del hombre.

El pensamiento conforma el sentimiento y la emoción
.

Vivir en la mentira o auto-engañado es falta de ética, lo que deviene en corrupción.

¿Vivimos en un sueño dentro de un sueño?


La vida en el hombre moderno ya no le pertenece, no es suya, el control de ésta a pasado a manos de terceros, esto quiere decir que ya no vive su propia vida, vive una vida que ha sido previamente planificada y trazada por una élite de poder, sus temores, gustos, aficiones, pasiones, creencias, supersticiones, motivaciones, también han sido moldeadas para poder conquistar su espíritu, la diferencia entre el esclavo y el hombre moderno, es que éste no ha percibido su condición porque su espíritu ha sido en esencia mutilado y transformado en otro espíritu ajeno.



El principio de corrupción está en el interior de cada uno de nosotros, la continuidad de un sistema basado en la perversión de la conducta humana debería hacernos reflexionar sobre la deriva de los hechos que se van sucediendo en el transcurso de nuestras vidas y que inevitablemente nos afectan en mayor o menor medida. La capacidad de reacción e influir como actores activos y determinantes sobre los acontecimientos del futuro vendría precedida por la conciencia del presente, la facultad para entender lo que sucede en nuestro entorno es esencial para proyectarnos y elegir nuestra voluntad de acción hacia el futuro como respuesta al condicionamiento de los deseos que fabrica la propaganda, la que nos mantiene como actores pasivos sin voluntad ni conciencia, sumisos sin poder desarrollarnos plenamente como seres humanos decisivos y capaces de decidir lo que realmente queremos hacer a lo largo de nuestra existencia.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Propaganda - Edward Bernays (1928) Traducido al castellano.


«La manipulación consciente e inteligente de los hábitos
y opiniones organizados de las masas es un elemento de
importancia en la sociedad democrática. Quienes
manipulan este mecanismo oculto de la sociedad
constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero
poder que rige el destino de nuestro país.
Quienes nos gobiernan, moldean nuestras mentes, definen
nuestros gustos o nos sugieren nuestras ideas son en gran
medida personas de las que nunca hemos oído hablar.»
Este es el manual de la industria de las relaciones públicas.
Bernays es una especie de gurú. Su gran golpe, el que le
catapultó a la fama en la década de 1920, fue conseguir
que las mujeres empezaran a fumar. En esa época las
mujeres no fumaban y él lanzó campañas masivas para
Chesterfield. Conocemos las técnicas: modelos y estrellas
de cine con cigarrillos en la boca y demás. Consiguió un
enorme éxito y se convirtió en una figura destacada y su
libro en el auténtico manual.

Noam Chomsky

Pequeño extracto:
La opinión pública ya no se siente inclinada
como antaño a mostrarse contraria a las grandes
fusiones empresariales. Le disgusta la censura ejercida
sobre los negocios por parte de la Comisión
Federal de Comercio. Puso fin a las leyes antimonopolio
cuando entendió que éstas entorpecen
el crecimiento económico. Respalda los grandes
monopolios y las fusiones que hace apenas diez
años vilipendiaba. El gobierno permite hoy en día
los conglomerados de productores y distribuidores,
tal y como se desprende de las fusiones entre
compañías ferroviarias u otros servicios de interés
público, porque en una democracia representativa
los gobiernos reflejan la opinión pública y ésta
es favorable al crecimiento de empresas industriales
gigantescas. En opinión de los millones de pequeños
inversores, las fusiones y los monopolios
son gigantes bondadosos y no ogros, por el recorte
en costes que han efectuado, sobre todo como
consecuencia de la producción en serie, y del que
los consumidores también han podido beneficiarse.


En gran medida, todo ello se debe al uso deliberado
de la propaganda en todos los sentidos.
No se debe solamente a la modificación de la opinión
pública, práctica habitual de los gobiernos
en tiempos de guerra, sino a menudo a los cambios
operados en la misma empresa. Una empresa
cementera quizá colabore gratuitamente con las
empresas a cargo de la construcción de carreteras
financiando laboratorios experimentales para así
poder garantizar unas carreteras de la máxima calidad
para el público. Una compañía de gas financia
una escuela de cocina gratuita.
Pero sería imprudente e insensato dar por
sentado que, puesto que el público se ha puesto
del lado de las compañías, permanecerá siempre
ahí. No fue sino en tiempos recientes que el profesor
W. Z. Ripley,* de la Universidad de Harvard,
una de las autoridades más destacadas del
país en organización y práctica empresariales, expuso
algunos aspectos de la gran empresa que podrían
minar la confianza pública en las grandes
corporaciones. Señaló que la supuesta fuerza electoral
de los accionistas a menudo resulta ilusoria,
que los estados contables anuales son a veces tan
breves y sucintos que al hombre de a pie no pueden
menos que parecerle patrañas redomadas, que la
extensión del sistema de acciones sin derecho a
voto a menudo deja el control de las corporaciones
y de sus finanzas en manos de una camarilla
de accionistas; y que algunas corporaciones se niegan
a proporcionar una información suficiente
que permita al público conocer la situación real
de la empresa.
Es más, por muy bien dispuesto que esté el
público hacia las grandes empresas en general, las
empresas que prestan servicios públicos representan
un blanco fácil para el descontento de la gente
y deben conservar su simpatía con el máximo
cuidado y vigilancia. Estas y otras corporaciones
de carácter semipúblico nunca podrán bajar la
guardia porque de recrudecerse los ataques que
mencionaba el profesor Ripley y, en opinión del
público, ser éstos merecidos, tendrán que vérselas
con peticiones de rescate al gobierno de la nación
y a las autoridades municipales, a menos que
cambie la situación y procuren conservar el contacto
con el público en todos los flancos de su
existencia corporativa.
El asesor en relaciones públicas debería ser capaz
de prever estas tendencias de la opinión pública
y ofrecer las recomendaciones pertinentes
para soslayarlas, ya sea convenciendo a la gente de
que sus miedos o prejuicios carecen de fundamento
o bien, en cierros casos, modificando la
acción del cliente hasta eliminar la causa de descon- \
tentó. En este sentido, puede sondearse la opinión
pública y descubrir los puntos de descontento irreductible.
Así, podrán desvelarse los aspectos de la
situación a los que cabe hallar una explicación lógica,
en qué medida las críticas y los prejuicios
responden a una reacción emocional conocida y
qué factores son imputables a lugares comunes.
En cada caso el asesor, tras estudiar todas las opciones,
recomendará una acción o una modificación
de la política empresarial para que se produzca
el reajuste.

Cuál a sido mi sopresa el encontrar este libro que andaba buscando hace tiempo traducido al castellano, os dejo el enlace.


Enlace emule:  "Propaganda"