In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

martes, 28 de marzo de 2017

Poder y Capital.

                                           Adiestrando que es gerundio. Mondo Cane. 


El dinero y el Capital o la acumulación de los mismos no es el fin en sí mismo, sino el medio para obtener cuotas de poder. La voluntad de poder es lo que mueve al hombre para adquirir prestigio en una sociedad jerárquica mediante la ganancia de dinero y Capital. El dinero y el Capital es la culminación de la voluntad de poder. Ésta inventó aquel para dividir y jerarquizar a la sociedad e imponer un sistema de dominación; dictadura del Capital basada en la voluntad de poder, de manera que la finalidad del Capitalismo es servirse del dinero y el Capital para fomentar la voluntad de poder. Lo que determina la voluntad o la conciencia del ser humano no es el dinero y el Capital (medios del Capitalismo) sino la voluntad de poder (fin del Capitalismo) sobre los otros.
En efecto, el fin del Capitalismo no es crear riqueza o pobreza, sino división o jerarquización en la sociedad a partir de la voluntad de poder.
La riqueza y la pobreza no se pueden mantener sino hay previamente un Poder que las consolide. Todo queda a merced de una Autoridad basada en la voluntad de poder (Gobierno o Estado, en última instancia) que perpetue las condiciones sociales entre poseedores y desposeidos y que dicte las reglas de juego entre los trabajadores asalariados y patronos.
El Estado como garante del Poder impone a sus ciudadanos o súbditos la voluntad de poder para fomentar el Capitalismo y de esta forma darle un sentido a la vida que vaya más allá de las condiciones materiales de cada súbdito (ya sea pobre o rico), de esta manera se asegura la perpetuación a partir del control de las técnicas de dominación psicológica el Poder de imponer sobre sus súbditos (ricos o pobres) las reglas de juego que determinarán las circunstancias de su vida y en la inmensa mayoría de los casos como decía Marx la conciencia o lo voluntad de individuo.
El fin práctico del dominado o explotado no es (o debería ser) la lucha para conseguir más migajas de pan o mejores condiciones con el dominador o explotador, sino más bien la ruptura total con éste, de manera que mediante la desobediencia se pueda librar del dominador y del explotador, y emanciparse como individuo autónomo.

No hay comentarios: