In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

domingo, 28 de noviembre de 2010

La sociedad de la compulsión.

                 Conceptos sobre la propaganda y el consumismo en países capitalistas.


                                                                             GULA




La búsqueda de la felicidad en el hombre se presenta bajo la premisa de satisfacer sus necesidades básicas primarias y deseos que le den un sentido propio a su existencia..
Podemos observar mayoritariamente en los países capitalistas que la propaganda ejerce una fuerte influencia en el pensamiento y conducta de las personas. El trabajo en las sociedades industrializadas capitalistas en su forma más elemental se convierte en repetitivo y obsesivo y sin demasiado sentido para los hombres. Los trabajadores en la gran mayoría de los casos no obtienen la felicidad necesaria en su ocupación y se resignan a aceptar su destino. En este punto la propaganda toma la mayor relevancia y pasa a un primer plano en la vida de las personas, los publicistas por ejemplo trabajan en la creación de deseos para influir en las emociones, opiniones y acciones y contribuir en el consumo masivo de todo tipo de artículos. El consumismo obsesivo es el gran motor de los gobiernos y países capitalistas que sirve de instrumento para controlar a las sociedades que están bajo su control y dominio, por otra parte también adopta diversas formas en las cuales se presenta como un válvula de escape para los hombres que sintiéndose insatisfechos recurren a él sin poder evitarlo, ya que también forman parte de un sistema que los empuja hacia una vida sin lógica aparente.
La compulsión en el hombre hace de nosotros, personas con ideas fijas, constantes sin sentido y quedamos atrapados en una espiral de vorágine imbuidos por sensaciones constantes de placer y sufrimiento que nunca cesan debido a un pensamiento neurótico y equívoco producido por el entorno que habitamos y las circunstancias en las que nos vemos envueltos, sin poder zafarnos de nuestra condición de debilidad ante los sucesos que acontecen en nuestras vidas.

2 comentarios:

Andrés Gerardo Asturias de León dijo...

Mis más sinceras felicitaciones por tu blog, tu pensamiento y tus ideas. Te saludo desde Guatemala.

Matapuces dijo...

Hola Andrés, se hace lo que se puede, si le sirve a alguien los escritos, eso significará que valdrán para alguna cosa.

Saludos!!