In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Una pequeña critica a "Salò o le 120 giornate di Sodoma" de Pier Paolo Pasolini






La película de Pasolini, es una crítica furibunda al poder, en este caso al totalitarismo, es decir, a la dictadura, en ella se crítica la naturaleza y la esencia del poder como tal, a sus consecuencias, a la perversión y corrupción de la práctica del poder en toda su dimensión, al dominio y a la explotación que ejerce el hombre sobre el hombre, a la brutalidad con la que se pueden llevar a cabo estas humillaciones, ¿os suena la sentencia en la que se dice: "El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente"?.

El poder degrada el espíritu humano hasta su raíz, su destructividad es tal que la persona pierde la conciencia de su ser y el sentido de su existencia, se destruye tanto a si mismo como a los demás, sólo busca el placer inmediato como medio y fin único, y se sirve del prójimo para conseguirlo de diferentes formas.

En la película de Pasolini, la obtención del placer se consigue con la perversión y el sadismo en la práctica sexual, tortura y asesinato despiadado que les infringen los dominadores hacia sus dominantes, es una representación del uso del poder llevado en este caso al extremo, pero que refleja la situación actual en la que vivimos, una sociedad jerárquica, competitiva, del culto al dinero y la imagen (al super-Ego), en esencia destructiva, sin valores espirituales, fría y despiadada y sadomasoquista en potencia, diestra en el intercambio de humillaciones, en fin, una sociedad violenta abocada al fracaso permanente.


4 comentarios:

Piedra dijo...

Mucho mejor tu acertada crítica que la película. :-p
Hay formas mejores de reflejar todo esto, a mi juicio, que como lo hace aquí Pasolini.

Albert A.H. dijo...

En todo caso es una película recomendable. en mi caso me ha gustado más cuando la he vuelto a ver por segunda vez, algunos aspectos de los que trata la película los entendí mejor, como también los diálogos en los que no había prestado atención en el primer visionado.

También me paso lo mismo con "Cuando el destino nos alcance", me gusto más cuando la vi por segunda vez, presté más atención a los detalles.

La obra teatral "Caligula" de Camus, trata en esencia sobre la misma cuestión, aunque tenga más contenido filosófico, por eso me gustó también mucho.


Y la última recomendación es la Peter Watkins "La Comuna de París", otra pequeña joya que merece la pena verla.


Salut

Albert A.H. dijo...

Por cierto, como anécdota, la próxima película de Pasolini - que no puedo dirigir porque lo asesinaron -, iba a tratar sobre la vida de Gilles de Rais, el sádico, torturador y macabro asesino francés...

Piedra dijo...

Si hubiera muerto tras la película, habría sido mucho más comercial.